Sabta Fe conectada
Actualidad | Coronavirus | vacunas

¿Que es la pronación, la técnica que usan los médicos, para aliviar a los enfermos con COVID-19?

La técnica de acostar a los pacientes, con COVID-19, boca abajo aumenta la cantidad de oxígeno que entra a los pulmones

Ante la falta de una vacuna, muchos médicos utilizan lo que se llama "decúbito prono", una posición que ayuda a las personas a aumentar la cantidad de oxígeno que entra a sus pulmones

La pandemia por el coronavirus continúa su dispersión por el mundo. Cada vez son más los afectados por esta enfermedad que terminan siendo atendidos en los centros de atención médica de todo el mundo.

Hasta la fecha, no se conoce ninguna posible cura. Sin embargo, existen variadas iniciativas para vacunas que se están poniendo en práctica en todo el mundo. Para finales de este año tal vez se puedan ver los frutos de estos esfuerzos. Pero, mientras tanto, los profesionales de la salud se han visto en la necesidad de buscar alternativas con las que atender a los afectados por el Covid-19.

Entre estas técnicas una que ha brillado tanto por su efectividad como por su universalidad ha sido la pronación. Con ella, cada vez más doctores en el mundo están encontrando una forma de aliviar las dificultades respiratorias de sus pacientes, aunque sea un poco.

¿Por qué la pronación es tan eficiente?

En resumidas cuentas, la pronación es el proceso en el que se coloca al paciente en la posición denominada decúbito prono, a lo que regularmente se le dice "boca abajo”. Con esta simple acción muchos centros de atención médica han tenido éxito en ayudar a sus pacientes a lidiar de una forma más efectiva con sus síntomas.

Aunque en un principio sea extraño pensar que sólo un cambio de posición como este puede hacer la diferencia, la verdad es que este trae muchas mejorías que lo convierten en la postura perfecta para quienes tienen dificultades respiratorias.

Aumenta el flujo del aire a los pulmones.

El primer punto que es simplemente necesario aclarar es que la posición decúbito prono es un facilitador de la respiración. La dificultad para respirar ocasionada por el Covid-19 en ocasiones es tan fuerte que ni siquiera los respiradores artificiales pueden hacer llegar a los pulmones todo el aire necesario.

En estos casos, la mejor forma de contrarrestar este problema es colocar al paciente boca abajo. De este modo, la cantidad de aire que entrará en los pulmones será mayor y estos podrán expandirse con más facilidad, lo que les permitirá recolectar las cantidades de oxígeno que verdaderamente necesitan.

Pero, ¿por qué? Es simplemente una cuestión de peso. La región más pesada de los pulmones se encuentra en la espalda. Al estar boca arriba se dificulta que esta se expanda adecuadamente al tener problemas respiratorios. Invertir esta posición hace más fácil el manejo de este peso para el pulmón y, por consiguiente, funciona de forma más eficiente.

Promueve la circulación de la sangre.

Por otra parte, un beneficio que también han podido observar es que la postura decúbito prono favorece la circulación sanguínea. Esto se vuelve beneficioso para el paciente ya que, si hay un buen flujo sanguíneo, hay menos posibilidades de que órganos vitales como el corazón fallen.

Asimismo, por el proceso anterior la sangre también puede contar con los niveles de oxígeno usuales. Por lo que también se evita la posibilidad de complicaciones por falta de oxigenación.

Distribuye mejor la fuerza de la respiración artificial.

Finalmente, esta postura también se vuelve particularmente eficiente a la hora de evitar a los pacientes un daño severo a causa de los propios respiradores. Forzar a los pulmones a expandirse de forma artificial puede ocasionarles daños a largo plazo.

Al estar el paciente boca abajo, la resistencia de estos a la expansión es menor, por lo que también lo es el impacto del respirador en el tejido. Todo esto debido a que esta postura permite que el pulmón reciba de manera más uniforme la fuerza ejercida por la máquina.

Colocar a los pacientes boca abajo no es tan fácil como suena.

Aunque parezca que colocar a los pacientes en la posición decúbito supino es un proceso sencillo, la verdad es que requiere de personal entrenado. La OMS incluso ha promovido el uso de esta técnica en pacientes con Sars, pero sólo cuando se tenga un número suficiente de profesionales con experiencia en el proceso.

Para poder llevarlo a cabo eficientemente, se dice que se requieren entre 4 y 5 personas. Esto ya que si el paciente tiene lesiones en el pecho, está conectado a un respirador o tienes catéteres en el cuerpo, es necesario tener mucha delicadeza al cambiarlo de posición para no causar daños extra en su organismo.

Conseguir la aceptación de este método tampoco fue fácil.

En 1970, la eminencia de la anestesiología y reanimación, Luciano Gattinoni, realizó por primera vez este proceso. Durante las siguientes décadas, lo continuaría utilizando y defendiendo su utilidad hasta 1986 cuando finalmente comenzó a ganar notoriedad esta técnica.

Después de años de esfuerzo, para el año 2000 nuevas investigaciones que surgieron para apoyar las emitidas por Gattinoni. Ahora, este es un proceso reconocido incluso por la OMS.

Ahora salva vidas.

Se ha comprobado que el usar la posición decúbito prono no sólo ayuda a los pacientes a lidiar las dificultades respiratorias, sino que aumenta sus posibilidades de supervivencia.

En la situación actual, con más de un millón de personas afectadas en el mundo, sin una vacuna cercana y con poco conocimiento de la enfermedad, son algunas seguridades como estas las que pueden hacer la diferencia.

Salud y  Movimiento

Dejá tu comentario