Actualidad | Alimentación | Medicamentos

¿Los Antidepresivos son seguros durante el embarazo?

Tomar medicamentos durante el embarazo conlleva riesgos y beneficios. Infórmate sobre lo que significa tomar antidepresivos durante el embarazo.

Los antidepresivos son la opción de tratamiento principal para la mayoría de los tipos de depresión. Sin embargo, hay que tener en cuenta los beneficios y los riesgos de tomar antidepresivos durante el embarazo. Esto es lo que tienes que saber.

¿Por qué es importante tratar la depresión durante el embarazo?

Si tienes depresión y no se la trata, es posible que tampoco busques los mejores cuidados prenatales ni consumas los alimentos saludables que tanto tú como el bebé necesitan. Existe una relación entre presentar depresión mayor durante el embarazo y más riesgo de parto prematuro, bajo peso del bebé al nacer, menor crecimiento fetal y otros trastornos del recién nacido. La inestabilidad de la depresión durante el embarazo también aumenta el riesgo de depresión posparto, de terminación temprana de la lactancia materna y de dificultad para establecer un vínculo con el bebé.

¿Los antidepresivos son una opción durante el embarazo?

La decisión de usar antidepresivos durante el embarazo se basa en un equilibrio entre riesgos y beneficios. Aunque en general el riesgo de defectos congénitos y otros problemas es muy bajo para los bebés de madres que toman antidepresivos durante el embarazo, son pocos los medicamentos que han probado ser seguros durante el embarazo y ciertos tipos de antidepresivos se han visto relacionados con más riesgo de complicaciones para los bebés.

Si tomas antidepresivos durante el embarazo, el proveedor de atención médica intentará minimizar la exposición de tu bebé al medicamento. Esto se logra recetando un solo medicamento (monoterapia) en la menor dosis que surta efecto, especialmente durante el primer trimestre.

emba1.jpg

¿Qué antidepresivos se pueden tomar durante el embarazo?

Por lo general, las opciones de antidepresivos durante el embarazo son las siguientes:

· Ciertos inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS). Durante el embarazo, generalmente se considera una opción a los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina, entre ellos, al citalopram (Celexa), la fluoxetina (Prozac) y la sertralina (Zoloft). Las posibles complicaciones incluyen más riesgo de sangrado intenso después del parto (hemorragia posparto), parto prematuro y bajo peso al nacer. La mayoría de los estudios muestran que los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina no se relacionan con defectos congénitos; no obstante, la paroxetina (Paxil) sí parece relacionarse con un riesgo ligeramente mayor de defectos cardíacos congénitos en el feto.

· Inhibidores de la recaptación de serotonina y norepinefrina (IRSN). Estos inhibidores también se consideran una opción durante el embarazo y dentro de ellos están la duloxetina (Cymbalta) y la venlafaxina (Effexor XR). Sin embargo, los estudios plantean una relación entre tomar inhibidores de la recaptación de serotonina y norepinefrina al final del embarazo y hemorragia posparto.

· Bupropión (Wellbutrin). Este medicamento se usa tanto para tratar la depresión como para dejar de fumar. Si bien el bupropión generalmente no se considera un tratamiento de primera línea para la depresión durante el embarazo, podría ser una opción para las mujeres que no respondieron a otros medicamentos. Los estudios plantean que podría haber una relación entre tomar bupropión durante el embarazo y defectos cardíacos.

· Antidepresivos tricíclicos. Dentro de este tipo de medicamentos está la nortriptilina (Pamelor). Aunque generalmente no se considera a los antidepresivos tricíclicos como tratamiento de primera o segunda línea, podrían ser una opción para las mujeres que no han respondieron a otros medicamentos. El antidepresivo tricíclico clomipramina podría relacionarse con defectos congénitos en el feto, incluidos defectos cardíacos. El uso de estos medicamentos durante el segundo o tercer trimestre también podría estar vinculado a hemorragia posparto.

¿Qué antidepresivos deben evitarse durante el embarazo?

Por lo general, no se recomienda la paroxetina (Paxil), un selectivo de la recaptación de serotonina, durante el embarazo. Algunos estudios indican que la paroxetina podría relacionarse con un ligero aumento de defectos cardíacos fetales.

Tampoco se recomienda durante el embarazo a los inhibidores de la monoamino oxidasa, entre ellos, la fenelzina (Nardil) y la tranilcipromina (Parnate), porque podrían limitar el crecimiento fetal.

¿Existe algún otro riesgo para el bebé?

Si tomas antidepresivos durante el último trimestre del embarazo, tu bebé podría presentar síntomas temporales de abstinencia, como nerviosismo, irritabilidad, mala alimentación y sufrimiento respiratorio, hasta un mes después de su nacimiento. No obstante, tampoco hay evidencia de que interrumpir o reducir las dosis cerca del final del embarazo reduzca el riesgo de estos síntomas en el recién nacido y eso podría aumentar el riesgo de sufrir un recaída después del parto.

Si bien la conexión entre tomar antidepresivos durante el embarazo y riesgo de autismo en los hijos no es concluyente, la mayoría de los estudios muestran que el riesgo es muy pequeño y otros estudios no muestran ningún riesgo en absoluto. Por lo tanto, aún es necesario investigar más.

¿Debo cambiar los medicamentos?

La decisión de continuar o cambiar los medicamentos antidepresivos dependerá de la estabilidad de tu trastorno del ánimo. Habla con tu médico, porque hay que sopesar la preocupación sobre los posibles riesgos y la posibilidad de que una sustitución de medicamentos no resulte eficaz y cause una recaída en la depresión.

¿Qué sucede si dejo de tomar los antidepresivos durante el embarazo?

Si suspendes los antidepresivos en el embarazo, corres riesgo de tener una recaída de la depresión, con las complicaciones pertinentes de peor estado de ánimo, incapacidad de cuidar de ti misma o del embarazo y depresión posparto o psicosis posparto o puerperal.

¿Cuál es la conclusión?

Si tienes depresión y estás embarazada o piensas quedarte embarazada, consulta con el médico. No es fácil decidir cómo tratar la depresión durante el embarazo. Hay que sopesar detenidamente los riesgos y los beneficios de tomar medicamentos durante el embarazo. Colabora con el médico para tomar una decisión informada que les ofrezca a ti y al bebé la mayor probabilidad de gozar de buena salud a largo plazo.

FUENTE: Mayo Clinic

Dejá tu comentario