Dengue
Opinión | Cuba | PRO

Los amos de la li­ber­tad (y de la ri­que­za)

La res­pues­ta del Go­bierno ar­gen­tino a una so­li­ci­ta­da fir­ma­da por los re­pre­sen­tan­tes del neo­li­be­ra­lis­mo más re­cal­ci­tran­te del con­ti­nen­te don­de til­dan de "au­to­ri­ta­ria" la es­tra­te­gia de po­ner en cua­ren­te­na a la po­bla­ción para pro­te­ger­la del co­ro­na­vi­rus, fue con­tun­den­te y no se hizo es­pe­rar. Al­ber­to Fer­nán­dez con­vo­có al Gru­po de Pue­bla y ex­pre­só su vo­ca­ción de cons­truir una Gran La­ti­noa­mé­ri­ca con aque­llos que prio­ri­zan la vida por so­bre el in­te­rés eco­nó­mi­co. Ade­más, le puso freno al in­ten­to de sus so­cios del Mer­co­sur por ace­le­rar tra­ta­ti­vas de acuer­dos de li­bre co­mer­cio que per­ju­di­ca­rían la re­cu­pe­ra­ción de la in­dus­tria lo­cal. Y re­ma­tó anun­cian­do la cuar­ta fase del ais­la­mien­to pre­ven­ti­vo, li­be­ran­do al­gu­nas res­tric­cio­nes y tras­la­dan­do res­pon­sa­bi­li­da­des de con­trol a los go­ber­na­do­res. Mien­tras aso­ma la cons­truc­ción de un nue­vo li­de­raz­go re­gio­nal, el ofi­cia­lis­mo se apres­ta a dar ba­ta­lla por el im­pues­to a la ri­que­za, que in­co­mo­da a quie­nes de­nos­tan el rol del Es­ta­do y pre­go­nan la li­ber­tad solo para pro­te­ger sus ne­go­cios. Pa­sen y lean.

A me­dia­dos de 1917 un fan­tas­ma co­men­za­ba a re­co­rrer Eu­ro­pa, pro­pa­gán­do­se como lla­mas en el pas­ti­zal con foco en una Ru­sia que em­pe­za­ba a des­pe­dir­se del za­ris­mo y a abra­zar al co­mu­nis­mo. Si­mul­tá­nea­men­te, en la cuna del ca­pi­ta­lis­mo, aflo­ra­ba la ima­gen ful­gu­ran­te de quien se trans­for­ma­ría en un ícono in­dis­cu­ti­ble del si­glo XX: Char­les Cha­plin. Aquel año, la in­ci­pien­te es­tre­lla del cine mun­dial es­tre­na­ba una de las doce pe­lí­cu­las que se ha­bía com­pro­me­ti­do a ro­dar para la com­pa­ñía nor­te­ame­ri­ca­na Mu­tual Film Cor­po­ra­tion, con la que mos­tra­ría el gra­do de evo­lu­ción de su téc­ni­ca ci­ne­ma­to­grá­fi­ca y su de­nun­cia po­lí­ti­ca, po­nien­do el acen­to en las de­sigual­da­des so­cia­les. El film se lla­mó The Im­mi­grant (“Car­li­tos in­mi­gran­te” fue la tra­duc­ción al cas­te­llano) y na­rra­ba la his­to­ria de un gru­po de mi­gran­tes que lle­ga­ba a Nue­va York para com­pro­bar que aquel si­tio en el que ha­bía que ro­bar por un sim­ple pla­to de co­mi­da, no era pre­ci­sa­men­te la tie­rra pro­me­ti­da.

Cha­plin uti­li­zó el tono de co­me­dia como me­ca­nis­mo ideal para se­ña­lar los atro­pe­llos del po­der, mos­tran­do el ros­tro des­pia­da­do de una so­cie­dad agre­si­va y hos­til, don­de los agen­tes de adua­nas tra­ta­ban a pa­ta­das a los po­bres in­mi­gran­tes con la Es­ta­tua de la Li­ber­tad como fon­do es­ce­no­grá­fi­co y los sim­pá­ti­cos ca­ma­re­ros neo­yor­qui­nos se de­di­ca­ban a lin­char a los clien­tes que in­ten­ta­ban irse sin pa­gar la cuen­ta. Los re­cién lle­ga­dos eran em­pu­ja­dos a la mar­gi­na­li­dad sin nin­gún tipo de so­lu­ción: el fi­nal fe­liz no era más que una leve pro­me­sa de pros­pe­ri­dad, ja­más cum­pli­da.

Cu­rio­sa­men­te, un si­glo des­pués esa mis­ma ciu­dad es epi­cen­tro de la dra­má­ti­ca pan­de­mia de co­ro­na­vi­rus, con ci­fras es­ta­dís­ti­cas que la co­lo­can al tope del ran­king de ca­sos mor­ta­les y con­ta­gios. Y ese mis­mo es­pí­ri­tu “li­ber­ta­rio” de un sis­te­ma que otor­ga chan­ces de pro­gre­so se­gún el ta­ma­ño de las for­tu­nas y no igua­la en opor­tu­ni­da­des a los ciu­da­da­nos, es el que ins­pi­ró a un gru­po de di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos (en­tre ellos, va­rios ex­pre­si­den­tes la­ti­noa­me­ri­ca­nos), em­pre­sa­rios e “in­te­lec­tua­les” a re­dac­tar un do­cu­men­to don­de se ad­vier­te por el re­cor­te de li­ber­ta­des in­di­vi­dua­les en el mar­co de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas con­tra la pan­de­mia de co­ro­na­vi­rus, se­ña­lan­do que “al­gu­nos go­bier­nos han iden­ti­fi­ca­do una opor­tu­ni­dad para arro­gar­se un po­der des­me­di­do”. El tex­to, pro­mo­vi­do por la Fun­da­ción In­ter­na­cio­nal para la Li­ber­tad (FIL) que pre­si­de el pe­ruano Ma­rio Var­gas Llo­sa, in­di­ca que “mu­chos go­bier­nos to­man me­di­das para res­trin­gir in­de­fi­ni­da­men­te li­ber­ta­des y de­re­chos bá­si­cos”, como con­fi­na­mien­tos con mí­ni­mas ex­cep­cio­nes e in­clu­so la sus­pen­sión del Es­ta­do de De­re­cho, la de­mo­cra­cia re­pre­sen­ta­ti­va y el sis­te­ma de Jus­ti­cia.

El pro­nun­cia­mien­to don­de lisa y lla­na­men­te se cues­tio­na la me­to­do­lo­gía im­ple­men­ta­da por mu­chos paí­ses –en­tre ellos, Ar­gen­ti­na– de dis­po­ner un ais­la­mien­to so­cial pre­ven­ti­vo y obli­ga­to­rio para pro­te­ger a la ciu­da­da­nía de los con­ta­gios ma­si­vos, de­nun­cia que “en las dic­ta­du­ras de Ve­ne­zue­la, Cuba y Ni­ca­ra­gua la pan­de­mia sir­ve de pre­tex­to para au­men­tar la per­se­cu­ción po­lí­ti­ca y la opre­sión”, y se­ña­la que “en Es­pa­ña y la Ar­gen­ti­na di­ri­gen­tes con un mar­ca­do ses­go ideo­ló­gi­co pre­ten­den uti­li­zar las du­ras cir­cuns­tan­cias para aca­pa­rar pre­rro­ga­ti­vas po­lí­ti­cas y eco­nó­mi­cas que en otro con­tex­to la ciu­da­da­nía re­cha­za­ría re­suel­ta­men­te”. El go­bierno de An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor tam­bién es blan­co de los dar­dos li­ber­ta­rios, quie­nes ase­gu­ran que en Mé­xi­co “arre­cia la pre­sión con­tra la em­pre­sa pri­va­da y se uti­li­za al Gru­po de Pue­bla para ata­car a los go­bier­nos de signo dis­tin­to”, en re­fe­ren­cia al foro po­lí­ti­co pro­gre­sis­ta fun­da­do en 2019. En­tre los fir­man­tes del do­cu­men­to fi­gu­ran los ex pre­si­den­tes José Ma­ría Az­nar, Er­nes­to Ze­di­llo, Álva­ro Uri­be Vé­lez, Luis La­ca­lle, Ju­lio San­gui­net­ti y Mau­ri­cio Ma­cri. Ade­más, en­tre los ar­gen­ti­nos, apa­re­cen po­nien­do el gan­cho los ex­fun­cio­na­rios Pa­tri­cia Bu­ll­rich, Da­río Lo­pér­fi­do y Ri­car­do Ló­pez Murphy y el em­pre­sa­rio far­ma­céu­ti­co Al­ber­to Roem­mers.

La FIL na­ció en 2002 como ini­cia­ti­va de un gru­po de in­te­lec­tua­les y re­fe­ren­tes de think tanks del neo­li­be­ra­lis­mo y de­cla­ma como ob­je­ti­vos “la de­fen­sa y pro­mo­ción de los prin­ci­pios de la li­ber­tad, la de­mo­cra­cia y el Es­ta­do de De­re­cho”. En reali­dad, se tra­ta de un con­glo­me­ra­do de di­ri­gen­tes y ac­ti­vis­tas ul­tra li­be­ra­les, uni­dos por su ti­rria con­tra cual­quier atis­bo de pro­tec­cio­nis­mo y os­ten­si­ble­men­te an­ti­cas­tris­tas, an­ti­cha­vis­tas, an­ti­pe­ro­nis­tas, anti Evo Mo­ra­lesy anti todo lo que hue­la a “po­pu­lis­mo”, ca­rac­te­ri­za­do por el mis­mí­si­mo Ma­cri como “un mal más le­tal que el co­ro­na­vi­rus”.

***

Li­de­raz­go re­gio­nal

El pri­me­ro en re­co­ger el guan­te y con con­tun­den­cia fue Al­ber­to Fer­nán­dez, quien ho­ras des­pués de di­fun­dir­se el do­cu­men­to ti­tu­la­do “Que la pan­de­mia no sea un pre­tex­to para el au­to­ri­ta­ris­mo”, man­tu­vo una vi­deo­con­fe­ren­cia con miem­bros del Gru­po de Pue­bla, a quie­nes se­ña­ló: “No­so­tros va­mos a cons­truir el día des­pués, del do­lor sal­drá una gran opor­tu­ni­dad para La­ti­noa­mé­ri­ca”. Con un con­tra­ata­que cer­te­ro que apun­ta al co­ra­zón del pen­sa­mien­to neo­li­be­ral, el man­da­ta­rio ar­gen­tino ce­le­bró el es­pa­cio de co­mu­ni­ca­ción “para pro­mo­ver el de­ba­te, unir las pie­zas des­or­de­na­das y po­der trans­for­mar el mun­do, ya que los sec­to­res po­bres pa­gan las po­lí­ti­cas con­ser­va­do­ras”. Este foro po­lí­ti­co y aca­dé­mi­co fue fun­da­do el 12 de ju­lio de 2019 en la ciu­dad me­xi­ca­na que da nom­bre al es­pa­cio y está in­te­gra­do por re­pre­sen­tan­tes po­lí­ti­cos pro­gre­sis­tas de todo el con­ti­nen­te, en­tre los que se en­cuen­tran pre­si­den­tes, ex­man­da­ta­rios, re­fe­ren­tes po­lí­ti­cos y so­cia­les, y aca­dé­mi­cos de 14 paí­ses de ha­bla his­pa­na.

“La con­vo­ca­to­ria del jue­ves fue una res­pues­ta di­rec­ta a los plan­teos anti hu­ma­ni­ta­rios de la FIL que lla­ma a le­van­tar las cua­ren­te­nas dis­pues­tas para sal­var vi­das y no es para nada ca­sual que en el ma­ni­fies­to se men­cio­ne a la Ar­gen­ti­na, Mé­xi­co y Es­pa­ña, ya que re­pre­sen­tan un eje ibe­roa­me­ri­cano dia­me­tral­men­te opues­to a la mi­ra­da li­bre­mer­ca­dis­ta de los fir­man­tes, que solo de­fien­den la li­ber­tad de em­pre­sa”, sos­tu­vo un fun­cio­na­rio de Je­fa­tu­ra de Ga­bi­ne­te con­sul­ta­do por #Puen­teAe­reo.

En el mis­mo sen­ti­do de di­fe­ren­cia­ción, el pa­sa­do vier­nes la Can­ci­lle­ría ar­gen­ti­na emi­tió un co­mu­ni­ca­do don­de in­for­mó que “la in­cer­ti­dum­bre in­ter­na­cio­nal y la pro­pia si­tua­ción de nues­tra eco­no­mía acon­se­jan de­te­ner la mar­cha” en las ne­go­cia­cio­nes de acuer­dos de li­bre co­mer­cio y anun­ció for­mal­men­te el re­ti­ro de nues­tro país de las ne­go­cia­cio­nes en­tre el Mer­co­sur y al­gu­nos paí­ses como Co­rea del Sur, Ca­na­dá, In­dia, Sin­ga­pur y Lí­bano que ve­nían im­pul­san­do los go­bier­nos de Jair Bol­so­na­ro, La­ca­lle Pou y Ma­rio Abdo Be­ní­tez.

Al res­pec­to, el se­cre­ta­rio de Re­la­cio­nes Eco­nó­mi­cas In­ter­na­cio­na­les, Jor­ge Neme, le dijo a #Puen­teAe­reo que “en las ac­tua­les con­di­cio­nes, esas ne­go­cia­cio­nes nos con­du­cían a la pér­di­da de pues­tos de tra­ba­jo y no re­sol­vían ni abrían mer­ca­dos a nues­tros pro­duc­tos”. Para Neme “fren­te a la si­tua­ción que nos dejó el ma­cris­mo, hoy más com­pli­ca­da aún por la pan­de­mia, no po­de­mos per­mi­tir­nos ju­gar frí­vo­la­men­te a acuer­dos de li­bre co­mer­cio que solo aten­tan con­tra la re­cu­pe­ra­ción de nues­tro sis­te­ma pro­duc­ti­vo”.

***

Cua­ren­te­na fase tres e im­pues­to For­bes

El úl­ti­mo gol­pe de Fer­nán­dez con­tra la avan­za­da con­ser­va­do­ra fue ano­che, cuan­do anun­ció las ca­rac­te­rís­ti­cas de la nue­va eta­pa del Ais­la­mien­to So­cial Pre­ven­ti­vo y Obli­ga­to­rio (ASPO) en un dis­cur­so des­de la Quin­ta de Oli­vos. Allí vol­vió a ex­hi­bir las ci­fras es­ta­dís­ti­cas apor­ta­das por los es­pe­cia­lis­tas que mues­tran el éxi­to de la es­tra­te­gia de pre­ven­ción di­se­ña­da por Gi­nés Gon­zá­lez Gar­cía y es­bo­zó los li­nea­mien­tos ge­ne­ra­les de los pro­ce­sos sub­si­guien­tes en ma­te­ria de cui­da­dos co­lec­ti­vos para evi­tar la pro­li­fe­ra­ción de con­ta­gios du­ran­te las pró­xi­mas se­ma­nas.

Pero tam­bién el pre­si­den­te les res­pon­dió a aque­llos que –como los “li­ber­ta­rios” de la FIL– vie­nen sos­te­nien­do que el Go­bierno está as­fi­xian­do a los sec­to­res pro­duc­ti­vos de la eco­no­mía. “So­mos muy cons­cien­tes de los con­flic­tos eco­nó­mi­cos y sa­be­mos que mu­chos es­tán ne­ce­si­tan­do vol­ver a lo ha­bi­tual, que es re­cu­pe­rar el sus­ten­to”, dijo. De ma­ne­ra que “así como tra­ba­ja­mos en la cua­ren­te­na, tam­bién es­ta­mos tra­ba­jan­do para que la eco­no­mía se vuel­va a re­cu­pe­rar todo lo que se pue­da y en toda su di­men­sión”. Y apro­ve­chó para des­li­zar un su­til re­vés ha­cia los con­ser­va­do­res lo­ca­les, a quie­nes les re­cor­dó que “la pan­de­mia es un fe­nó­meno mun­dial que no solo afec­ta a la Ar­gen­ti­na, que ya ve­nía gol­pea­da des­de el 10 de di­ciem­bre y por eso des­de en­ton­ces es­ta­mos tra­tan­do de re­sol­ver el con­flic­to de la deu­da que he­re­da­mos”.

Por otra par­te, esta se­ma­na ter­mi­na­rá de de­fi­nir­se el pro­yec­to de ley que la ban­ca­da ofi­cia­lis­ta im­pul­sa­rá en la Cá­ma­ra de Dipu­tados para gra­var las ri­que­zas, que apun­ta a ob­te­ner re­cur­sos pro­ve­nien­tes de aque­llos que os­ten­ten pa­tri­mo­nios va­rias ve­ces mi­llo­na­rios en dó­la­res, con el fin de con­tri­buir al fi­nan­cia­mien­to de los gas­tos ge­ne­ra­dos por la emer­gen­cia del CO­VID–19. Con el fin de pri­me­rear la tan anun­cia­da ini­cia­ti­va del Fren­te de To­dos, el blo­que de se­na­do­res na­cio­na­les del PRO pre­sen­tó una con­tra­pro­pues­ta que “tien­de a im­pul­sar el desa­rro­llo pro­duc­ti­vo, pro­mo­ver la crea­ción de em­pleo y au­men­tar la re­cau­da­ción, con el ob­je­ti­vo de su­mar un ins­tru­men­to orien­ta­do a la reac­ti­va­ción de la eco­no­mía”.

A tal efec­to, los le­gis­la­do­res ma­cris­tas pro­po­nen crear “un ins­tru­men­to que no se li­mi­ta a la fi­ja­ción de un nue­vo im­pues­to so­bre el sec­tor pri­va­do, sino una con­tri­bu­ción so­bre la ca­pa­ci­dad de in­ver­sión de de­ter­mi­na­das per­so­nas, cuyo ni­vel pa­tri­mo­nial les per­mi­te des­ti­nar un por­cen­ta­je ha­cia ac­ti­vi­da­des orien­ta­das a reac­ti­var la eco­no­mía”.

La pro­pues­ta tie­ne por ob­je­to es­ta­ble­cer, por úni­ca vez, que aque­llos gran­des con­tri­bu­yen­tes que po­seen pa­tri­mo­nios su­pe­rio­res a los 200 mi­llo­nes de pe­sos, reali­cen “una in­ver­sión pa­trió­ti­ca con fi­nes pro­duc­ti­vos, aten­dien­do al pro­pó­si­to de ge­ne­rar tra­ba­jo y mo­vi­li­zar re­cur­sos eco­nó­mi­cos”, ex­pli­ca­ron a tra­vés de un co­mu­ni­ca­do. Para ha­cer­lo “ten­drán el pla­zo de un año y po­drán op­tar por in­ver­tir en di­fe­ren­tes ru­bros como la cons­truc­ción, la am­plia­ción o me­jo­ra de bie­nes in­mue­bles y la sus­crip­ción de tí­tu­los de deu­da”. La ini­cia­ti­va –que lle­va la fir­ma de los se­na­do­res Ro­ber­to Ba­sual­do, Lau­ra Ro­drí­guez Ma­cha­do, Hum­ber­to Schia­vo­ni y Al­fre­do De An­ge­li– bus­ca “fo­men­tar las do­na­cio­nes a ins­ti­tu­cio­nes de bien pú­bli­co, e in­vi­ta a los con­tri­bu­yen­tes a ha­cer un es­fuer­zo in­vir­tien­do en pro­yec­tos pro­pios”.

Un le­gis­la­dor del FdT le ase­gu­ró a #Puen­teAe­reo que “esto no tie­ne nada que ver con nues­tra idea que apun­ta lisa y lla­na­men­te a gra­var a las gran­des for­tu­nas de la Ar­gen­ti­na que tie­nen ca­pa­ci­dad con­tri­bu­ti­va, acá no se van a la­var las ma­nos ofre­cien­do do­na­cio­nes o de­cla­ran­do am­plia­cio­nes en el quin­cho de las man­sio­nes que os­ten­tan es­tos per­so­na­jes que siem­pre se las in­ge­nian para de­cla­rar mu­cho me­nos di­ne­ro que el que des­pués ter­mi­nan ex­hi­bien­do en la re­vis­ta For­bes”.

FUENTE: Por Mauro Federico para puenteaereodigital
Salud y  Movimiento

Temas

Dejá tu comentario