Opinión | Antonio Rico | Argentina | MERCOSUR | Industria

Los detalles del pre-desacuerdo UE- Mercosur

El anuncio del acuerdo comercial entre el Mercosur y la Unión Europea desató desde improperios hasta aplausos. Lo cierto es que, de cerrarse el convenio, puede provocar un golpe de altísimo impacto en nuestro mercado interno.

El oficialismo pintó el pre “desacuerdo” UE - Mercosur como una negociación histórica, pero ya con una mirada amplia sobre los principales puntos del “no-convenio” vemos que promete tener efectos duraderos en las condiciones de dependencia del Cono Sur respecto de las potencias mundiales

El ejemplo de la industria automotriz

En principio este sector que produce en la Argentina con 70 % de piezas importadas, debería de verse favorecido… pero a la vez, deberán afrontar mayor competencia de autos provenientes de la UE (que actualmente tienen arancel de 35 %). El saldo seguramente será ampliamente negativo para las terminales automotrices de la región que producen con costos mucho más elevados.

Otra cuestión importantísima de este “pre-desacuerdo” es que mejorará la posición de las firmas de la UE para participar en las licitaciones públicas, que harán pesar sus ventajas de escala económica y financiera.

Un des-tratado en el plano de las intenciones

Para la firma completa falta todavía la espinosa letra chica y capear los arduos y lobbies sectoriales, además se necesitará la aprobación parlamentaria en todos los países de ambos bloques. El plazo mínimo esperable es de dos años, que seguramente se elevará a cinco, con lo que el pre desacuerdo podría naufragar antes de alcanzar letra firme.

Lo que surge a primera vista es que la gestión macrista empujó la firma del acuerdo pensando ya no en su efecto a largo plazo sino mirando los próximos 30 días de campaña y sin ningún tipo de visión estratégica. Y ya tenemos experiencia en nuestro país de los efectos nocivos de las visiones cortoplacistas…

Dejá tu comentario