Dengue
Nacionales | Campana | Justicia | Servicio Penitenciario

Las primeras palabras del femicida Tablado luego de recuperar la libertad

El femicida estuvo preso casi 24 años por asesinar a Carolina Aló de 113 puñaladas. Pidió disculpas a la familia de la víctima y asumió su responsabilidad.

Salió caminando de la Unidad 21 de Campana, ubicada sobre el kilómetro 5,5 de la Ruta 6, tras 23 años, 9 meses y un día de estar encarcelado. Pasó sus últimos años de condena en el pabellón 5 de los internos que profesan el culto evangelista.

"No soy solo lo que hice, soy una persona", dijo Tablado, quien aseguró que "todos los días" siente "culpa" por lo que hizo. "Siempre me preguntó por qué la maté", agregó.

Cuando le preguntaron por qué asesinó a su novia de 113 puñaladas, contestó: “Siempre me lo pregunto. No encuentro respuesta. No sé qué decir”.

Dijo estar “muy consciente” de lo que provocó y, cuando le preguntaron si ya había “pagado” por lo que hizo, respondió: “Nunca voy a haber pagado en mi interior, en mi conciencia”.

Tablado, quien cometió el crimen cuando tenía 20 años, actualmente tiene 43 -el martes es su cumpleaños 44-. Cómo a partir de hoy tiene cumplida la pena, Tablado no tiene obligación de informarle ni a la Justicia ni al Servicio Penitenciario Bonaerense, cuál va a ser su domicilio.

Desde que en diciembre se enteró que Tablado iba a ser liberado, Edgardo Aló, padre de la víctima, buscó la manera de evitar que "el chacal" -tal como llama habitualmente al asesino de su hija-, salga de prisión y cuestionó que se le dé por agotada la pena dos años y nueve meses antes de lo que había dispuesto la Justicia.

Por el crimen de Carolina Aló fue condenado en 1998 a 24 años de prisión, pero en 2013 se le sumó una condena a dos años y medio de prisión por "coacción" tras amenazar de muerte a Roxana Villarejos, la docente con la que en 2007 se casó con él estando preso y con quien tuvo hijas mellizas, y a su suegra.

Si bien se le unificó la condena en 26 años y seis meses de prisión, pena que debía agotarse en 2022, los beneficios de la ya derogada "Ley del 2x1" y los cursos que hizo en prisión como "estímulo educativo", hicieron que la pena del femicida se dé por concluida hoy.

El padre de Aló solicitó ayer que la Justicia imponga una medida de restricción perimetral para que ahora que otra vez estará en la calle, el femicida de su hija no pueda acercarse a su grupo familiar.

Salud y  Movimiento

Dejá tu comentario