Santa Fe | San Javier | Facebook

La familia del concejal Gómez Iriondo presentó la acusación contra sus agresores

El abogado querellante Leandro Corti oficializó ante la OGJ la acusación para llevar a juicio oral a los cinco imputados por la violenta agresión contra el concejal.

Los cinco integrantes de la familia Benitez están cada vez más cerca de ser juzgados por las graves lesiones que le provocaron al concejal de San Javier, José Raúl Gómez Iriondo. El abogado querellante Leandro Corti, en representación de la esposa y los hijos de la víctima, presentó la requisitoria de acusación por el delito de homicidio agravado por el concurso premeditado de dos o más personas en grado de tentativa, tipificado y castigado en el art. 80 inc. 6 en función del art. 42, 44 y 45 del Código Penal, y anticipó un pedido de pena de 13 años de prisión.

Ataque piraña en un fútbol 5

Ramón, Milton, Fernando, Eduardo Benitez y Nilda Escobar fueron imputados de agredir a Gomez Iriondo la noche del 9 de marzo del 2018, en las instalaciones de la cancha de Fútbol 5 “Villa Nápoles”, en la ciudad de San Javier.

Los acusadores sostienen que los Benítez, tras planificar matar al concejal, ingresaron en forma conjunta al interior del lugar indicado, arremetieron entre todos contra éste, agrediéndolo mediante gritos, insultos, empujones y golpes de puño. En un momento, Eduardo le asestó una puñalada a Gómez Iriondo con un cuchillo que portaba con la intención de darle muerte.

La víctima debió ser intervenida quirúrgicamente de urgencia por el ataque, cuyas secuelas son irreversibles y lo mantienen a Gómez Iriondo con asistencia sanitaria permanente.

Una agresión premeditada

Según la acusación presentada por la querella, “desde al menos, el 11 de diciembre del año 2017 y hasta el 21 de febrero del año 2018, es decir, 18 días antes de la comisión del hecho, los acusados llevaron a cabo una actividad de ideación, preparación y comienzo de ejecución que tuvo como objetivo final matar a la persona de José Raúl Gómez Iriondo”.

Al precisar el “móvil criminal” que motivó la planificación del homicidio, se precisa que “los imputados tuvieron la falsa e infundada creencia que Gomez Iriondo había sido el responsable de la muerte de Ana Paula Benítez”.

Ana Paula era hija del matrimonio conformado por Ramón y Nilda, y hermana de Milton, Fernando y Eduardo. La joven se quitó la vida el 11 de diciembre de 2017, tras una aparente ruptura amorosa con Gomez Iriondo.

La investigación detectó que desde entonces, los acusados – a través de la red social Facebook – comenzaron a efectuar amenazas de distinto tenor dirigidas a la persona de José Raúl Gómez Iriondo, quien radicó la denuncia en la fiscalía el 12 de diciembre de 2017.

En el legajo de investigación y en la requisitoria de la querella se precisan tanto los mensajes publicados en las cuentas de Facebook de los imputados como así también mensajes de whatsapp intercambiados por ellos, en los cuales “surge inequívocamente que entre los coimputados ya se venía gestando desde mediados del mes de diciembre de 2017, es decir, tres meses antes del suceso delictual, un ánimo evidente de matar a la persona de Gómez Iriondo. Ello es así, no sólo por el tenor y cantidad de amenazas proferidas a la víctima (…) sino también, por un sinnúmero de circunstancias de modo, tiempo, lugar y personas, -que valoradas integralmente en el contexto general de los acontecimientos-, permiten concluir que en el caso existió un “designio formado de antemano para la ejecución del acto homicida”.-

La querella sostiene que el hecho de que los imputados conocieran donde se encontraba Gomez Iriondo la noche del ataque “necesariamente implicó una tarea previa de inteligencia, coordinación y organización del accionar desplegado”.

El ataque fue cometido en presencia de todas las personas que estaban en ese lugar, y hasta la propia víctima logró relatar lo sucedido antes de desvanecerse.

Secuelas irreversibles

José Gómez Iriondo estuvo internado en la Unidad de Terapia Intensiva del Hospital José María Cullen desde el 10 de marzo de 2018 al 27 de abril de 2018, fecha en la que fue transferido a la terapia intermedia de dicho nosocomio con traqueotomía, neuromiopatía (afectación de cerebro y los músculos), encelofatía hipóxica (daño cerebral por falta de oxígeno), diálisis intermitente, y con nutrición por intestino mediante sonda gástrica.-

Como consecuencia del ataque, a la fecha presenta las siguientes consecuencias en su estado de salud: incapacidad total para trabajar, pérdida de movilidad casi total en las extremidades, pérdida del habla y la visión, imposibilidad de ingerir alimentos por sí mismo, entre otras.

“Pero lo más dramático del cuadro antes descrito, es que la víctima se encuentra con plena conciencia, comprendiendo cabalmente todas sus incapacidades y secuelas físicas, con la consiguiente mortificación y padecimiento subjetivo que ello conlleva” precisa la acusación de la querella.

Acusación subsidiaria

La querella realizó también una acusación subsidiaria a la tentativa de homicidio premeditado, en caso de que en el debate el tribunal de juicio no de por acreditado las circunstancias de la premeditación.

En ese caso, “postularemos una acusación subsidiaria, a fin de que se encuadre jurídico penalmente el suceso atribuido a los imputados como coautores penalmente responsables por la comisión del delito de homicidio simple en grado de tentativa (arts. 79, 45 y 42 del C.P.)”.

En este caso, la pena requerida será de ocho años de prisión para los cinco imputados.

Dejá tu comentario