Opinión | Papa Francisco | Alberto Fernández | Vaticano | Antonio Rico | Iglesia | Religión

Los rosarios del Papa Francisco y los libres de pecado

Dos hechos van a poner en boca de todos al Papa Francisco. Por un lado, el envío de unos 50 rosarios a militares detenidos por delitos de lesa humanidad, y por el otro, el viaje del presidente Alberto Fernández al Vaticano a fin de este mes.

Me siento a escribir estas líneas apesadumbrado de escuchar opiniones disonantes con relación al hombre más encumbrado de la Iglesia Católica.

Lo curioso que advierto, que más de uno, por no decir casi todos los opinadores, no se han detenido siquiera a leer los cuatro evangelios, donde al menos, por medios de la escritura de cuatro personas diferentes, podrían conocer algo de la filosofía del Cristo… no se pierde (o se gana) más de unas pocas horas.

De Francisco se habla con total libertad, como si se lo conociera de toda la vida o como el vecino que ha vivido pared de por medio durante 20 años.

Lo que tal vez no se entienda, es que Francisco es “Pedro” y “sobre esta piedra edificaré mi iglesia”.

FRANCISCO Y LOS ROSARIOS PARA LOS REPRESORES

A ver si lo entendemos…

Vamos a los Evangelios:

“PADRE PERDÓNALOS PORQUE NO SABEN LO QUE HACEN”

“Las palabras de Jesús Padre perdónalos porque no saben lo que hacen se encuentran en Lucas 23:34. Jesús miró desde la cruz a una escena que debió de ser angustiosa para Él. Los soldados romanos estaban apostando por su vestimenta (Juan 19:23-24); uno de los criminales en las cruz de al lado de Él lo estaban insultando (Mateo 27:44); los líderes religiosos se burlaban de Él (Mateo 27:41-43); y la muchedumbre lo blasfemaba (Mateo 27:39). Rodeado de este lote indigno, Jesús exclamo por ellos, al Padre; es una expresión de inigualable misericordia y amor”.

“QUIEN ESTÉ LIBRE DE PECADO, QUE LANCE LA PRIMERA PIEDRA”

Los escribas y los fariseos le traen una mujer sorprendida en adulterio, y colocándola en medio, le dijeron: — «Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en flagrante adulterio. La ley de Moisés nos manda apedrear a las adúlteras; tú, ¿qué dices?». Le preguntaban esto para comprometerlo y poder acusarlo. Pero Jesús, inclinándose, escribía con el dedo en el suelo. Como insistían en preguntarle, se incorporó y les dijo: — «El que esté sin pecado, que le tire la primera piedra». E inclinándose otra vez, siguió escribiendo. Ellos, al oírlo, se fueron escabullendo uno a uno, empezando por los más viejos.

Dejo solo dos comentarios intentando demostrar que ese (La Biblia) es el único espejo en el cual puede mirarse el Papa Francisco y que “no puede modificar” porque en la religión católica la biblia se compone por 73 libros, divididos entre el Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento y no se pueden modificar como cualquier ley a la que estamos acostumbrados.

388_h1.jpg

CRISTO JESÚS VINO AL MUNDO PARA SALVAR A LOS PECADORES

Un poco más de los Evangelios: “Mientras Jesús estaba comiendo en su casa, muchos publicanos y pecadores se sentaron a comer con Él y sus discípulos; porque eran muchos los que lo seguían. Los escribas del grupo de los fariseos, al ver que comía con pecadores y publicanos, decían a los discípulos: “¿Por qué come con publicanos y pecadores?

Jesús, que había oído, les dijo: “No son los sanos los que tienen necesidad del médico, sino los enfermos. Yo no he venido a llamar a justos, sino a pecadores”.

¿Si Francisco es la “piedra” de Jesús… a quién debería enviarle rosarios para que recen… a los sanos o a los enfermos?

Francisco puede y debe sacarse una foto con todo el mundo que camine hacia él, pero si es el representante del Cristo en la tierra, tiene más obligación con los que hemos cometidos errores que con los “sanos” y… “el que esté libre de pecado que arroje la primera piedra”.

EL SERMÓN DE LA MONTAÑA NOS HABLA DE OCHO BIENAVENTURANZAS

Bienaventurados los pobres de espíritu, los mansos. los que lloran, los que tienen hambre y sed de justicia, los misericordiosos, los limpios de corazón, los pacíficos, los que sufren persecución por la justicia, pues de ellos es el reino de los cielos.

A ver si hacemos un esfuerzo y terminamos de entender que “Francisco” no es peronista, ni comunista, ni marxista ni socialista, es simplemente… cristiano.

Antonio Rico

grupoderf@hotmail.com

grupoderf1@gmail.com

Salud y  Movimiento

Dejá tu comentario