Opinión | Andrés Battistella | Elecciones | PASO | Mauricio Macri | Marcos Peña | Juntos Por el Cambio | Cambiemos | inflación | Pobreza | Índice de pobreza | Desocupación | Rico al Cuadrado | macrismo | Pymes | Santa Fe

Las consecuencias de gobernar de espaldas al pueblo

Entre el centralismo porteño, el blindaje mediático y -principalmente- los ineludibles datos de la realidad, el Gobierno se terminó comiendo un sopapo que lo baja del pedestal y de la altanería discursiva que venía manejando: no se puede gobernar en base a revanchismos y de espaldas a la gente.

La ciudadanía dejó algo bien claro: este Gobierno no va más. Y esto es lo que pasa cuando pensás que tenés la vaca atada, y gobernás de espaldas al pueblo.

La mitad de los chicos en Argentina son pobres, por ejemplo. Datos de la Encuesta Permanente de Hogares del INDEC. En muchas familias se come una vez al día. 19 mil Pequeñas y Medianas Empresas (Pymes) cerraron en estos tres años y medio. El desempleo volvió a superar los dos dígitos. Aumentó la pobreza, aquello por lo que el Presidente pedía ser juzgado al finalizar su mandato. ¿Se acuerdan? La inflación interanual es superior al 55%, que el Presidente dijo que era “muestra de tu incapacidad para gobernar”. Todo datos. Nada de opinión.

¿Seguimos? Dolarizaron las tarifas de los servicios públicos. Pagamos miles de pesos por mes, de lo poco que ganamos, para tener los servicios básicos. Discursivamente, se instaló a partir de los funcionarios y con la propagación mediática y del 30% más fanático que “antes pagábamos poco”. ¿Perdón? Los porteños pagaban poco. En Santa Fe siempre pagamos tarifas altas. La EPE nunca tuvo tarifas bajas, ¿Alguien me lo podría refutar?

Un descalabro social es lo que ha generado el macrismo en estos tres años y medio de gobierno. Por eso, no deberían sorprender los resultados de las urnas. En todo caso, se encontró el candidato que puede aglutinar a una enorme porción de la gente que necesitaba expresar su descontento. Enojada con Macri ya estaba el 70% de la población.

Editorial (Andrés Battistella - Rico al Cuadrado)

El centralismo porteño, otra razón que explica la debacle

Me hablan de Paseo del Bajo. ¿Qué es el Paseo del Bajo? Yo vivo en Santa Fe. ¿”No se inunda más”? ¿Qué es lo que no se inunda más? Desconozco. Hacen estaciones de trenes, muy lindas por lo que se ve en las fotografías. En la Ciudad de Buenos Aires. Hermosa. La tengo a 485 kilómetros.

Cloacas… Para bonaerenses. Que está bien. Es lo que hay que hacer. Pero también, hay que permitir que esa gente pueda comer. Si no, no alcanza.

Pautas millonarias despilfarradas en un blindaje mediático destinado a tapar todas las malas decisiones del Gobierno. Lo mismo que se le criticaba al kirchnerismo, ¿No?

Altanería y soberbia por parte de Marcos Peña, mariscal de esta derrota apabullante en las PASO, durante estos tres años y medio, siempre contestando a los opositores en modo “no vuelven más”. Pensando en que el voto es un cheque en blanco. Y que vas a estar eternizado en el poder.

El modo "No Vuelven Más" y el fanatismo

Pensaron que tenían la vaca atada, que podían hacer cualquier cosa, y que el pueblo no iba a reaccionar de ninguna manera. Pero le dieron la espalda, y solamente gobernaron en base al revanchismo con la fuerza política que anteriormente gobernaba. Tres años y medio gritando que “no vuelven más” aquellos que hoy están cerca de volver.

Y básicamente, se olvidaron de gobernar, mientras intentaban callar voces opositoras, blindándose a través de los medios de comunicación y provocando un descalabro en absolutamente todos los indicadores de la economía real. Interpelando solamente a un 30% de la sociedad fanatizada con sus modismos, con su ideología y sobre todo, con su contraposición al kirchnerismo.

El urnazo se explica por todos lados. Desde la clase media para abajo, todos la están pasando mal. Y este Gobierno, no sé si recuerda las promesas de 2015, venía a mejorarnos la vida. A corregir lo que estaba mal y a seguir con lo que estaba bien. Destruyeron todo. Excepto lo que funciona para una cúpula acomodada de la Argentina. ¿Y saben qué? La teoría del derrame no existe.

Andrés Battistellaredaccion@derf.com.ar

Dejá tu comentario