Actualidad | Colombia | Argentina | Coronavirus | Cuarentena | Rosario

Rosarinos que viajaban a Alaska se quedaron varados en Colombia

Una familia que quería unir Rosario con Alaska en camioneta quedó atrapada en Jericó, de donde no les permiten irse ni estar en el vehículo. Piden ayuda al Estado para volver a Argentina.

En una camioneta modelo 1981 Nadal, su esposa Paula y la hija de ambos, Libertad, arrancaron en diciembre de 2018 un viaje sin fecha para llegar desde Rosario hasta Alaska por las rutas latinoamericanas. En todo este tiempo atravesaron seis países y más de 60 ciudades con el proyecto que bautizaron El Libertador Espacial, basado en la obtención de experiencias, la culturización y una forma de crianza alternativa.

Pero el sueño se empañó con la aparición del coronavirus. Los tres rosarinos, que se mantienen vendiendo alfajores, stickers y haciendo trabajos freelance, ingresaron el 20 de diciembre a Colombia, donde los agarró la pandemia y el último viernes, la cuarentena obligatoria que ese gobierno dictaminó hasta el 15 de abril. Los echaron de distintos pueblos hasta que llegaron a Jericó, en el departamento de Antioquia. Ahora no los dejan estar en la camioneta ni salir del pueblo, y tienen problemas de dinero para costear un hotel.

"Estamos pasando un mal momento", comenta Paula Dalmasso (28). El último jueves salieron de la ciudad de Pereira, de donde fueron expulsados, aunque el peligro de la aglomeración urbana no les resultaba atractivo. Luego llegaron a San Clemente, un pueblo más pequeño que fue el primer lugar donde les dijeron que podían pasar solo una noche y se tenían que ir. “Nos indicaron que busquemos un municipio más grande donde se puedan ocupar de nosotros”, dice. Así llegaron a Jericó.

Allí, la policía no los quería dejar estar en la camioneta y los echaban a la ruta, de noche y con una nena de 3 años. Tuvieron que discutir largo rato para poder quedarse. “Tampoco podemos alquilar un hotel, porque todos nos responden que están en cuarentena o no aceptan tarjetas de crédito”, señala Paula, que asegura que tienen poco efectivo.

Intentaron conseguir que les presten una casa pero, aunque consiguieron dos (una finca a 100 kilómetros, y otra casa en un pueblo vecino a solo 11 kilómetros donde una familia amiga los recibiría), las fuerzas de seguridad no los dejan salir de Jericó. Finalmente, mientras ayer dialogaban con La Capital, consiguieron transitoriamente un hostel para salir del predio al rayo del sol y sin agua en el que se encontraban.

Ahora su objetivo es volver a Argentina. Pero aunque intentaron establecer contacto, no tienen respuesta de Migraciones ni de Cancillería. "Estamos intentando mover todos los hilos, pero no hay respuesta del Estado para nadie. Hay un montón de viajeros en la misma situación, pero la embajada argentina no nos responde las líneas de emergencia ni los e-mails", se quejó. En tanto, dijo que las autoridades de Jericó "se mostraron muy amigables pero no nos ayudan en nada, no nos dan información, nos dicen que sí y después que no".

"Buscamos la naturaleza para quedarnos tranquilos unos días hasta que se calme todo, pero vemos que esto va de mal en peor y no estamos teniendo respuestas de las autoridades de ningún tipo. Queremos volver, porque nos dicen que en dos días cierran los vuelos internacionales y no vamos a poder retornar a nuestro país", manifestó Paula con temor.

Los días corren y el tiempo se agota. Y una familia de rosarinos necesita la ayuda del Estado para poder volver a su ciudad. La difusión de su caso quizás ayude para que intervengan las autoridades competentes.

FUENTE: La Capital

Dejá tu comentario