Opinión | Antonio Rico | Reforma Laboral | crisis | Pymes

La incomodidad de hablar de reforma laboral

Es evidente que la relación entre empleados y empleadores; empresarios y trabajadores está en permanente tensión, lo que lleva a la necesidad de repensar estas relaciones y encarar una reforma.

Siempre que hablamos de reforma laboral, ya de antemano suena antipático, porque suponemos que avanza en detrimento de los trabajadores y reporta un claro beneficio a los empresarios.

Pero aplicando la lógica y el sentido común (y no siendo un experto en derecho laboral), surge que nuestro mercado laboral requiere una urgente reforma que también ponga el ojo en las Pymes y en las empresas familiares que apuestan al crecimiento.

Necesitamos una reforma que nos proteja a todos, una reforma que deje de poner su mirada en grandes empresarios y sindicalistas popes y contemple medidas para intentar ayudarnos a todos (empleados y empleadores) a salir a flote.

Nuevas estrategias para enfrentar la crisis que nos consume. Una reforma que muestre reglas claras, para disminuir juicios y que garantice la representatividad óptima entre empleados y empleadores, empresarios y trabajadores

Si bien no es novedad que la tan mentada reforma laboral tiene una amplia discusión en todo el país, parecemos no darnos cuenta todavía que la marcha equilibrada de las relaciones de trabajo son una decisión política, ni más ni menos, con todo lo que implica.

Dejá tu comentario