Opinión | Antonio Rico

La planta de empleados en épocas de transición

En tiempos de transición de gestiones de lo que más se habla en los medios y en charlas de oficina, es el tema de la "planta de empleados" y su raíz fiscal y política.

¿Cómo se relaciona el aparato burocrático con las políticas públicas? ¿Cuál será el futuro de los empleados estatales? ¿Cuántas víctimas dejará el choque de culturas organizacionales? Son algunas de las preguntas que surgen cuando se enfrenta la transición de gestiones.

Todo parece indicar que este recambio a nivel municipal y provincial y ya veremos si también en lo nacional implicará una importante transformación en el sentido y orientación de las políticas públicas.

La coyuntura es compleja, por eso quizá sea el momento de pensar soluciones, como por ejemplo- y muy por arriba- que cada municipalidad tenga una planta de personal equivalente a un porcentaje “equis” de la población.

Esa “equis” se vincularía con la cantidad de servicios que una municipalidad ha decidido asumir, con la obligación y la responsabilidad de prestarlos en forma eficaz. Este planteo podría trasladarse también a la provincia, tomando en cuenta la heterogeneidad del aparato estatal- sea municipal, provincial o nacional-

Para decirlo claramente, frente al conflictiva transición, esta “normativa” llevaría a resoluciones más rápidas y menos traumáticas dejando de lado las valoraciones político-militantes.

Dejá tu comentario