Nacionales | Corte Suprema | Derechos Humanos | Diputados | Gerardo Morales | Horacio Verbitsky | Jujuy | Justicia | Milagro Sala

Morales quiere a Milagro Sala en una cárcel común

Acorralado por el escándalo que involucra al presidente del Superior Tribunal de Justicia, Pablo Baca, el gobernador prepara una revancha contra la dirigente.

Tras el escándalo que involucra al presidente del Superior Tribunal de Justicia de Jujuy, Pablo Baca (quien fue denunciado por violación y atraviesa un proceso de juicio político por reconocer la persecución judicial de Gerardo Morales a Milagro Sala), el gobernador radical prepara ahora una nueva embestida contra la líder de la Tupac Amaru.

Fuentes de la gobernación revelaron que el mandatario provincial puso en marcha un operativo para volver a enviar a la dirigente social al penal de Alto Comedero, violando así la medida cautelar dispuesta en 2017 por la Corte Interamericana de Derechos Humanos contra el Estado argentino.

El último 16 de enero Milagro Sala cumplió 4 años de detención arbitraria, originados en un acampe realizado en la plaza Belgrano de la capital jujeña. La líder de la Tupac fue detenida en ese momento, en una clara decisión ilegal de criminalizar la protesta social. Luego se desarrolló un entramado de “acusaciones consecutivas”, un "despliegue de causas judiciales y un contexto de vulneración de la independencia judicial destinados a sostener la privación de libertad de Sala de manera indefinida", según definió el Centro de Estudios Legales y Sociales que preside Horacio Verbitsky.

Si bien en diciembre de 2018 se dio cumplimiento a lo ordenado por la Corte IDH y Sala fue trasladada a su casa para cumplir prisión domiciliaria la persecución y el hostigamiento no se detuvo en ningún momento. Las medidas de seguridad en su domicilio son exorbitantes y su control excede incluso al que se lleva adelante en el caso de genocidas condenados por crímenes de lesa humanidad.

La excusa que habría encontrado el gobernador radical para apuntar contra Sala es la realización en su domicilio de su cumpleaños número 56, el último 20 de febrero. Se trata del quinto cumpleaños que lleva detenida de manera preventiva.

Morales sabe que su posición es cada vez más débil. Se realizó un pedido de intervención del Poder Judicial de Jujuy luego de se conocieran unos audios del presidente del STJ en los que reconoce la persecución arbitraria del gobernador.

También se conoció la denuncia por violación contra el mismo Baca. Una mujer realizó una denuncia penal en su contra y comenzaron a salir otros casos de presunto abuso por parte del juez. Antes de ingresar al máximo tribunal jujeño, Baca había sido uno de los diputados radicales que votó a favor de la ampliación de la corte provincial.

Se trata del segundo presidente del Superior Tribunal puesto por Morales que está bajo la lupa. La primera, Clara Langhe de Falcone debió ser apartada por una denuncia por apropiación de menores durante la última dictadura militar. Además, "Titina", como se la conoce en Jujuy, había prejuzgado a Sala públicamente. "Me animo a adelantarme: no vamos a permitir que quede libre esperando que quede firme su sentencia; creo que la sociedad no lo va a permitir porque no quiere volver a lo que se ha vivido", fueron los dichos de la entonces presidenta del STJ.

Ahora el STJ debe resolver ahora un recurso extraordinario federal presentado por la defensa de Sala, que en caso de ser rechazado los habilitaría a ir en queja a la Corte Suprema nacional para reclamarle que intervenga en el caso de la dirigente social más importante de Jujuy.

Dejá tu comentario