Distanciamiento 18 de junio 2020
Actualidad |

Puntos débiles

Son los cua­tro di­ri­gen­tes más po­de­ro­sos de la Ar­gen­ti­na. Tres es­tán ex­pues­tos co­ti­dia­na­men­te por sus fun­cio­nes eje­cu­ti­vas al des­gas­te que pro­vo­ca la ges­tión pú­bli­ca en el mar­co de una cri­sis sin pre­ce­den­tes. La cuar­ta es quien di­se­ñó la es­tra­te­gia para que el pe­ro­nis­mo vuel­va al po­der, tras ha­ber sido ella mis­ma de­rro­ta­da por el ma­cris­mo en 2015 y 2017. Pa­re­cen in­vul­ne­ra­bles. Pero tie­nen de­bi­li­da­des, que pue­den ser ex­plo­ta­das por sus ad­ver­sa­rios po­lí­ti­cos y por sus de­trac­to­res. In­mer­sos en una pro­fun­da cri­sis so­cial y eco­nó­mi­ca pro­duc­to de la pan­de­mia, Al­ber­to Fer­nán­dez, Ho­ra­cio Ro­drí­guez La­rre­ta, Axel Ki­ci­llof y Cris­ti­na de Kir­ch­ner tie­nen el ti­món de la Ar­gen­ti­na y, sin em­bar­go, son vul­ne­ra­bles a los ata­ques de ter­ce­ros... o de ellos mis­mos. ¿Cuá­les son los "ta­lo­nes de Aqui­les" de quie­nes to­man las de­ci­sio­nes más tras­cen­den­ta­les en el país? Pa­sen y lean.

Por Mauro Federico para puenteaereodigital

La mi­to­lo­gía grie­ga cuen­ta re­la­tos que fue­ron ori­gi­nal­men­te di­fun­di­dos en una tra­di­ción poé­ti­ca oral. Las fuen­tes li­te­ra­rias más an­ti­guas co­no­ci­das, los poe­mas épi­cos de la Ilía­da y la Odi­sea, se cen­tran en los su­ce­sos en torno a la gue­rra de Tro­ya. Una de las his­to­rias más di­fun­di­das es la del po­de­ro­so Aqui­les, cuyo mito lo acom­pa­ña des­de su mis­mí­si­mo na­ci­mien­to.

En el si­glo I des­pués de Cris­to, el poe­ta Es­ta­cio es­cri­bió una oda in­con­clu­sa lla­ma­da Aqui­lei­da, que con­tie­ne una ver­sión de aquel epi­so­dio, que no apa­re­ce en otras fuen­tes: cuan­do Aqui­les na­ció, su ma­dre Te­tis in­ten­tó ha­cer­lo in­mor­tal su­mer­gién­do­lo en el río Es­ti­gia. Sin em­bar­go, lo sos­tu­vo por el ta­lón de­re­cho para su­mer­gir­lo en la co­rrien­te, por lo que ese pre­ci­so pun­to de su cuer­po que­dó vul­ne­ra­ble, sien­do la úni­ca zona en la que Aqui­les po­día ser he­ri­do en ba­ta­lla.

Du­ran­te el ase­dio de Tro­ya, ba­ta­lla fi­nal de la gue­rra li­bra­da en­tre grie­gos y tro­ya­nos, el prín­ci­pe más jo­ven de aque­lla ciu­dad amu­ra­lla­da, Pa­ris, mató a Aqui­les cla­ván­do­le una fle­cha en­ve­ne­na­da en el ta­lón. De allí aquel di­cho po­pu­lar que re­mi­te a la de­bi­li­dad de esta par­te de la anato­mía del pie, en don­de has­ta los in­ven­ci­bles pue­den ser vul­ne­ra­dos. En la mis­mí­si­ma fuen­te de su po­der, está el se­cre­to de su pun­to frá­gil.

***

Cua­tro di­ri­gen­tes os­ten­tan hoy en Ar­gen­ti­na un po­der que tras­cien­de las fron­te­ras de lo con­ven­cio­nal. Tres de ellos, por la po­si­ción ins­ti­tu­cio­nal que ocu­pan, cuen­tan con la le­gi­ti­mi­dad de los vo­tos y la le­ga­li­dad de sus re­pre­sen­ta­cio­nes. Pero ade­más han lo­gra­do po­si­cio­nar­se como los re­fe­ren­tes –por mo­men­tos con­tro­ver­sia­les– en una de las cri­sis más iné­di­tas de la his­to­ria, que es la pro­vo­ca­da por la pan­de­mia.

Se tra­ta de los in­te­gran­tes del lla­ma­do “trío Cua­ren­te­na”: Al­ber­to Fer­nán­dez, Ho­ra­cio Ro­drí­guez La­rre­ta y Axel Ki­ci­llof. Los tres tie­nen for­ta­le­zas evi­den­tes que fue­ron fun­da­men­ta­les para co­lo­car­los al fren­te de los go­bier­nos na­cio­nal, por­te­ño y bo­nae­ren­se, con todo lo que ello im­pli­ca en ma­te­ria de res­pon­sa­bi­li­da­des ad­mi­nis­tra­ti­vas, ma­ne­jo de pre­su­pues­to y pla­ni­fi­ca­ción de un go­bierno.

La cuar­ta en cues­tión es, tal vez, la per­so­na­li­dad po­lí­ti­ca más im­por­tan­te de los úl­ti­mos vein­te años, cu­yas ca­pa­ci­da­des y ta­len­tos son re­co­no­ci­dos aún por sus de­trac­to­res. Se tra­ta de la ac­tual vice pre­si­den­ta Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kir­ch­ner, ar­qui­tec­ta de la es­tra­te­gia que le per­mi­tió al pe­ro­nis­mo, me­dian­te el ca­mino de la uni­dad, re­tor­nar al go­bierno tras cua­tro años de desa­ti­na­da ges­tión ma­cris­ta.

Cuan­do se ha­bla for­ta­le­zas, na­die se ofen­de. Pero ¿a quién le gus­ta que le mar­quen los pun­tos dé­bi­les? Re­pa­se­mos.

Cris­ti­na tie­ne la mis­ma “de­bi­li­dad” que os­ten­ta des­de hace va­rios años y que no le ha im­pe­di­do eri­gir­se nue­va­men­te en una de las per­so­nas más po­de­ro­sas de la Ar­gen­ti­na. Está pro­ce­sa­da en va­rias cau­sas ju­di­cia­les por pre­sun­tos de­li­tos co­me­ti­dos du­ran­te sus dos ges­tio­nes como pre­si­den­ta. ¿Cuál se­ría, en­ton­ces, su de­bi­li­dad en este caso? Sim­ple. To­das las ini­cia­ti­vas que tome el go­bierno que ella in­te­gra en la ac­tua­li­dad son se­ña­la­das por los opo­si­to­res como ten­dien­tes a ga­ran­ti­zar­le una su­pues­ta im­pu­ni­dad en cual­quie­ra de es­tos pro­ce­sos.

Bas­ta ob­ser­var los se­ña­la­mien­tos efec­tua­dos por va­rios miem­bros de la alian­za Jun­tos por el Cam­bio –am­plia­men­te di­fun­di­dos por cier­tos me­dios que pa­re­cen más opo­si­to­res que la opo­si­ción– so­bre la pro­pues­ta de re­for­ma ju­di­cial pre­sen­ta­da hace diez días por el pre­si­den­te de la Na­ción, para en­ten­der el sen­ti­do de esta de­bi­li­dad. “Quie­ren po­ner jue­ces ami­gos y des­pla­zar a los im­par­cia­les que la pue­dan con­de­nar”, di­cen sin de­ma­sia­dos ar­gu­men­tos aque­llos que abo­rre­cen a Cris­ti­na.

Cu­rio­sa­men­te una de las de­bi­li­da­des más no­to­rias de Al­ber­to Fer­nán­dez guar­da es­tre­cha re­la­ción con su vi­ce­pre­si­den­ta. ¿Por qué? Por­que mu­chas de las de­ci­sio­nes que toma como ti­tu­lar del Po­der Eje­cu­ti­vo se le atri­bu­yen a la in­fluen­cia que Cris­ti­na ejer­ce so­bre su man­da­to. Si bien es cier­to que cada vez que se le pre­gun­ta al res­pec­to, Al­ber­to mi­ni­mi­za la cues­tión, el he­cho en sí mis­mo su­po­ne una sub­es­ti­ma­ción a sus pro­pias ca­pa­ci­da­des como go­ber­nan­te. Y no deja de ser irri­tan­te.

Un re­vo­lo­teo de pá­ja­ro por las úl­ti­mas de­ci­sio­nes que tu­vie­ron ese es­tig­ma nos tras­la­da rá­pi­da­men­te a la ya men­cio­na­da re­for­ma ju­di­cial y el in­ten­to por in­cre­men­tar la can­ti­dad de jue­ces que in­te­gran el má­xi­mo tri­bu­nal; y, por su­pues­to, al fa­lli­do plan de in­ter­ven­ción es­ta­tal del hol­ding Vi­cen­tin, con ob­je­ti­vo ini­cial de ex­pro­pia­ción que, fi­nal­men­te, fue des­es­ti­ma­do por el pro­pio pre­si­den­te.

En ese mis­mo sen­ti­do, los de­trac­to­res del Fren­te de To­dos le atri­bu­yen a la fi­gu­ra pre­si­den­cial un su­pues­to dé­fi­cit de au­to­ri­dad en com­pa­ra­ción con los es­ti­los de con­duc­ción que ejer­cían los Kir­ch­ner cuan­do ma­ne­ja­ban el Eje­cu­ti­vo. “Los pe­ro­nis­tas de­be­rán acos­tum­brar­se a un li­de­raz­go no au­to­ri­ta­rio como es el de Al­ber­to Fer­nán­dez”, sen­ten­ció hace al­gu­nas se­ma­nas el ana­lis­ta po­lí­ti­co Raúl Ti­mer­man y le­van­tó pol­va­re­da con su de­cla­ra­ción. “Al­ber­to tie­ne ma­ne­ras di­fe­ren­tes para ejer­cer su li­de­raz­go y eso sue­le ser vis­to como una de­bi­li­dad, tan­to den­tro como fue­ra del es­pa­cio pe­ro­nis­ta”, com­ple­tó Ti­mer­man en diá­lo­go con #Puen­teAe­reo.

***

Hora­cio Ro­drí­guez La­rre­ta es el pri­mer opo­si­tor de este cuar­te­to de po­de­ro­sos con ta­lón de Aqui­les. La prin­ci­pal de­bi­li­dad del Jefe de Go­bierno por­te­ño es, ni más ni me­nos, que per­te­ne­ce a una coa­li­ción que cuen­ta con di­ri­gen­tes como Mau­ri­cio Ma­cri quien, en ple­na cri­sis por la pan­de­mia, hizo la gran “Ca­sil­do He­rre­ra” y se bo­rró olím­pi­ca­men­te con la bur­da ex­cu­sa de cum­plir con su­pues­tos com­pro­mi­sos por su fla­man­te con­di­ción de ti­tu­lar de la Fun­da­ción FIFA. Por eso par­tió rum­bo a una gira que in­clu­yó Pa­ris, Cos­ta Azul y Zu­rich (siem­pre acom­pa­ña­do de su fa­mi­lia, como para dar­le un to­que va­ca­cio­nal a su ac­ti­vi­dad) mien­tras la Ar­gen­ti­na de­ba­tía su des­tino.

El di­ri­gen­te del PRO que tie­ne la enor­me res­pon­sa­bi­li­dad de go­ber­nar el dis­tri­to Ca­pi­tal ba­ta­lla den­tro de su pro­pio es­pa­cio con di­ri­gen­tes que con­vo­can a la mar­cha del 17A para re­sis­tir­se a la mis­ma cua­ren­te­na que el Jefe de Go­bierno ava­la y sos­tie­ne con mu­cho es­fuer­zo. En­tre los con­vo­can­tes a esta ab­sur­da e irra­cio­nal pro­tes­ta se en­cuen­tra, nada más y nada me­nos, que Pa­tri­cia Bu­ll­rich, la pre­si­den­ta del par­ti­do que La­rre­ta con­tri­bu­yó a fun­dar. De he­cho, en la pre­via a la con­vo­ca­to­ria, el al­cal­de de­bió acla­rar en los me­dios de pren­sa que él “res­pe­ta la de­ci­sión de los que mo­vi­li­cen, pero no pien­sa par­ti­ci­par de la mar­cha”, bas­cu­lan­do con la maes­tría del sor­pren­den­te Phi­lip­pe Pe­tit.

Cabe con­sig­nar que no son po­cos los in­te­gran­tes de Jun­tos por el Cam­bio que ven como una de­bi­li­dad lo que, para mu­chos, es una for­ta­le­za: su enor­me ca­pa­ci­dad de to­le­ran­cia para sen­tar­se a dia­lo­gar con quie­nes tie­ne di­fe­ren­cias ideo­ló­gi­cas in­sal­va­bles, pero que son de­ja­das de lado a la hora de prio­ri­zar as­pec­tos de ges­tión im­pres­cin­di­bles para el bien co­mún. Sin ir más le­jos, La­rre­ta ha re­ci­bi­do cen­te­na­res de crí­ti­cas por for­mar par­te de ese “tri­den­te” que acuer­da y con­sen­sua los de­ta­lles de esta cua­ren­te­na sem­pi­ter­na, jun­to a Fer­nán­dez y Ki­ci­llof.

***

El go­ber­na­dor de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, en tan­to, car­ga en sus es­pal­das con la ima­gen de jo­ven ma­ra­vi­lla sur­gi­do de los claus­tros del Na­cio­nal Bue­nos Ai­res, que tie­ne el pla­fond aca­dé­mi­co su­fi­cien­te como para en­fren­tar cual­quier desa­fío, pero ca­re­ce de la “ca­lle” re­que­ri­da a la hora de pi­lo­tear un te­rri­to­rio com­ple­jo y atra­ve­sa­do por el pre­do­mi­nio de los ca­ci­ques de su pro­pio par­ti­do. Su paso por la mi­li­tan­cia uni­ver­si­ta­ria le otor­ga a su im­pron­ta po­lí­ti­ca ele­men­tos dis­cur­si­vos que dis­tin­guen a ese es­ti­lo di­ri­gen­cial, cu­yos ex­po­nen­tes pa­re­cen ha­llar­se có­mo­dos en ám­bi­tos que ase­me­jen a las asam­bleas es­tu­dian­ti­les.

Tam­po­co apa­re­ce de­trás de su fi­gu­ra eje­cu­ti­va un equi­po de ges­tión lo su­fi­cien­te­men­te acei­ta­do como para en­fren­tar el pe­sa­do le­ga­do de su an­te­ce­so­ra, que en­tre­gó lla­ve en mano una pro­vin­cia en lla­mas. A pe­sar de lo cual, Ki­ci­llof se las vie­ne in­ge­nian­do para sor­tear las di­fi­cul­ta­des de lo he­re­da­do, más el tre­men­do es­ce­na­rio que pro­po­ne la pan­de­mia, par­ti­cu­lar­men­te en­sa­ña­da con el dis­tri­to bo­nae­ren­se. Cier­tos con­tra­pun­tos en­tre los miem­bros de su pro­pio ga­bi­ne­te y de al­gu­nos de es­tos con in­te­gran­tes del staff mi­nis­te­rial na­cio­nal, evi­den­cia­ron des­aco­ples que po­drían en­cua­drar­se den­tro del lis­ta­do de de­bi­li­da­des del eco­no­mis­ta.

Nin­guno de ellos de­be­ría sen­tir­se per­tur­ba­do por este aná­li­sis que solo tie­ne por ob­je­to pro­po­ner una mi­ra­da so­bre las de­bi­li­da­des de quie­nes tie­nen la enor­me res­pon­sa­bi­li­dad de go­ber­nar­nos, en uno de los mo­men­tos his­tó­ri­cos más com­ple­jos que nos haya to­ca­do vi­vir como so­cie­dad. Los cua­tro alu­di­dos no solo for­man par­te de nues­tra cla­se po­lí­ti­ca sino que, ade­más, en­fren­tan co­ti­dia­na­men­te el desa­fío de to­mar de­ci­sio­nes que pue­den cam­biar la vida de mi­llo­nes de per­so­nas. Des­de ese lu­gar, y no des­de la chi­ca­na in­con­sis­ten­te que ma­gro fa­vor le hace a la tan ne­ce­sa­ria uni­dad de ac­ción para sor­tear las tur­bu­len­cias de la hora, debe to­mar­se este hu­mil­de re­pa­so por los “pun­tos fla­cos” de los prin­ci­pa­les di­ri­gen­tes de la Ar­gen­ti­na.

FUENTE: Por Mauro Federico para puenteaereodigital
Salud y  Movimiento

Dejá tu comentario