Actualidad |

Qué tener en cuenta para disminuir los riesgos de las cirugías estéticas. 12 de septiembre de 2015 (entre mujeres - DERF)


Las recomendaciones de los especialistas para evitar complicaciones y minimizar la posibilidad de malas praxis.

Cda tanto algún caso de mala praxis en estética gana atención y vuelve a insistir en que las cirugías estéticas sí pueden tener complicaciones. Para minimizar el riesgo, los médicos algunas sugerencias.

- Elegir un médico de la Sociedad Argentina de Cirugía Plástica. “Esto asegura que el profesional cuente con por lo menos tres años de entrenamiento en cirugía plástica, que esté capacitado en realizar cirugías estéticas y reparadoras, que cumpla con un código de ética y opere en instalaciones autorizadas”, detalla el doctor Javier Vera Cucchiaro, cirujano plástico y presidente de esa agrupación.

-  Saber que siempre se necesita prequirúrgico. Una cirugía con anestesia -general o local-, sedación o peridural requiere de exámenes previos y debe ser realizada en un quirófano. Este debe incluir exámenes preoperatorios y una historia médica con antecedentes de cirugías anteriores y de anestesias y alergias a medicaciones.

- Preguntar sobre los riegos y posibles complicaciones de cada cirugía.  “La decisión de operarse es del paciente y por ende, debe ser consultado del tipo de resultados, complicaciones y riesgos de cada cirugía”, resume Vera Cucchiaro.

- Asegurarse que los materiales que vayan a utilizarse estén aprobados. “Las sustancias de relleno o implantes deben tener stickers identificatorios con la autorización del ANMAT (Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica)”, explican los doctores Damián Wengrowicz y Maximiliano Gil Miranda, especialistas en cirugía plástica, estética y reparadora del centro MW Estética. Con respecto al polimetacrilato -una sustancia polémica y que generó complicaciones en casos muy conocidos- “solo puede aplicarse en pequeñas cantidades”, explica el cirujano plástico Ricardo Hoogstra, jefe de cirugía lástica del Hospital José M. Penna.

- Saber qué procedimientos se van a combinar. “Se pueden realizar procedimientos simultáneos, siempre que no impliquen tratar grandes superficies corporales al mismo tiempo ni prolonguen el tiempo quirúrgico más allá de las tres o horas”, recomiendan Wengrowicz y Gil Miranda. La forma de recuperación también debe ser compatible. Por ejemplo, es muy  frecuente la combinación de un implante mamario y una lipoaspiración.

- Hacer un intervalo entre una cirugía y otra. "Si bien no hay establecido un tiempo de espera entre cirugías, “ante la duda siempre es recomendable esperar a que el paciente esté totalmente recuperado y repetir los estudios preoperatorios”, explican  Wengrowicz y Gil Miranda.

Dejá tu comentario