Actualidad | ADN | México

Polémica y explicación médica: nació un bebé concebido por tres padres

El miércoles pasado nació en Grecia un niño por medio de una nueva técnica de fertilización que mantiene la carga genética de la madre con el óvulo de una donante.

El miércoles pasado nació en Grecia un bebé concebido por tres padres que probó la eficiencia de una nueva técnica de fertilización. Como la mamá tenía una enfermedad mitocondrial, se usó el óvulo de una donante pero se trató ese óvulo para que el material genético sea el de la receptora.

Esto es posible porque se extrae el huso meiótico (núcleo) de un ovocito (óvulo inmaduro) no fecundado de la paciente, dónde se encuentra el ADN, y se implanta en un ovocito sano proveniente de una donante, al cual a su vez se ha retirado previamente su núcleo.

“Un óvulo es como un huevo frito, la yema es el núcleo del óvulo, que tiene la información genética y la clara es la nafta, la que le da fuerza a ese núcleo para poder reproducirse. En el caso del recién nacido (en Grecia) se usó la yema de la madre y la clara de una donante”, graficó, en contacto con A diario, el programa que conduce Alberto Lotuf por Radio 2, Ramiro Quintanilla, especialista en medicina reproductiva.

Así, el niño tendrá las mismas características de su mamá. “La clara –continuó con el ejemplo– trasmite carga genética pero no se va a ver, no se va a ver en todo el ADN, (el bebé) no va a parecerse a la señora que puso la clara”.

Quintanilla aclaró que no hay manipulación genética en este tipo de procedimientos que más se asemeja a un trasplante. Es como si se tratara de cortar y pegar.

“Trabajamos sólo con células no con genes. Cuando el dentista nos saca una muela no hay manipulación genética”, explicó con otro ejemplo el especialista que celebró este avance y respondió posibles resquemores ante el quiebre del paradigma de la familia tradicional: “Cuando una pareja ha probado todo o ha adoptado un hijo de entrada, hay más padres que dos y es una maravilla”.

Según informó EFE, por esta misma técnica nació un niño en México en 2016, aunque en este caso no se usó para solucionar problemas de fertilidad de la madre, sino para evitar la transmisión de enfermedades mitocondriales.

FUENTE: EFE

Dejá tu comentario