Santa Fe | Maciel | Instituto Médico Legal | Rosario

Maciel: Encuentran muerto a un anciano tras una cita íntima

Contó en el bar que tenía un encuentro amoroso y fue su última noche. Se investiga si lo asesinaron o falleció por una descompensación

El hombre, de 70 años, fue encontrado por su hijo en la casa de Rioja al 300 de la Capital del Tango.

Un supuesto asesinato indignó a Maciel. El hombre fue encontrado tendido sobre la cama sin vida y todos los rincones de su casa estaban revueltos. Sus familiares constataron que le faltaban televisores, un celular y el auto. La autopsia determinará las razones del deceso mientras la fiscalía lo investiga como homicidio con objetivo de robo.

Un champagne y dos copas sobre la mesa. “Esta noche tengo cita”, bromeó la tarde anterior en el bar Hugo Jorge Caballero, de 70 años.

La noche del miércoles 22 el señor habría salido con una persona a la que llevó a su casa de Rioja al 300 del pueblo ubicado 70 kilómetros al norte de Rosario. No se sabe quién es la mujer, la cual sería el eje clave de la investigación.

Fue quien lo vio por última vez y asimismo quien podría haberle suministrado algún medicamento o sustancia inadecuada para un enfermo cardíaco, que lo llevó a la muerte.

Horas después, ya el jueves, sus hijos intentaron contactarse con él durante todo el día, pero no lo lograron, en consecuencia, uno de ellos decidió acudir hasta su vivienda alrededor de las 20 y se encontró con un panorama desolador.

El hombre yacía en su cama, toda su casa estaba revuelta y le faltaban, a simple vista, varios elementos de valor. Llamó inmediatamente a la comisaría 4ª de Maciel y comenzó el operativo que incluyó la presencia de autoridades de la Unidad Regional XV, criminalística, Policía de Investigaciones y hasta el fiscal Leandro Lucente.

De acuerdo con los primeros indicios constatados por el médico local y luego por el de policía, Caballero no contaba con signos de violencia visibles. Pero será recién con el informe de la autopsia, que realizará el Instituto Médico Legal de Rosario, cuando comiencen a aparecer las certezas.

Dejá tu comentario