Santa Fe | Justicia | Santa Fe | Estupefacientes | Marihuana | Santo Tomé

La Justicia juzgará a un narco de Santa Fe por lavado de dinero

Se trata de Alejandro "Aguja" Agüero, condenado por el mayor secuestro de drogas que tuvo el centro y norte de la provincia. Ocurrió en Arroyo Leyes

El próximo 22 de abril, el Tribunal Oral Federal de Santa Fe llevará por primera vez al banquillo de los acusados a un narcotraficante por el delito de lavado de activos.

Se trata de Alejandro “Aguja” Agüero, condenado en la causa del hallazgo de 1.600 kilos de marihuana que estaban dentro de un contenedor de un camión Fiat Iveco encontrado en un basural de Arroyo Leyes en el año 2014. Estará representado por el defensor oficial Julio Agno.

Dicho debate será ante el tribunal de jueces camaristas conformado por José María Escobar Cello, María Ivón Vella y Luciano Lauría. Tendrá como acusados a Agüero, su esposa, María Silvina Arredondo y el padre Carlos Alberto Agüero. Todos imputados por el fiscal general, Martín Suárez Faisal, de haber "convertido y puesto en circulación en el mercado, bienes provenientes de un ilícito penal".

Agüero llega al nuevo debate acusado de haber efectuado junto con su esposa y padre, "significativas disposiciones patrimoniales, desproporcionadas respecto de las únicas fuentes de ingresos declarados por el grupo familiar, provenientes de sus salarios como empleados del Estado provincial".

El 3 de abril de 2014 una denuncia anónima advirtió del "crecimiento patrimonial ilegítimo" del entonces agente policial que hasta su detención, por la causa del camión de Arroyo Leyes, estuvo sospechado como un hombre vinculado a la venta y distribución de estupefacientes de la "zona de la costa".

Según el fiscal federal a cargo de la investigación, Gustavo Onel, hasta el primer semestre del 2014, Agüero prestaba servicios como sargento de la Policía de Santa Fe y sus ingresos mensuales dentro de la fuerza eran $8.436,21. En el caso de su esposa, quien es enfermera, la Justicia detectó que cobraba $6.600, mientras que el padre de Agüero percibía un sueldo como portero del Ministerio de Educación de $10.000.

Sin embargo, desde el 2014, los investigadores advirtieron que Agüero y Arredondo hicieron costosas remodelaciones en la vivienda donde residían ambos del barrio Colastiné. Dicha propiedad durante años había sido precaria hasta aquel año en que comenzó a ser modificada.

La pesquisa corroboró que el matrimonio realizó la construcción de una planta alta con cuatro dormitorios y un baño, un revoque en las paredes, colocación de cerámicos en el piso. Además, construyó una piscina de material, quincho y cochera y hasta el levantamiento de tapiales perimetrales en todo el lote. Todo a un valor aproximado de 2.253.390,48 de pesos.

Por otro lado, los dos imputados llevaron a cabo una operación inmobiliaria y adquirieron en ese mismo semestre un inmueble de Santo Tomé, por la suma de al menos $650.000.

Además, en marzo de 2014 realizaron la compra de un automóvil Fiat Palio cero kilómetros, registrado a nombre del "Aguja" por un monto de $123.000. Otro Chevrolet Corsa cero kilómetros cuya titular fue Arredondo y que fue comprado en febrero de 2015 por un valor no inferior a $148.900. También fue adquirida en octubre de 2014 una motocicleta Suzuki DL 100 V-Storm modelo 2012 a nombre de Agüero por una suma no menor a $205.000.

Carlos Alberto Agüero, padre del "Aguja", compró un automóvil Peugeot Expert modelo 2014 en una operación que según estimaron los investigadores osciló entre los $255.000 y $300.000.

El grupo familiar llegará acusado de haber generado un patrimonio de $1.381.900 solo en automóviles adquiridos entre 2014 y 2015, mientras que las refacciones en la vivienda de calle Las Macluras de Colastiné habrían tenido un costo de $2.253.390,48.

En 2017, “Aguja” Agüero fue condenado a 12 años de prisión efectiva como autor del delito de "transporte de estupefacientes agravado por la intervención de tres o más personas en forma organizada para cometerlo y por su calidad de funcionario público". En aquella sentencia también fueron condenados, en distintas escalas, otros nueve agentes policiales.

FUENTE: Uno Santa Fe

Dejá tu comentario