Internacionales | Rumanía | Pandemia | Coronavirus

Pandemia en Rumanía: la alerta sanitaria sube de nivel

La cuarta ola está siendo la peor para el país de referencia para los antivacunas, tras la baja vacunación en Rumanía: más muertos, contagios e ingresos en UCI

Debido, fundamentalmente, a su bajo porcentaje de vacunación, la alerta sanitaria sube de nivel en Rumanía, por la cuarta ola que está haciendo estragos en la población. Siendo el segundo país de la Unión Europea con menos personas inmunizadas contra el coronavirus, apenas un 29%. Y a la cabeza del ranking se encuentra Bulgaria, donde las personas que han recibido la pauta completa no llegan al 20%.

La situación es casi insostenible. Los muertos y los contagios por coronavirus continúan en aumento, los hospitales están colapsados y la variante india (renombrada como Delta por la OMS) se expande a sus anchas.

Ejemplo de ello es que a Rumanía no le ha quedado más remedio que tomar medidas excepcionales, como trasladar enfermos en estado grave a Hungría e implantar restricciones que no habían sido necesarias hasta ahora.

Según informaron las autoridades sanitarias del país, el 12 de octubre, registró un nuevo récord de fallecidos y casos: 16.700 infecciones y 442 muertes en 24 horas. El número de enfermos de coronavirus ingresados también es el más alto desde que empezara la pandemia, con más de 17.000, 1.667 pacientes en unidades de cuidados intensivos.

Según datos del Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades (ECDC) a fecha 14 de octubre, Rumanía se encuentra entre las peores tasas de incidencia acumulada a 14 días, con 858,96 casos por cada 100.000 habitantes, sólo por detrás de Lituania (972,23) y en línea con Estonia (859.23) y Letonia (864,40). También se llevan la palma en cuanto a la tasa de defunciones, con 164,47 muertes por cada 100.000 habitantes notificadas en las dos últimas semanas. Cifra sólo equiparable a la registrada por Bulgaria, con 167,88 fallecidos en el mismo periodo.

La resistencia a vacunarse en los países de Europa del Este es más que evidente. Las cifras hablan por sí solas. La situación de cada uno de ellos es diferente, por las singularidades inherentes a cada nación. Pero "en general, en los países que salieron de la influencia soviética, son bastante escépticos respecto al Gobierno central" y esto les hace "desconfiar" de las campañas de vacunación que promueven sus estados. "Hay un poquito de paranoia" pero "esperemos que espabilen", exclama la inmunóloga e investigadora del CSIC Matilde Cañelles, en declaraciones con LD.

"En el oeste, la pandemia nos pegó más fuerte al principio y ahora estamos más robustos, más vacunados y más preparados". En su opinión, los países del este, donde las primeras olas fueron más suaves, "se confiaron". Sin duda, en Rumanía, se ha dado el mejor caldo de cultivo para que proliferaran las tesis antivacunas.

Además, Rumanía había registrado menos muertes y contagios que otros estados, a pesar de ser uno de los países menos vacunados. Por eso, se convirtió en un referente para los que rechazan los fármacos contra el coronavirus. Pero era sólo cuestión de tiempo que la pandemia estallara.

La variante india

"Lo que estamos viendo en Rumanía asusta un poco, pero era lo previsible. Si la variante Delta nos hubiera pillado en España con bajos niveles de vacunación, es justo lo que hubiera pasado", señala Cañelles. "La variante Delta se transmite con muchísima más facilidad que las anteriores" y " hubiera sido horrible".

La situación en este país es el resultado de una " combinación de factores". Para empezar, " las primeras olas fueron suaves" y ahora " tienen bajos niveles de vacunación". Por otro lado, nos encontramos que la sociedad rumana " está muy escéptica con el tema de la vacuna" y además " no tienen un buen sistema de salud, para organizar la campaña de inmunización".

¿Por qué fueron suaves las primeras olas?

Los primeros meses de pandemia, más duros en la parte oeste de Europa, Rumanía los vivió desde la barrera. Posiblemente por tratarse de un país en el que "hay menos movilidad", explica la investigadora. "Ese factor ha sido importante, la gente no se mueve tanto, no viaja tanto y, podríamos decir que, por casualidad, se quedaron un poco aislados del tema". El problema es " se han envalentonado", señala Matilde Cañelles. "Eso ha hecho que no se hayan animado a vacunarse porque han pensado que no es para tanto".

La llegada de la variante Delta, detectada por primera vez en India, ha cambiado el escenario. Ahora, la situación ha cambiado de forma drástica. Posiblemente, esto les ayudará a "concienciarse" de la importancia de vacunarse. "Pero ya van tarde", sentencia. La inmunidad no llega hasta " tiempo después de la segunda dosis".

Medidas excepcionales

En su opinión, "van a tener que ir tomando medidas, pero muy rápido". Como explica Cañelles, ya llevamos muchos meses de pandemia. Por tanto, "sabemos exactamente cómo se transmite el virus" y qué funciona verdaderamente para frenar al coronavirus. "Yo no descarto que tengan que llegar al confinamiento", asevera.

Las autoridades del país tendrán que contener la situación con las medidas que tienen a su alcance. Pero hay que poner coto a la transmisión del virus. Aunque la mayor virulencia de la variante india no está "totalmente demostrada". Sí sabemos que " se transmite mejor" y también que " se reproduce mucho" dentro del organismo. En consecuencia, las personas infectadas " llegan a tener más virus en su cuerpo y de eso sale una enfermedad más grave".

Vegetarianos

Dejá tu comentario