Dengue
Nacionales | Despidos | Salarios

Otra de Techint: 10 mil trabajadores en riesgo

La empresa avanza en los recortes salariales de los trabajadores de la firma Ternium-Siderar.

La firma Ternium-Siderar, del grupo Techint, avanzará con la licencia y recorte salarial a 10.000 trabajadores de la rama de producción de aceros planos y largos de las plantas de Haedo, Ensenada, Canning, Florencio Varela, San Nicolás y Campana.

Según pudo saber Diputados Bonaerenses, la empresa de cuestionado Paolo Rocca les pagará entre el 50% y el 75% de los salarios a los operarios, según la localidad, lo que representa en muchos casos más de la mitad de sus ingresos regulares.

Se trata un acuerdo al que llegó la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) con Ternium-Siderar para evitar despidos, el escenario más temido por los trabajadores y que consideran que será “inevitable”.

En todas las plantas bonaerenses la producción está paralizada por completo desde el arranque del aislamiento social, preventivo y obligatorio, con algunas salidas excepcionales para los llamados tamboreros –alimentos enlatados.

Por eso, el arreglo entre el sindicato y la empresa ya empezó a regir este mes amparado en el artículo 223 bis de la ley de Contrato de Trabajo que habilita la negociación de suspensiones.

Vale recordar, que el artículo 8 del DNU 297/2020 establece que durante el período de aislamiento “los trabajadores y trabajadoras tienen derecho al goce íntegro de sus ingresos habituales”.

De acuerdo a lo que reconstruyó este medio, en la planta de Ensenada trabajan cerca de 500 trabajadores que cobrarán el 75% de su sueldo, uno de los mejores arreglos que al que llegaron las seccionales.

“Después de esto se vienen despidos, es extender la agonía, porque estamos parados desde que se decretó la cuarentena, y ya hubo algunos despidos en empresas tercerizadas”, dijo a Diputados Bonaerenses un operario que pidió reservar su identidad.

Este modelo de suspensiones con recorte salarial acordado en Ternium-Siderar será el que busque cerrar secretario general del gremio, Antonio Caló, con el resto de las cámaras patronales y sin intervención del Gobierno Nacional.

La preocupación de la central sindical es el pago de los sueldos de abril en un contexto en el que el grueso de las empresas permanecen cerradas desde hace casi un mes sin facturación, a pesar de los instrumentos implementados por el Gobierno.

En este sentido, las señales de alarma se prendieron antes del decreto presidencial por la cesantía masiva que produjo, justamente, el grupo Techint en las obras de construcción de tres provincias, con 1.450 bajas de personal.

Eso motivó la respuesta del propio Alberto Fernández que tildó de “miserable” a Rocca. Incluso, en la Legislatura bonaerense se presentó un proyecto para excluir de la obra pública a las empresas que suspendan o despidan.

FUENTE: Diputados Bonaerenses
Salud y  Movimiento

Dejá tu comentario