Actualidad | Folclore

Lucho Aberastain, el mendocino que llegó para renovar el folclore

Con un presente brillante en la música, Lucho Aberastain recordó sus comienzos e hizo un repaso de sus vivencias

¿De donde viene el amor por la música?

Cuando tenía aproximadamente ocho años en casa había una guitarra criolla, era de mamá. Se la había regalado mi abuelo cuando ella era niña. Mi abuelo no tenia un mango, pero cuando mi mama le pidió una guitarra, el hizo lo imposible para poder comprarla, a tal punto que mi abuela tuvo que vender unos anillos. Era una guitarra usada, tenía una mancha en la madera de la tapa. Cuando yo era pequeño la vi y empecé a tocarla. Cuando conocí la historia no la solté más. Fue importante conocer su origen, creo que se mezclaron emociones. Indudablemente me enamoré de ese instrumento y a través de él, de la música.

ludsho.jpg
 Instagram: @luchoaberastain Facebook: Lucho Aberastain  Twitter: @lucho aberastain
Instagram: @luchoaberastain
Facebook: Lucho Aberastain
Twitter: @lucho aberastain

¿Cómo definirías tu música?

Rápidamente te diría que hago música popular con una estética urbana, donde fusiono armonías y ritmos de los diferentes géneros latinoamericanos. Básicamente hago folclore, con sonidos citadinos, que es de donde pertenezco.

Veo que componés canciones y que también haces algunas interpretaciones, con la particularidad de que la mayoría de las interpretaciones no son muy populares, a que se debe? O como armas tu repertorio?

La verdad que no tengo ninguna fórmula para ir armando el repertorio. Me preocupa tener canciones propias, que a su vez tengan algún mensaje relacionado con lo social, o con lo humano. Es decir, canciones que tengan contenido y mensaje. Respecto a las canciones que elijo para interpretar, primero me tienen que gustar y luego se tienen que poder ensamblar a mi estética.

¿A qué se debe ese acercamiento a lo social?

A los veinte años tuve la suerte de formar parte de una murga estilo uruguayo, la cual me hizo acercar mucho a los barrios más humildes. Por lo general las murgas nacen en los barrios más humildes y carenciados, justamente como una espacio de contención para los adolescentes. Fue ahí donde empecé a vivir realidades que no conocía de cerca. Gente trabajadora, con muy pocas oportunidades y que de una u otra manera siempre viven marginadas de las posibilidades que damos como obvias . Ahí empecé a palpar la injusticia.

En esa época también fui docente en escuelas de fronteras. Escuelas que quedan lejos de las ciudades. Era muy difícil convivir con la escasez en lugares tan hostiles, era muy difícil entender que las cosas básicas no llegaban por la simple razón de estar lejos de la ciudad. Eso me hizo comprender a niños y adolescentes que nacen y tienen muy pocas posibilidades de elegir. Les toca sobrevivir y tratar de salir adelante como puedan.

En mi paso por la murgas entendí que en algún punto las canciones se transforman en “la voz del pueblo” (en referencia a la chacarera de Gustavo Chazarreta), y eso es algo que intento mantener en esta etapa de solista.

ludho43.jpg
 Instagram: @luchoaberastain Facebook: Lucho Aberastain  Twitter: @lucho aberastain
Instagram: @luchoaberastain
Facebook: Lucho Aberastain
Twitter: @lucho aberastain

¿Qué sentís cuando salís a un escenario?

Es una pregunta difícil de contestar. Depende mucho al escenario que salga, pero por lo general siempre hay algo de nervios porque todo salga bien. Es una gran responsabilidad sentir que por momentos uno puede ser la voz del pueblo, me pone en un lugar de respeto por el espacio que estoy ocupando. Claramente es un lugar donde me siento muy cómodo.

¿Qué significa este segundo disco en tu carrera?

Indudablemente “Abrazo de Bienvenida” ha sido la oportunidad de acercarme a la gente, de poder ofrecer mi mensaje y compartir ideas.

Por otro lado ha sido muy satisfactorio, porque he podido hacer una mezcla muy interesante de géneros musicales, chacareras, candombes, zamba, aire de festejo y hasta una canción o un huaino. He podido compartirlo con amigos músicos y cantores. En este disco participan esos amigos de siempre, los que acompañaron y acompañan el camino, y eso para mi es una gran satisfacción.

¿Qué canción no dejas de escuchar?

Depende del momento, pero en estos tiempos que vivimos, “Para la guerra nada” es una de esas canciones. Inicialmente es un proyecto de Marta Gómez, que a través de una hermosa melodía invita a participar a artistas de todo el mundo a sumar sus coplas. Me sume a esa iniciativa con una colega mendocina y creamos unas coplas que luego quedaron registradas en el disco.

¿Sos conciente del crecimiento acelerado de tu propuesta artística?

La verdad, no lo sé. Intento disfrutar de todo lo que voy haciendo y a los lugares que voy llegando. Cantar y hacer música es una pasión y una necesidad, siempre estoy pensando en cosas nuevas. Eso hace que pierda un poco de vista lo que va pasando. Hace pocos años empecé mi carrera solista, y sin tomar conciencia estoy armando mi tercer disco.

¿Qué momentos resultaron especiales en tu carrera?

Te diría que hay varios momentos especiales. Cuando terminé mis discos, los viajes, y haber llegado a cantar en la “Fiesta Nacional de la Vendimia”, la fiesta más grande que tiene mi provincia, fue muy especial.

Pero no tengo dudas que lo mas especial que tiene la profesión es el camino, es cuando te abrazas con tus compañeros después de un show y sentís la emoción de estar haciendo algo hermoso con tu vida,

¿Qué imaginas a futuro cuando pensás en tu carrera?

No sé que pasará. Lo que si sé es lo que deseo, y lo que deseo es poder seguir haciendo música, y hacerlo con los músicos que me acompañan hoy sería una dicha. Lo escribió Fandermole en una hermosa canción, “que más hacer en esta tierra incendiada si no cantar”.

¿Cuál es el siguiente paso?

Simplemente seguir el camino, escribiendo, tocando, grabando, produciendo. Abrir espacios, es un gran desafío para artistas nuevos.

Lucho Aberastain
Lucho Aberastain

Dejá tu comentario