Distanciamiento 18 de junio 2020
Nacionales | Gobierno de la ciudad

Los barbijos que compró el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires estaban vencidos

Desde la empresa 3M señalaron que habían sido fabricados en 2013 y tenían una vida útil de tres años. La empresa Green Salud fue allanada por sobreprecios y está siendo investigada por la Justicia

El escándalo por la compra de 1.600 barbijos por parte del Gobierno de la Ciudad, con supuestos sobreprecios, a la empresa Green Salud, creada en octubre de 2019 y sin antecedentes en el rubro, acaba de tomar una dimensión inesperada.

Los barbijos estaban vencidos desde mayo de 2016, confirmaron a Infobae fuentes de la empresa 3M. Esos barbijos fueron fabricados en mayo de 2013 y tenían una vida útil de tres años, por lo que deberían haber quedado fuera de circulación a mediados de 2016.

El escándalo arrancó por un supuesto sobreprecio. Luego de dos licitaciones desiertas, la firma Green Salud, del abogado Ignacio Sáenz Valiente, le vendió a la Ciudad 1.600 barbijos de la marca 3M a $3000, muy por encima del valor de mercado pese a las condiciones de urgencia. De hecho, una prepaga de primer nivel compró en los últimos días un modelo similar de la misma marca a menos de $1000.

Leer mas: Renunciaron dos funcionarios porteños por la irregular compra de barbijos

La firma de Sáenz Valiente no solo aprovechó la pandemia para vender más caro sino que comercializaba productos ampliamente vencidos.

La empresa 3M también le hizo saber a las autoridades porteñas que Green Salud no es ni fue cliente suyo por lo que habría obtenido los barbijos a través de una empresa intermediaria.

Una empresa sin antecedentes

La firma que vendió los barbijos está a nombre del abogado Ignacio Sáenz Valiente y de una empleada administrativa, Laura Jumerosky, que aparece en otra docena de empresas creadas por ambos como “Green Digital Services”, “Green Cocktails & Dreams Sa” y “Green Import & Export SA", entre otras.

En el mundo empresarial, Sáenz Valiente es más conocido por su faceta excéntrica. Los que lo conocen cuentan que es fanático de la marca Harley Davidson y suele trasladarse en aviones privados.

Llamativamente, luego del escándalo, Green Salud ofreció donar los barbijos a la Ciudad, los mismos que quería vender a $3000. La firma también quiere rescindir el contrato cuanto antes.

Salud y  Movimiento

Dejá tu comentario