Dengue
Nacionales | SADOP | Cuarentena | Docentes | Internet | online | Medio ambiente | Argentina

Muchos docentes no cuentan con una computadora para poder seguir enseñando a distancia

Una encuesta del Sadop muestra que el 63 % de los docentes de colegios privados no cuenta con una computadora personal para enseñar a distancia durante la cuarentena. 

También, el 74 % tiene que combinar sus tareas laborales con la atención de niños o personas mayores.

En la Argentina y durante la pandemia, la mayoría de los docentes que se desempeñan en escuelas privadas no cuenta con una computadora personal para poder seguir enseñando a distancia. Además, tienen que combinar sus tareas laborales, incrementadas ahora con las consultas de padres y alumnos, con la atención de niños o personas mayores. Los datos surgen de la encuesta nacional “Contanos para Cuidarte” que lanzó el Sindicato Argentino de Docentes Privados (Sadop) para relevar datos acerca de las condiciones laborales de los maestros durante la cuarentena.

La secretaria gremial nacional y responsable del Departamento de Condiciones y Medio Ambiente de Trabajo del Sadop, Marina Jaureguiberry, explicó que el relevamiento arrojó datos interesantes acerca del “tiempo, la intensificación de las tareas y el contenido que se enseña y también sobre los riesgos psicosociales que padecen los docentes producto al aislamiento”.

El estudio, se realizó durante abril y respondieron 8 mil de los 70 mil afiliados y afiliadas que tiene el sindicato. “A través de esta encuesta online y anónima pudimos acercarnos al colectivo de docentes y saber cuáles fueron las modificaciones en su cotidianidad”, indicó Jaureguiberry.

Uno de los datos más relevantes que arrojó la encuesta fue que un 74 por ciento de las y los docentes encuestadas/os combina el trabajo con el cuidado de niños, niñas, adultos mayores y enfermos. “La doble presencia es un dato que se destacó ya que los docentes están las 24 horas del día en sus casas y deben atender además de las obligaciones laborales, las tareas del hogar y de cuidado”, señaló la secretaria gremial, quien resaltó que esa situación, sumada al encierro, provocó que el 45 por ciento de los encuestados se sintieron “agobiados” al realizar las actividades de enseñanza y cuidado al mismo tiempo.

La falta de herramientas tecnológicas para trabajar de forma adecuada es otro de los temas que abordó el estudio. Según el relevamiento, el 63 por ciento de los docentes no cuenta con computadora personal. "Nos preocupa que un 63 por ciento de las y los docentes no tenga PC propia o la comparta con su familia, además de tener equipos viejos no actualizados en muchísimos casos. Pues es la principal herramienta de trabajo en tiempos de cuarentena", señaló el secretario general de Sadop, Jorge Kalinger.

“Muchos docentes no cuentan con herramientas de trabajo o tal vez el alcance de datos móviles o el acceso a internet tiene irregularidades. Es decir, se torna muy difícil el trabajo en las casas ya que el proceso educativo es un trabajo que implica presencialidad, cierto nivel de interacción”, analizó Jaureguiberry.

Un 47 por ciento de las y los docentes encuestados manifestó que ahora trabaja más horas de las habituales. Un 20 por ciento dice trabajar las mismas horas que antes, pero de manera desorganizada. Asimismo, un 44 por ciento de las y los maestros señala que no logra hacer un corte en su trabajo y desconectarse. “Todos dicen sentir que no pueden tomar respiro. Señalan que casi no tienen tiempo libre ya que está muy mezclada la jornada de trabajo”, dijo la secretaria gremial del Sadop.

Además, de acuerdo con el relevamiento, la cuarentena provocó distintos problemas de salud en muchos de los docentes. El 90 por ciento de los encuestados dijo tener o haber tenido dolores o contracturas musculares. El 89 por ciento de las y los docentes padeció tensión, molestias, irritabilidad y dificultades para dormir. Asimismo, el 85 por ciento sufrió dolores de cabeza y migraña y el 88 por ciento sintió angustia y ansiedad.

La covid-19 nos afecta no solo desde el contagio biológico --reflexionó Kalinger--. El virus, en su costado semiótico, afecta también nuestro ámbito psicosocial, dominando el discurso informativo que inunda la esfera pública, modifica nuestras prácticas y nos enfrenta con su presencia a dar la batalla desde casa en varios frentes.”

Salud y  Movimiento

Dejá tu comentario