Santa Fe | Rosario

Pérez: Quisieron asaltarla y se ofrece adoptarlos

Se llama Evangelina Soto, tiene diez hijos y está conmovida por la situación de los pequeños que ayer entraron a su casa con un arma de juguete. "Puedo llevarlos a la escuela, darles un plato de comida, que aprendan a jugar", dijo.

"Me ofrecí para adoptarlos, o para tenerlos hasta la edad en la que pueden defenderse solos en la vida. La verdad es que me agarró escalofríos encontrar a chicos tan pequeños adentro de mi casa, no lo podía creer, estaban ahí llevándose cositas, queriendo sacar la bicicleta. Tan chiquitos que empiecen a robar es terrible, la verdad es que me duele", dijo conmovida esta mañana en un programa radial.

Aunque Pérez es una localidad pequeña, Evangelina no conocía a los chicos "porque no van a la escuela". Pero ayer el encuentro la impactó a tal punto que a pesar de que no le sobra nada, se ofrece a dar lo que tiene. "No digo ser la mamá pero que estén contenidos", agregó luego de que le explicaron que el proceso de adopción es largo.

"Por lo menos para que vayan a la escuela, coman al mediodía, a la noche, que aprendan a jugar, lo que quiero es colaborar en lo que sea", dijo para recordar que cuando los encontró los pequeños estaban descalzos y con frío. Entonces los hizo pasar, los abrigó y les dio un mate cocido. Después se enteró que vivían en situación de precariedad a unas 25 cuadras de su casa.

"Puedo traerlos a mi casa dos o tres veces por semana, los vamos a buscar con una de mis nenas. Son chiquitos que no eligen esta vida, no pidieron vivir así, nosotros los grandes elegimos la vida para los chicos, por lo que pude saber sufren mucho el abandono de su mamá, es inhumano lo que pasa con ellos", lamentó.

Evangelina es chaqueña y llegó a Rosario cuando era muy chica. "Como mamá trato de mandarlos a la escuela, no cobro asignación, nada, trabajo todo el día haciendo roscas, pan, para que ellos puedan tener un futuro, y estos chicos no tienen nada"

La subsecretaria de Niñez, Andrea Travaini, explicó que comenzaron a trabajar cuando recibieron el parte policial. "Empezamos a conocer la historia de esta familia, en la guardia que tenemos en el feriado", agregó.

"Hoy pedimos entrevistar a la mamá y a los chicos para poder desentrañar esta historia familiar y poner a resguardo los chicos por un tiempo", adelantó.

Travaini explicó que los chiquitos "van a estar en un centro residencial o con alguien de su familia ampliada o de la comunidad, para estar seguros de que se puede construir algo o con su mamá o papá". Y agregó: "A la única que pudimos ver es a su mamá, ver si hay algún familiar, tío, abuelo que pueda acompañar la crianza de estos chicos".

También se tendrá en cuenta la propuesta de Evangelina, la señora que los encontró en su casa y los quiere ayudar. "Más allá de que ella se ofreció a adoptarlos hay que atravesar un proceso. Podría ser un referente afectivo que los acompañe un tiempo, que vayan a la escuela, hacer las tareas, en cuestiones de salud y hacer algún deporte".

FUENTE: La Capital

Temas

Dejá tu comentario