Actualidad |

Rosario: Sería de un pibe toba el cuerpo hallado en el río

Una pareja se presentó el viernes pasado en el Instituto Médico Legal para reconocer si el cuerpo del joven ahogado que la Prefectura encontró el domingo 14 de enero era el de su hijo de 15 años, Mariano Eliseo Sarabia. Sin embargo, el matrimonio no pudo identificar fehacientemente si se trata del chico, a quien no ven desde el 19 de enero, aunque reconoció que el mechón rubio que presentaba el cadáver era similar al que se había hecho su hijo. El Instituto Médico Legal practicó una comparación odontológica que demostró similitud con la del chico buscado por esta familia. Travesía y Almafuerte El muchacho vivía con sus padres y cinco hermanos en el barrio Toba de Travesía 2050 y Almafuerte en la primera casa del pasillo lindero con la Cooperativa de Trabajo Constructora. Su padrastro, Roberto Barreto, fue el primero en ir a ver el cuerpo y en ese momento aseguró que no era el de su hijastro. Pero ante la duda del cabello, regresó acompañado de la mamá de Mariano, Roxana Gómez, y la cuñada de ésta, quienes tampoco pudieron reconocerlo. "Nos dijeron que el cuerpo estuvo mucho tiempo en el agua, pero tiene el mechoncito rubio como el que le pintó mi hermana el 31 de diciembre", afirmó Barreto a La Capital. En tanto, la mamá remarcó que cuando salió de la casa no vestía la ropa con que fue hallado por los efectivos de Prefectura. "Se fue de acá con un short gris liso y una remera azul con franjas celestes a los costados, zapatillas y una gorrita negra con letras rojas", recordó. Registro dental El mismo viernes y a pedido de la morgue los padres llevaron el registro dental que fueron a buscar al dispensario del barrio donde Mariano se había atendido hacía poco tiempo A todo esto, se presentaron ayer ante el Juzgado de Instrucción de la 10ª Nominación a pedido del juez, Alfredo Ivaldi Artacho. "No veíamos la hora de que llegara el lunes para saber si era él, pero ahora nos dicen que hay que hacer una prueba de ADN porque no estaban muy seguros de la coincidencia dentaria", contó Barreto y destacó: "En Tribunales nos informaron que mañana (por hoy) o el miércoles íbamos a recibir una citación para hacer los estudios". La búsqueda El viernes 19 de enero Mariano partió de su casa pasadas las 11 de la mañana Le dijo a su mamá que iba a buscar estampitas a la plaza Sarmiento y le pidió monedas para tomar el colectivo ida y vuelta Nos dijo voy y vengo y a la tarde la llevo a María su hermana de 9 años contó Barreto y remarcó que regularmente los hermanos iban al centro en bicicleta para vender juntos Pero Mariano no volvió. "En ese momento no pensé nada malo, sino que aparecería más tarde", confesó la mamá. Al otro día, y al ver que el joven no regresaba, decidieron hacer la denuncia en la comisaría del barrio, pero no se la tomaron porque "habían pasado pocas horas y nos dijeron que primero lo busquemos", recordó Barreto. Con ese consejo, ambos comenzaron a recorrer los distintos lugares donde Mariano solía repartir estampitas. Decepcionados con la infructuosa búsqueda, regresaron a las nueve de la noche a la delegación policial, donde finalmente le tomaron la denuncia. En los días sucesivos se sumaron otros familiares para recorrer la zona que frecuentaba el chico. "El jueves pasado estábamos en la peatonal y otro pibe que vende estampitas nos dijo que habían sacado un cuerpo del río en la zona del parque España, y que según le había comentado otro chico gordito, sería Mariano", contó el padrastro. Fue así que el matrimonio se presentó al día siguiente en la Prefectura: "Primero nos dijeron que no podía ser nuestro hijo, porque el hombre encontrado tenía entre 32 y 35 años. Pero cuando comentamos que buscábamos a un chico con un mechón teñido de rubio, nos llevaron a la morgue para identificarlo", recordó Barreto. Ahora esperan por los exámenes de ADN.

Dejá tu comentario