Dengue
Actualidad | crisis | Cuarentena | Infidelidad | Redes Sociales | sexo

¿Qué son las aventuras emocionales?

Las aventuras emocionales, que posteriormente pueden conllevar a una situación sexual, son más comunes entre las personas con mayor vulnerabilidad afectiva. Esto no es ajeno en los días de aislamiento social.

¿Me pueden ser infiel pese a la cuarentena? Pasan los días y muchas parejas no saben lidiar con el aislamiento social obligatorio que se viene cumpliendo para evitar la propagación del COVID-19 en el país. Al no poder verse ya que todos deben permanecer en casa por el estado de emergencia, la gran mayoría tiene un alivio o al menos eso cree: no es posible que sean engañados.

En tiempos en los que uno debe quedarse en casa, las redes sociales y nuevas herramientas digitales se convierten en una herramienta indispensable para la comunicación.

Las mismas juegan hoy un papel importante en el inicio de las aventuras emocionales, vínculos que posteriormente puede terminar en una infidelidad física o un enamoramiento.

En conversación con Perú21, Christian Martínez Monge, psicólogo y sexólogo experto en terapias de pareja, señala que estas situaciones ocurren más seguido de lo que parece.

“Esto pasa cuando una persona está dispuesta a vincularse emocionalmente o afectivamente con alguien más, teniendo en cuenta que esto puede conllevar algo de nivel sexual. El problema es que, por lo general, nuestras emociones nos traicionan. Es complicado tenerlas controladas. Pasamos al tema sexual de una manera casi inmediata. Hay que tener en cuenta que no es lo mismo una aventura emocional en tiempos de cuarentena a una aventura emocional en cualquier otro momento de normalidad”, asevera.

Para especialistas, las aventuras emocionales son consideradas como infidelidad dependiendo de los acuerdos en conjunto de la pareja.

“Es muy subjetivo. Primero, hay que definir qué es infidelidad en la relación. Esto ocurre cuando se transgrede un acuerdo. La idea es que se trate de algo hablado. Sin embargo, acá estamos acostumbrados a suponer. Suponen que hay exclusividad sexual o exclusividad afectiva, sin haberlo conversado previamente. Muchos no consideran como infidelidad los coqueteos a través de chats. Otros creen que solo es válido cuando hay un vínculo sexual o erótico”, sostiene.

Según Martínez, las aventuras emocionales son más frecuentes entre las personas con mayor vulnerabilidad afectiva.

Bajo estas circunstancias, muchas personas se sienten ansiosas, angustiadas, carentes de afecto o cansadas de la convivencia en pareja. Por lo general, tienen la necesidad de conectarse con otros o sentirse deseados por alguien más. Uno sabe reconocer estas situaciones. Que no quieran reconocerlas, es diferente. Eso de que ‘no me di cuenta y me deje llevar’ es totalmente falso. Pasa más de lo que uno se puede imaginar. No será extraño que ocurran muchas situaciones de infidelidades por parte de personas que son más vulnerables emocionalmente o están más agotadas afectivamente en esta crisis. Hablamos de los que prestan ayuda: médicos o las fuerzas del orden. Su agotamiento emocional es muy grande. Necesitan mucho afecto y de repente no lo encuentran en casa”, precisa Martínez.

De acuerdo al también educador en sexualidad humana, muchas parejas encontrarán un punto de quiebre durante el tiempo que dure el aislamiento social obligatorio.

“Cada caso es muy diferente. Hay que tener en cuenta que la cuarentena es una época en la que uno va a cosechar todo lo que uno ha sembrado en su relación de pareja. Si tu relación no iba bien y nunca tuvieron un momento para conversar, el aislamiento hará explotar la situación. Siendo lo más lamentable las situaciones de violencia. Por el contrario, si la relación ha sido buena, la comunicación acostumbrada ayudará a sopreponerse al agotamiento emocional”, manifiesta.

“Hay muchos que son infieles, siempre lo han sido. Ellos comienzan a tener contacto con sus amantes. En las primeras semanas del confinamiento, muchos querían salir para a ver a sus otras parejas. Otros tuvieron que sincerarse y revelar que tenían otra familia”, agrega.

Asimismo, Martínez indica que es normal el aumento de uso de apps para citas durante la cuarentena.

“¿Dónde buscamos el sostén emocional? Esto ocurre mucho con colegas, en el caso de los profesionales del primer frente de batalla frente a la pandemia. De lado virtual, no es raro que se registre un aumento en el uso de las apps de búsqueda de pareja. Hay una necesidad de buscar a otra persona, no necesariamente con la finalidad de llegar a algo sexual. Se busca lograr conectar con otra persona que tiene la misma predisposición de tener un vínculo ‘como si fuesen pareja’”, expresa.

Por su parte, Víctor Vásquez Maza, psicólogo de Cepesex, en diálogo con Perú21, señala que existe una serie de cuestionamientos que uno puede plantearse para identificar las aventuras emocionales y evitar que estas perjudiquen nuestra relación de pareja.

Para identificar estas situaciones y evitar problemas posteriores, uno puede plantearse las reglas que tiene su relación. El tema debe estar puesto sobre la mesa. Es importante definir el concepto de infidelidad. Muchas veces, por no decir la mayoría, no conversan sobre esto. Otro factor es la empatía. Uno se puede preguntar si las interacciones digitales que está teniendo a diario con otras personas le incomodarían si las hiciera su pareja. Eso será de mucha utilidad", resalta.

“A veces no existe una confianza en pareja y por eso se generan estas aventuras. La monotonía hace que las conversaciones virtuales se conviertan en muy rutinarias o protocolares. Falta una cuota de novedad. Se podría probar con prácticas sexuales nuevas en cuarentena, como el sexo virtual. No obstante, muchos no lo hacen porque ni si quieran han conversado sobre esa posibilidad”, concluye.

FUENTE: peru21
Salud y  Movimiento

Dejá tu comentario