de pie
Santa Fe | Río Salado | Santa Fe

La provincia evalúa la situación hidrológica del río Salado

Desde el mes de agosto se suceden reuniones del Comité Interjurisdiccional de la Cuenca, ante los bajos caudales ingresantes a las provincias de Santiago del Estero y Santa Fe, que podría afectar la disponibilidad del recurso hídrico para el abastecimiento de agua potable a localidades del departamento 9 de Julio.

La Secretaría de Recursos Hídricos del Ministerio de Infraestructura, Servicios Públicos y Hábitat emitió un nuevo informe acerca del estado de situación del río Salado, en el tramo Colonia Dora (provincia de Santiago del Estero) y Tostado (provincia de Santa Fe), el cuál advierte muy bajos caudales debido a la escasez de precipitaciones en la cuenca, al aumento de las temperaturas por cambio estacional y a la presencia de captaciones laterales no autorizadas.

En este sentido, se ha constatado la presencia de una bomba de extracción de alta potencia (gran caudal) y más de 40 tomas puntuales.

Hasta principios de noviembre del corriente año, desde unos 50 km aguas arriba de Suncho Corral (Santiago del Estero), la situación de escasez de agua fue paliada con aportes de caudales provenientes de la cuenca vecina del río Dulce (a través del Canal Jume Esquina), hasta que el problema de la sequía en el sistema del río Dulce hizo inviable el trasvase.

Al respecto, la ministra de Infraestructura, Servicios Públicos y Hábitat, Silvina Frana, expresó su preocupación: “Nosotros tenemos muy claro que ante esta situación, primero está la gente. En esto estamos enfocados para resolver este problema, se trata de un recurso vital. Desde agosto venimos realizando reuniones quincenales con funcionarios de las provincias integrantes de la cuenca, evaluando la situación hidrológica. El personal técnico de nuestro Ministerio verificó los bajos caudales, indicando que desde inicios de diciembre en Colonia Dora se erogan caudales de entre 1,6 y 1,8 m3/s, pero sólo ingresa a la provincia de Santa Fe, un caudal de 0,3 m3/s. Este caudal es muy bajo ya que no nos permite abastecer de agua potable a la población y preservar el ecosistema”, remarcó Frana.

Y añadió: “Se le planteó a la provincia de Santiago del Estero la necesidad de realizar los controles pertinentes de las extracciones que se realizan aguas abajo del Azud de Colonia Dora, para que de esta manera se logre asegurar un mayor caudal a la provincia de Santa Fe. En el último encuentro mantenido, la provincia de Santiago del Estero se comprometió a llevar a cabo el control solicitado”, expuso la ministra.

Por su parte, el secretario de Recursos Hídricos, Roberto Gioria, explicó que "necesitamos un determinado caudal en el límite interprovincial y en este momento su cantidad ha descendido a valores muy críticos. De persistir este estado, vamos a entrar en una situación muy compleja, ya que no podremos asegurar el abastecimiento de agua potable"; y continuó: "Somos la provincia de aguas abajo, por lo tanto dependemos de los manejos del agua que se realicen aguas arriba. Nosotros pretendemos que haya una distribución equitativa del recurso, priorizando el agua para bebida y para preservar el ecosistema".

En este sentido, precisó que “venimos evaluando, midiendo y monitoreando los niveles y caudales aforados del río en más de 30 (treinta) sitios, a partir de datos aportados por la Red Hidrológica Nacional, a lo que se suman puntos de observación provinciales y nuestras mediciones. Hemos realizado dos vuelos, a fines de agosto y principios de diciembre sobre el río Salado, en el tramo Colonia Dora (Santiago del Estero) – Tostado (Santa Fe), con el fin de identificar las causas de la reducción de los caudales. Esta tarea permitió al personal de nuestra Secretaría constatar la presencia de obras de captación sobre el río Salado en el tramo mencionado. Hacia aguas abajo del Azud de Colonia Dora, los caudales se reducen sensiblemente debido a la presencia de una bomba de extracción de alta potencia y alrededor de 44 tomas puntuales que extraen, individualmente, escaso caudal, pero que sumados podría significar un porcentaje importante del caudal que escurre en este momento. Esto, sumado a la demanda natural propia de este período del año, repercute en una evidente reducción de estos caudales a 0,3 m3/s, en el ingreso a la provincia de Santa Fe, cantidad que evidentemente no alcanza para preservar el ecosistema y abastecer de agua potable a la población”, concluyó el funcionario.

Además, en la última reunión, desde la Secretaría se señaló que para acelerar la llegada de la onda de una pequeña crecida generada hace casi 20 días en Colonia Dora, se necesita que desde esa obra hídrica se erogue mayor caudal por un tiempo de 10 a 15 días. La provincia de Santiago del Estero se comprometió a analizar cómo se podría hacer para generar estos caudales.

Mientras tanto, en la semana en curso, la Provincia realizará una nueva campaña de mediciones conjuntas Provincia - Nación, continuando con el Estado de Vigilancia Permanente de Caudales en la cuenca del río Salado.

Salud y  Movimiento

Dejá tu comentario