de pie
Actualidad | sexo | infidelidad

La verdadera naturaleza de la infidelidad masculina

En su último libro, la sexóloga Alicia Walker descarta las premisas tópicas y típicas por qué los hombres persiguen aventuras extramatrimoniales

A lo largo de la historia la cultura popular ha retratado a los hombres con un apetito sexual insaciable y dificultad para resistir la tentación. De alguna manera a las mujeres se les enseñó que «eso es lo que son los hombres», mientras que a los hombres se les enseñó que “eso es lo que deben ser”. Como resultado, la sociedad proyecta la expectativa de que la monogamia será una especie de difícil lucha para los hombres. Sin embargo, una investigación reciente de la Dra. Alicia Walker, profesora y socióloga de la Universidad Estatal de Missouri, revela que la decisión de un hombre de ser infiel está más fuertemente influenciada por su ”necesidad de conexión emocional e intimidad” que por sus “ganas de sexo”.

En su último libro, “Chasing Masculinity: Men, Validation and Infidelity”, la Dra. Walker entrevista a una muestra de infieles masculinos que llevaron a cabo sus aventuras extramatrimoniales a través de la plataforma Ashley Madison para presentar las verdaderas razones por las que los hombres habían decidido renunciar a la fidelidad. Una gran mayoría de los hombres involucrados en su investigación le explicaron que las motivaciones de sus aventuras no se basaban en esa especie de apetito sexual sin fin que forma parte de los tópicos, sino más bien en el “deseo de apoyo, validación y otras necesidades emocionales que su pareja principal no satisfacía”.

Una de las conclusiones de la experta es que, aunque la asociación externa de un hombre ciertamente pueda ser sexual, su naturaleza es mucho más profunda y significativa que un simple encuentro físico. “Los hombres con los que hablé me explicaron que sus esposas no les prestan suficiente atención, no muestran suficiente interés en sus sentimientos y carecen de entusiasmo cuando se trata de tener relaciones sexuales”, revela la Dra. Walker. “A pesar de que aman a su esposa, estos hombres ven este desinterés en ellas, no solo como pareja sexual sino como persona, y lo interiorizan como 'no soy lo suficientemente bueno'. Entonces, porque quieren seguir casados, subcontratan esas necesidades insatisfechas mediante la búsqueda de un tercero más interesado que muestre ese entusiasmo y les dé la validación que no están recibiendo en casa”,argumenta.

A ellas les interesa más el sexo

El hecho de que se realizase una investigación previa con una muestra de mujeres infieles hizo que la Dra. Walker encontrase un cambio en las expectativas sobre por qué las mujeres y los hombres tienen aventuras extramatrioniales. Así, mientras que los hombres están más motivados por la necesidad de ser apreciados, escuchados y reconocidos, las mujeres están más impulsadas por el sexo y la falta de orgasmos en el hogar. Las mujeres informan sentirse muy apoyadas emocionalmente por su cónyuge, pero optan por subcontratar sus necesidades físicas, que quedan sin respuesta dentro de su matrimonio. Aunque varios hombres y mujeres se alinean en algunas de sus motivaciones, la mayoría encarna una sociedad narrativa que normalmente no se les asignaría si atendiésemos a los “lugares comunes”.

Hemos desarrollado conceptos erróneos de género y asumimos que las mujeres son infieles para encontrar el amor y los hombres para tener sexo”, dice la Dra. Walker. Pero sus consultan en torno a este tema arrojan luz sobre las verdaderas motivaciones. “Esto cambia un poco el guión y muestra que la mayoría de las aventuras de las mujeres tienen que ver con la variedad sexual, mientras que los hombres tienen cuidado de investigar a sus posibles parejas para la estabilidad emocional que necesitan. También es más probable que sean más monógamos con su pareja externa que las mujeres, y generalmente se oponen a la idea de un matrimonio abierto”, precisa.

Según la investigación, los hombres con matrimonios insatisfactorios no eligieron tener una aventura como primer paso. De hecho, los hombres involucrados en este estudio pasaron años abordando sus inquietudes con su esposa y preguntando cómo podían recuperar el interés en ellos. “Es una conversación difícil de tener cuando sientes que has decepcionado tanto a tu cónyuge”, dice la Dra. Walker. “Estos hombres me dijeron que si preguntasen por ese tema probablemente su esposa diría que no sabía por qué se sentían de esa manera o que incluso lo ignoraría. En ese momento, los hombres eligen encontrar a otra persona que pueda reparar su ego herido, brindarles la atención que desean y permitirles la oportunidad de demostrar que son dignos de amor y afecto”.

FUENTE: abc.es
Salud y  Movimiento

Dejá tu comentario