Dengue
Santa Fe | AFIP | Cámara de la Construcción | Construcción | coronavirus | gobierno nacional | Ministerio de Trabajo | Obra pública | Omar Perotti | Santa Fe | Temporal | UOCRA

Omar Perotti: Las obras pequeñas son una actividad que puede desarrollarse sin concentrar mucha gente

Así lo confirmó esta mañana el gobernador durante la conferencia de prensa

En conferencia de prensa el gobernador explicó que en materia de obra pública están buscando junto al sector una instancia de entendimiento para retomar el mayor número de obra pública posible, privilegiando específicamente en las obras que tienen que ver con la emergencia.

Perotti agregó que en todos los casos se tienen que cumplir los protocolos de distanciamiento e higiene, específicos para la actividad.

También el gobernador confirmó que trabajan para llevar al Jefe de Gabinete del Gobierno Nacional una propuesta para que se pueda reactivar la obra pública. “Las obras pequeñas son una actividad que puede desarrollarse sin concentrar mucha gente en el desplazamiento, ya que muchos llegan a su trabajo con su propia bicicleta o moto, y manteniendo el distanciamiento. Teniendo en cuenta que el sector de la construcción moviliza mucho la economía, sería importante que pueda reiniciarse la actividad”, dijo Perotti.

Por su parte, luego del encuentro que mantuvieron ayer dirigentes sindicales de Uocra y la Cámara de la Construcción delegación Santa Fe, hoy firmaron un protocolo que determina cuáles son los procedimientos que se deben respetar para garantizar la seguridad e higiene de los obreros durante la emergencia sanitaria.

Se trata de un extenso texto avalado por el Ministerio de Trabajo de la provincia, que contempla medidas que se recomiendan a todos los ciudadanos para prevenir el contagio de coronavirus, más otras más específicas y relacionadas con la actividad de la construcción.

A pesar de que por ahora sólo está exceptuada del aislamiento la construcción en el ámbito de la obra pública, este reglamento también regirá para el sector privado, desde el momento en el que la actividad sea habilitada por el gobierno nacional.

Algunas de las medidas que dispone el protocolo para la construcción de obras públicas y privadas:

* Se estipula que sólo podrán concurrir a las obras los trabajadores menores de sesenta años y que no pertenezcan a sectores de riesgo.

* Se les tomará diariamente y “sin excepción” la temperatura, y deberán declarar la sintomatología que eventualmente pudieran presentar.

* Tendrán que realizar el lavado de manos antes de ingresar y para circular tendrán que portar el correspondiente permiso, alta temprana de AFIP y DNI.

* Entre los obreros deberán mantener una distancia “mínima de dos metros”, aunque no aparecen restricciones respecto de la cantidad que puedan concurrir simultáneamente a una obra.

* Las empresas deberán proveer protectores visuales y respiratorios. En cuanto a tapabocas o barbijos caseros, los trabajadores deberán acatar las disposiciones que establezcan las autoridades administrativas de cada obra.

El ítem más curioso es el que hace referencia a cuestiones de aseo personal como “uñas cortas y cuidadas” y “cabello recogido”; también, evitar los accesorios como relojes, aros, anillos, cadenas “u otros adornos”.

Tampoco se permite el mate grupal, y se recomienda utensilios descartables para comer y beber.

El protocolo tampoco permite compartir las herramienta y éstas deberán ser desinfectadas “con agua y lavandina” cada vez que se terminen de utilizar.

Además establece destinar un lugar apartado para el acopio de esos elementos de trabajo que no han sido desinfectados, y otro sitio para su desinfección y se deberá designar a una persona o cuadrilla responsable de dicha limpieza.

Los obreros, para evitar la proximidad, “no podrán entregar en mano ningún elemento como herramientas, materiales, instrumentos de medición y/o documentación de obra”. Deberán apoyarlos de modo temporal sobre una mesa, estante o andamio; y desde de allí ser retirados o tomados por el resto del personal. Dichas superficies deberán ser desinfectadas “regularmente”. Las empresas deberán incorporar a sus botiquines barbijos y guantes.

Se recomienda que los que llegan a su trabajo en moto lo hagan sin transportar a nadie más. Y establece que quienes se encuentren residiendo en cercanías de la obra, lleguen hasta el lugar “en bicicleta o caminando”.

El protocolo sugiere “en lo posible, desinfectar los materiales”, y evitar los elementos de limpieza que producen polvo (plumeros, etc); se debe priorizar la limpieza en húmedo. En las tareas de limpieza y desinfección se deben utilizar anteojos/antiparras, barbijos, botines de seguridad y guantes.

Y en el sector de oficinas se deberán suspender las reuniones presenciales “de todo tipo”.

Finalmente se recomienda al personal que al regresar al hogar desinfecte sus zapatos, si es posible el lavado de ropa de trabajo, o rociarla con alcohol diluido en agua y tomar un baño.

También se deben higienizar los vehículos que se utilicen en la obra.

Si se detectara un caso sospechoso de Covid-19 en algún trabajador por la sintomatología declarada de manera previa al ingreso a su trabajo, será aislado y acompañado moral y psicológicamente.

Se evitará tocar sus pertenencias y se llamará al 0800 555 6549 para reportarlo. Se deberán desinfectar los elementos con los que el trabajador haya estado en contacto, y se reportará a la ART sobre lo acontecido

Salud y  Movimiento

Dejá tu comentario