Distanciamiento 18 de junio 2020
Santa Fe | Banco Nación | Carlos del Frade | Vicentín

Las dos caras de Vicentín

La actual situación de Vicentín, la primera agroexportadora del país, la empresa más grande de Santa Fe, es la síntesis del proyecto macrista.

Por: Carlos del Frade

El descenso a los infiernos. El viaje del país industrial a la terminal de un paraíso fiscal. La producción perdiendo por goleada ante el imperio frenético del negocio financiero.

Como lo dijo el propio Sergio Nardelli ante la Comisión de Seguimiento del caso Vicentín en la Cámara de Diputados de la provincia de Santa Fe: “Nosotros entramos en una dinámica tal que levantábamos deudas semanales de cien millones de dólares”. Eso no era una dinámica, era una secuencia más de “El lobo de Wall Street”. Esa locura fue la característica de los últimos años de Vicentín.

El olvido de la lógica del trabajo de generaciones de trabajadores y productores que apostaron al crecimiento industrial y regional que fue inmolado en la perversa timba financiera que necesitaba del lavado de dinero y la fuga de capitales. La dictadura, luego del secuestro de 22 trabajadores, le otorgó a Vicentín el puerto en Ricardone, cerca de San Lorenzo, en 1979 y tres años después, Domingo Cavallo, al frente del Banco Central, estatizó su deuda de dos millones de dólares.

En 2001, Vicentín fue denunciada por fugar 135 millones de dólares. Otra vez el estado nacional lo salvó. El macrismo, en cuatro años, le otorgó 150 millones de dólares del Banco Nación, como si fuera la caja boba y cómplice que apuntalaba esa dinámica perversa del circuito financiero, de multiplicar el dinero desde el dinero.

Te puede interesar: El Estado ya maneja Vicentín

Ahora, en la fase uno del proceso, la intervención debe profundizar la investigación para establecer los corruptos del estado macrista y los de la empresa que permitieron semejante estafa contra los trabajadores, los productores, las cooperativas y el pueblo santafesino y argentino.

Pero la situación de Vicentín, en realidad, es el resultado de un proyecto político que quiso arrasar con los derechos laborales en Argentina, destruir lo industrial y derrapar en un nuevo paraíso fiscal, el viejo proyecto de la dictadura.

Aquello se intentó con botas, los amigos de Vicentín, en esta última etapa, tuvieron votos. Esa diferencia es más que de vocales, se trata de algo profundo que demandará claridad pero también paciencia. En el fondo, el debate histórico es qué hace la Argentina con sus puertos.

El lavado de dinero y la exportación son una cara de la moneda, la otra cara, el otro gran negocio del sistema mafioso, los negocios del narcotráfico y el contrabando de armas.

Recuperar Vicentín desde una perspectiva nacional, trabajadora, productiva, cooperativa y estatal puede darnos no solamente soberanía económica y política, sino también una posibilidad para que cientos de pibas y pibes no terminen siendo consumidores consumidos o soldaditos inmolados en el altar del dios dinero, el verdadero corazón del sistema que produjo esta nueva postal de desprecio contra las grandes mayorías.

La realidad hoy día

Para estos primeros 4 accionistas (Olga Vicentín, Susana Vicentín, Pedro Vicentín y Sergio Nardelli) el monto de la deuda que le reclaman a la propia empresa de la que era dueños y gerentes es superior a los $13,5 millones que en promedio la empresa Vicentin le debe a los 1.895 productores.

Es decir los principales accionistas y gerentes de Vicentin le reclaman un monto a su propia empresa de lo que en promedio le reclaman la gran cantidad de productores que le entregaron mercaderias que no cobraron", del reciente tercer informe de Claudio Lozano sobre Vicentín.

Más curioso, y aún difícil de entender y de explicar, es el caso de la propia empresa Vicentin SAIC que se presenta una demanda de acreencia a ella misma (en el colmo del colmo), por $1,4 millones en conceptos de deuda por dividendos que se adeuda a sí misma desde el 2014 y que llegan incluso al reclamo de deuda a mayo del 2019", dice Lozano.

Aquí empieza verdaderamente el impacto social del incumplimiento de Vicentin con sus proveedores, principalmente los productores. La deuda por compra de granos afecta a 1.895 productores con sede en Santa Fe, Córdoba, Entre Ríos, La Pampa, Santiago del Estero, Chaco, Capital Federal, Buenos Aires y San Luis. Del total de estos productores el 40% se ubica en la provincia de Santa Fe, y representan a su vez el 63% del total de estas deudas. Le sigue en importancia, los productores de la provincia de Córdoba, son el 27% de los productores con acreencias y representan el 20% de la deuda de Vicentín por este importe", apunta Lozano.

Un dato central (la importancias del Sector Público)

"...De los 2.638 acreedores presentados en el Concurso Preventivo de Vicentín, hemos detectado 29 que pertenecen a distintos ambitos del sector público argentino. Estos 29 acreedores públicos de Vicentin (que representan el 1,1% del total de acreedores) concentran nada menos que $24.284,2 millones; que representan el 24,4% del total de acreencias bajo concurso preventivo de Vicentin (de $99.345,3 millones).

...El primer lugar le corresponde al Banco Nación con prácticamente el 75% del total de acreencias del sector público sobre la empresa Vicentin SAIC, le sigue en importancia el Banco Provincia y la AFIP. También tiene un lugar destacado las acreencias de diversos bancos públicos provinciales (el de Entre Ríos y Santa Fe) así como el Banco Hipotecario (de mayoría estatal). También son importantes las deudas comerciales con Cammesa por la provisión de energía, y con Profertil SA (50% propiedad de YPF)", sostiene Lozano.

5eea5fea78f64f8b2c09e3d1-1.doc

FUENTE: Por Carlos del Frade
Salud y  Movimiento

Dejá tu comentario