Nacionales | gobierno nacional

La soja que los pa­rió

Este lu­nes co­mien­za un cese de co­mer­cia­li­za­ción dis­pues­to por las en­ti­da­des agro­pe­cua­rias, en re­cha­zo al in­cre­men­to del 3 % en las re­ten­cio­nes a las ex­por­ta­cio­nes de soja. Tras pa­tear la mesa de ne­go­cia­ción, las pa­tro­na­les del cam­po im­pul­sa­ron la me­di­da de fuer­za des­oyen­do el man­da­to po­pu­lar de las ur­nas y la de­ci­sión par­la­men­ta­ria que le­gis­ló en este sen­ti­do, ge­ne­ran­do di­vi­sio­nes den­tro de la Mesa de En­la­ce. A di­fe­ren­cia de aque­lla con­fron­ta­ción por la mal ges­ta­da re­so­lu­ción 125 que le cos­tó a Cris­ti­na de Kir­ch­ner uno de los con­flic­tos más des­gas­tan­tes de su pri­mer pe­río­do pre­si­den­cial, Al­ber­to Fer­nán­dez lo­gró frac­tu­rar la he­ge­mo­nía de las or­ga­ni­za­cio­nes ru­ra­les me­dian­te una in­te­li­gen­te es­tra­te­gia de seg­men­ta­ción que fa­vo­re­ce a los pro­duc­to­res más pe­que­ños. La in­tran­si­gen­cia de los gran­des te­rra­te­nien­tes so­je­ros pro­mue­ve el re­gre­so de los "pi­que­tes de la abun­dan­cia", agi­ta­dos por la opo­si­ción. Pa­sen y lean.

Por Mau­ro Fe­de­ri­co para puenteaereodigital.com

El 25 de ju­nio de 1912, unos 600 cha­ca­re­ros reuni­dos en la So­cie­dad Ita­lia­na de So­co­rro Mu­tuo e Ins­truc­ción de la lo­ca­li­dad san­ta­fe­si­na de Al­cor­ta, irrum­pie­ron con una pro­tes­ta cam­pe­si­na que se trans­for­ma­ría en el hito fun­da­cio­nal de la Fe­de­ra­ción Agra­ria Ar­gen­ti­na (FAA). Aquel paro ru­ral que mo­vi­li­zó a más de 120.000 pro­duc­to­res del país du­ran­te más de tres me­ses, fue co­no­ci­do como “El Gri­to de Al­cor­ta” y sus con­se­cuen­cias be­ne­fi­cia­ron a los grin­gos cha­ca­re­ros que ob­tu­vie­ron me­jo­ras en los pe­río­dos con­trac­tua­les de arren­da­mien­to y una re­duc­ción de los por­cen­ta­jes de las co­se­chas para los pro­pie­ta­rios de la tie­rra. Un año an­tes, en Mé­xi­co, el co­man­dan­te del Ejér­ci­to Li­ber­ta­dor del Sur Emi­li­ano Za­pa­ta pro­cla­ma­ba la re­for­ma agra­ria en el mar­co de un pro­ce­so re­vo­lu­cio­na­rio que se ba­sa­ba en el prin­ci­pio fun­dan­te de la lu­cha de los cam­pe­si­nos a quie­nes re­pre­sen­ta­ba: “La tie­rra es de quien la tra­ba­ja” pos­tu­la­ba el lí­der me­xi­cano, cons­cien­te que mi­llo­nes de hec­tá­reas per­te­ne­cían a los la­ti­fun­dis­tas de su país que ex­plo­ta­ban a los tra­ba­ja­do­res ru­ra­les para que las la­bra­ran a cam­bio de con­di­cio­nes mí­ni­mas de sub­sis­ten­cia.

La his­to­ria nos en­se­ña que el ver­da­de­ro opre­sor de los que tra­ba­jan la tie­rra no es el Es­ta­do, sino la oli­gar­quía te­rra­te­nien­te. Hoy en nues­tro país, esa mi­no­ría po­de­ro­sa pre­ten­de sos­te­ner los pri­vi­le­gios ob­te­ni­dos du­ran­te la ges­tión de Mau­ri­cio Ma­cri, que le en­tre­gó lla­ve en mano a un hijo di­lec­to de la So­cie­dad Ru­ral el ma­ne­jo del mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra, he­rra­mien­ta que de­be­ría uti­li­zar­se para la de­fen­sa de los in­tere­ses de to­dos y no en be­ne­fi­cio de los po­cos po­de­ro­sos a los que Luis Mi­guel Et­che­vehe­re supo re­pre­sen­tar y fa­vo­re­cer.

El paro por no­ven­ta y seis ho­ras de los so­je­ros be­ne­fi­cia­dos por una bru­tal trans­fe­ren­cia de re­cur­sos du­ran­te los úl­ti­mos cua­tro años es una exa­ge­ra­da reac­ción de­fen­si­va ante un es­que­ma de re­ten­cio­nes que be­ne­fi­cia a la ma­yo­ría de los pro­duc­to­res agro­pe­cua­rios y ape­nas in­cre­men­ta en un tres por cien­to la re­ten­ción a las ex­por­ta­cio­nes de soja. Pero no solo eso. Gra­cias a una há­bil es­tra­te­gia del ti­tu­lar de la car­te­ra de Agroin­dus­tria, Luis Bas­te­rra, el nue­vo cua­dro con­tem­pla que quie­nes pro­duz­can en­tre 500 y 1000 to­ne­la­das del prin­ci­pal cul­ti­vo del país se­gui­rán con el ac­tual 30%, mien­tras que las pro­duc­cio­nes in­fe­rio­res a las 500 to­ne­la­das anua­les re­ci­bi­rán me­jo­ras me­dian­te com­pen­sa­cio­nes.

En diá­lo­go con #Puen­teAe­reo, el ex ti­tu­lar de la Fe­de­ra­ción Agra­ria y uno de los re­fe­ren­tes de aque­lla ba­ta­lla con­tra la 125 Eduar­do Buz­zi, no dudó en ca­li­fi­car la me­di­da de sus ex co­le­gas como “opo­si­to­ra” y cues­tio­nó el paro en mo­men­tos que “el país está muy mal, te­ne­mos mu­chos pro­ble­mas, y que apa­rez­ca­mos los pro­duc­to­res pa­ran­do por un 3 por cien­to en las re­ten­cio­nes me pa­re­cía inopor­tuno”. Por su par­te el fla­man­te em­ba­ja­dor de­sig­na­do en Es­pa­ña y di­ri­gen­te ra­di­cal Ri­car­do Al­fon­sín sos­tu­vo a este por­tal que “la ma­yo­ría de los cha­ca­re­ros sabe que esto no es la 125 y que es­ta­mos atra­ve­san­do un mo­men­to muy gra­ve que re­quie­re del es­fuer­zo de to­dos, pero no es jus­to que los que más han su­fri­do, se ten­gan que se­guir es­for­zan­do”.

***

Los más ga­na­do­res

Po­cos sec­to­res ga­na­ron tan­to du­ran­te el pe­río­do 2016-2019 como el cam­po. Se­gún los da­tos pu­bli­ca­dos por la pu­bli­ca­ción Már­ge­nes Agro­pe­cua­rios, un cam­po con buen ren­di­mien­to, que pro­du­jo 38 quin­ta­les de soja por hec­tá­rea (que re­pre­sen­ta el pro­me­dio de la ac­ti­vi­dad), au­men­tó sus ga­nan­cias bru­tas un 33% en dó­la­res. Esto sig­ni­fi­ca que pasó de te­ner un mar­gen bru­to de U$S 344 por hec­tá­rea en 2015, a U$S 456 en 2019. Pero no solo el so­je­ro gana un ter­cio más en dó­la­res que lo que ga­na­ba a fi­nes del an­te­rior go­bierno kir­ch­ne­ris­ta. Ade­más, el dó­lar subió casi el do­ble que la in­fla­ción en el pe­rio­do, lo que po­ten­cia es­can­da­lo­sa­men­te el in­cre­men­to de las ga­nan­cias del sec­tor.

Si par­ti­mos de la base que la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria con­for­ma el prin­ci­pal sus­ten­to ali­men­ta­rio de los ar­gen­ti­nos, la ecua­ción po­ten­cia la inequi­dad dis­tri­bu­ti­va. Du­ran­te es­tos cua­tro años, la ma­yor car­ga in­fla­cio­na­ria re­ca­yó jus­ta­men­te so­bre los ali­men­tos, cu­yos pre­cios se dis­pa­ra­ron al rit­mo de las ga­nan­cias de los gran­des te­rra­te­nien­tes. Si las re­ten­cio­nes suben, de­cre­ce el pre­cio que re­ci­ben los pro­duc­to­res por sus gra­nos y en­ton­ces baja el pre­cio de los ali­men­tos. A la in­ver­sa, cuan­do ba­jan las re­ten­cio­nes, au­men­tan las ga­nan­cias de los pro­duc­to­res y sube el pre­cio de la co­mi­da. Es tan in­só­li­ta la asi­me­tría que en nues­tro país los con­su­mi­do­res pa­ga­mos con sa­la­rios en pe­sos, ali­men­tos que se pro­du­cen en Ar­gen­ti­na, pero a pre­cios que se fi­jan en el mer­ca­do de Chica­go, don­de la mo­ne­da es la di­vi­sa es­ta­dou­ni­den­se.

Esa es la ra­zón de ser de las re­ten­cio­nes, que se cons­ti­tu­yen en un me­ca­nis­mo de ate­nua­ción de la inequi­dad me­dian­te la ge­ne­ra­ción de ti­pos de cam­bios múl­ti­ples que se uti­li­zan en mu­chos paí­ses del mun­do. Mien­tras el sec­tor in­dus­trial ex­por­ta con un dó­lar de 63 pe­sos, el tu­ris­mo uti­li­za uno de 85 y la soja uno de 43. “La in­dus­tria ne­ce­si­ta un tipo de cam­bio alto para ex­por­tar por­que tie­ne una pro­duc­ti­vi­dad es­tán­dar, el cam­po no ne­ce­si­ta un dó­lar tan alto por­que gra­cias al cli­ma, las pas­tu­ras y la fer­ti­li­dad de la tie­rra, es uno de los más com­pe­ti­ti­vos”, ase­gu­ra un eco­no­mis­ta que tra­ba­ja en el equi­po de Bas­te­rra.

“Cuan­do go­ber­na­ba Nés­tor Kir­ch­ner te­nía­mos más re­ten­cio­nes que aho­ra, pero ha­bía ren­ta­bi­li­dad, mien­tras en los no­ven­ta no ha­bía re­ten­cio­nes y nos fun­día­mos, o sea que lo que hace fal­ta es un con­tex­to pro­duc­ti­vis­ta, y eso no se con­si­gue con pa­ros, lo dice al­guien que hizo 20 pa­ros”, com­ple­men­ta Buz­zi. “Esa es la di­fe­ren­cia que los pr­oductores de­be­mos sa­ber dis­tin­guir y ne­go­ciar, eso es lo que ne­go­ciar, eso es lo que de­be­mos te­ner en cla­ro”, fi­na­li­za el ex di­ri­gen­te de la FAA.

***

Al­cor­ta vol­vió a gri­tar

La es­tra­te­gia de la seg­men­ta­ción tuvo re­sul­ta­dos fa­vo­ra­bles para el go­bierno que lo­gró par­tir el fren­te in­terno de la Mesa de En­la­ce, di­vi­dien­do la po­si­ción de los pe­que­ños pro­duc­to­res que ven con sim­pa­tía la me­di­da ofi­cial. En un co­mu­ni­ca­do de pren­sa, el Con­se­jo Di­rec­ti­vo de FAA re­co­no­ció que tras un in­ten­so de­ba­te con las ba­ses de pro­duc­to­res fe­de­ra­dos, sur­gie­ron di­fe­ren­tes pos­tu­ras, que im­pi­den has­ta el mo­men­to con­se­guir una po­si­ción ofi­cial uná­ni­me so­bre la pro­tes­ta agro­pe­cua­ria.

Es por eso, que fren­te a este de­li­ca­do mo­men­to ins­ti­tu­cio­nal, la en­ti­dad re­sol­vió “res­guar­dar la unión de la en­ti­dad y deja a sus ba­ses li­bres de ac­ción ante el paro con­vo­ca­do para este lu­nes y que se ex­ten­de­rá has­ta el jue­ves 12”. Des­de la opo­si­ción a la ac­tual con­duc­ción de Fe­de­ra­ción Agra­ria, Dar­do Alon­so, di­ri­gen­te tan­di­len­se, afir­mó que “no es­ta­mos para nada de acuer­do con el paro: nues­tra cen­tral tomó una me­di­da in­con­sul­ta, qui­zás arras­tra­da por la pre­sión de las otras en­ti­da­des. La Mesa de En­la­ce fue afín a Cam­bie­mos, pero la prin­ci­pal em­pre­sa ex­por­ta­do­ra del país, Vi­cen­tín, está en ce­sa­ción de pa­gos; ha­cia allí íba­mos con la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca de Mau­ri­cio Ma­cri”. Por su par­te, Se­bas­tián Cam­po, pre­si­den­te de la fi­lial de Per­ga­mino, re­sal­tó que “los pro­duc­to­res más pe­que­ños se ven be­ne­fi­cia­dos, por­que van a re­ci­bir una com­pen­sa­ción; esto ha sido una lu­cha his­tó­ri­ca de la Fe­de­ra­ción Agra­ria y es una ba­ta­lla cul­tu­ral ga­na­da, lo­gra­da a par­tir del diá­lo­go en ochen­ta días de Go­bierno”.

Otro di­ri­gen­te ru­ra­lis­ta que pre­fi­rió no ser men­cio­na­do, le dijo a este cro­nis­ta una fra­se que gra­fi­ca el ni­vel de di­vi­sión que hoy atra­vie­sa al mo­vi­mien­to agro­pe­cua­rio: “Es­tos mu­cha­chos que con­vo­can al paro, re­pre­sen­tan al gri­to de Al­cor­ta… de Fi­gue­roa Al­cor­ta y Sal­gue­ro, por­que vi­ven to­dos en Pa­ler­mo Chi­co, no pa­ra­ron de jun­tar dó­la­res du­ran­te todo el ma­cris­mo y aho­ra se que­jan por­que tie­nen que po­ner algo de lo que se lle­va­ron”.

FUENTE: Por Mau­ro Fe­de­ri­co para puenteaereodigital.com
Salud y  Movimiento

Dejá tu comentario