Actualidad | aborto | Justicia | Servicio Penitenciario

Murió esposada, condenada por un aborto espontáneo

Agonizó custodiada en un hospital durante varios días

Patricia Solorza estaba detenida en la U47 de José León Suárez, del Servicio Penitenciario Bonaerense. Transitaba el cuarto año de los ocho que su condena le convalidó bajo el delito "homicidio agravado por el vínculo", nombre técnico utilizado para encubrir la figura penal que castiga el aborto.

La mujer se enteró de su cuarto embarazo el día en que sufrió un aborto espontáneo en su casa de Ezpeleta. Se asustó tanto que guardó el feto en una bolsa de nylon y lo arrojó a la basura. Un vecino fue testigo de la secuencia y realizó una denuncia a la policía. A las pocas semanas, y bajo un procedimiento express de la Justicia, quedó detenida.

Al momento de su detención, había solicitado la prisión domiciliaria porque tenía un hijo de 14 años con retraso madurativo por contraer meningitis; y dos niños pequeños. Sin embargo, el Estado decidió negarle ese "beneficio excepcional".

Luego de pasar dos meses de dolor abdominal intenso y sin atención médica, la mujer de 40 años murió este lunes esposada y con custodia luego de que los médicos se vieran imposibilitados de operarla por su estado clínico fruto del abandono y la desidia de un sistema penitenciario.

Dejá tu comentario