Distanciamiento 18 de junio 2020
Nacionales | Policía de Seguridad Aeroportuaria | Ministerio de Seguridad

La PSA confiscó mercadería de contrabando

La Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA), dependiente del Ministerio de Seguridad de la Nación que conduce Sabina Frederic, realizó ayer dos allanamientos motivados por el contrabando de mercadería.

La Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA), dependiente del Ministerio de Seguridad de la Nación que conduce Sabina Frederic, realizó ayer dos allanamientos motivados por el contrabando de mercadería, lo que posibilitó el decomiso de teléfonos móviles de alta gama provenientes del exterior, accesorios para celulares, lentes de sol y dinero en efectivo.

La investigación llevada adelante por las y los oficiales determinó que los dispositivos electrónicos provenientes de Miami, Estados Unidos, se comercializaban en un local de venta de indumentaria en el barrio porteño de Villa Urquiza.

Como resultado de los operativos, para los cuales se contó con la colaboración del personal de la Dirección General de Aduanas, se secuestraron 26 teléfonos celulares y una notebook de una reconocida marca; un rifle de aire comprimido; 17 auriculares inalámbricos; 39 lentes de sol de alta gama y 21 de otras marcas; 31 cables cargadores; siete cabezales; 91 fundas; 97 vidrios templados; 41 estuches; 109 cajas contenedoras de lentes y dos pendrives. Esta mercadería, a valor del mercado actual, supera los 4.5 millones de pesos.

El modus operandi que la PSA logró neutralizar forma parte de los modos de actuación de organizaciones transnacionales criminales dedicadas al contrabando que la actual gestión de la PSA como del Ministerio de Seguridad procuran desarmar.

En los operativos realizados, además, se decomisó una importante cantidad de moneda nacional y extranjera y documentación de interés para la causa que lleva a cabo el Juzgado Nacional en lo Penal Económico N° 4, a cargo de Alejandro Catania.

El contrabando que viene enfrentando la actual gestión de ambas agencias del Estado, alimenta una industria ilegal que ofrece productos a valores menores a los del mercado común, entre otros motivos, por estar originados en delitos previos.

En el caso de la telefonía celular, por ejemplo, se desconoce el origen, si fueron adquiridos legalmente por el vendedor, contrabandeados o robados. Carecen de la garantía del comercio oficial y los consumidores pueden ser fácilmente estafados.

Estos delitos se han incrementado producto de la expansión de su importancia en la vida cotidiana de las personas y requiere de un trabajo de investigación y articulación con el Poder Judicial para su mitigación. Dentro de los lineamientos que Frederic ha planteado a las fuerzas federales, las formas actuales de operación del contrabando y su facilidad para ingresar al mercado, forman parte de los núcleos prioritarios para enfrentar al delito económico de bandas dedicadas al comercio ilegal, al blanqueo y a la evasión de impuestos.

Salud y  Movimiento

Dejá tu comentario