de pie
Nacionales |

Salta: Alerta por las infecciones respitarorias

El Hospital de Niños habilitó otras dos salas para internar. Descartan por ahora que sea epidemia. El hospital "Niño Jesús de Praga" registra un considerable aumento de las infecciones respiratorias agudas, en especial en chicos de corta edad. El pasado fin de semana esa guardia de emergencias asistió 1.027 pacientes, de los que más del 80% fueron patologías de este tipo. El porcentaje se mantuvo el lunes último, con los 253 chicos que en total consultaron de urgencia. "Por el incremento, abrimos dos salas que teníamos previstas para aumentar nuestra capacidad de internación; una en Neumonología y otra en la guardia, sólo para tratamientos", informó ayer el gerente sanitario, Martín Méndez. Cuadros bronquiales De los 1.027 niños que consultaron a la guardia el fin de semana, se internó a 72 y el lunes último se hospitalizaron 29. El informe dice que lo prevalente son los cuadros bronquiales como bronquiolitis, bronquitis obstructivas, crisis asmática, neumonía y -entre otras- las llamadas "sepsis (infecciones) a punto de partida de focos pulmonares". Estas últimas son cuadros muy graves, requieren inmediata internación y tratamiento en terapia intensiva, con asistencia de respirador mecánico. A la pregunta de si por la gran incidencia de casos podría hablarse de epidemia, el doctor Méndez lo descartó. "Los números son altos, pero dentro de lo esperado; es distinto al año pasado, que fue epidémico. Igual, estamos bien preparados para cualquier eventualidad". Vale recordar que el récord histórico lo registró la guardia el 16 y 17 de junio de 2007, cuando atendió 1.600 chicos, de los que 1.300 fueron por infecciones respiratorias agudas. En la emergencia, por un lado se improvisaron consultorios en los pasillos y por otro, hubo una crisis seria con las internaciones. El hospital al completar su capacidad empezó a derivar al sector privado, donde en determinado momento la dotación de camas pediátricas también resultó insuficiente. Plan de contingencia Con la experiencia de 2007, para este año hay un "Plan de contingencia invierno 2008", que dispone el aumento progresivo de la capacidad para atender las necesidades. Por un lado, en distintas salas se agregaron las llamadas "camas supernumerarias", especialmente en las Unidades de Lactantes. Por otro lado, desde el pasado fin de semana hay dos salas más: una en Neumonología, en un área que habitualmente es un consultorio, con 8 camas. La otra, en la guardia, es "de internación abreviada", también con 8 camas. Un espacio exclusivo para tratamientos rápidos, donde una vez que al chico lo compensan se resuelve si se va a casa o queda hospitalizado. Si las necesidades lo requieren, el Plan prevé una tercera sala, a habilitar como Clínica Pediátrica. Para ello se usará la de Neurocirugía, cuyos pacientes se redistribuirán entre las otras de internación quirúrgica. La emergencia En forma paralela, el hospital recordó que las bajas temperaturas, cambios bruscos de clima, aglomeraciones, permanencia en lugares sin ventilar e incorrecta higiene de las manos, son las principales causas de infecciones respiratorias. Los síntomas para llevar al niño al centro de salud más cercano son tos, fiebre, moco, irritabilidad. La consulta debe ser urgente si respira rápido, le "silba" el pecho, se le hunde la parte baja de las costillas al respirar, hay irritabilidad, rechaza el alimento o disminuye y dificultad para el sueño o descanso. Menos accidentes por quemaduras El Hospital de Niños observó también que pese a los rigores climáticos del momento, está bajando la incidencia que accidentes por quemaduras. Un fenómeno "que nos llama positivamente la atención. Dios quiera que sigamos así, y que sea porque hay mayor cuidado de los adultos", consideraron desde el establecimiento. De los 1.027 pacientes atendidos el último fin de semana, sólo tres fueron quemados, todos leves, que se fueron a casa tras recibir los primeros auxilios. Los tres chicos fueron menores de 2 años de edad. Los profesionales del Hospital "Niño Jesús de Praga" resaltaron ayer que, en especial, estos accidentes les preocupan mucho porque mayoritariamente sus víctimas son criaturas de corta edad, son los que causan mayor dolor "al cuerpo y al alma" (las curaciones se hacen en quirófano, bajo anestesia), los tratamientos son muy largos, habitualmente requieren de varias cirugías (por injertos) y suelen dejar secuelas invalidantes. Cómo evitar Algunas de las medidas de prevención para evitar accidentes por quemaduras en el hogar, especialmente con líquidos y braseros, son ubicarlos en un rincón donde los niños no tengan acceso. En las cocinas, este artefacto debe estar bien fijo a la pared; usar los quemadores de atrás, colocar ollas y sartenes con los mangos hacia adentro, y evitar la presencia de niños en la cocina. Las infusiones (té, mate), leche o caldos deben servirse tibios. Los adultos no deberían sostener una criatura en los brazos si consumen infusiones o sopas calientes o preparan la mamadera al bebé. El agua para la higiene no debe hacerse hervir, basta con que esté tibia. Los recipientes donde se trasladan líquidos calientes no deben dejarse sobre el piso; hay que prevenir que el chico tropiece y caiga. En caso de producirse una quemadura se recomienda colocar sólo agua de la canilla o agua limpia fría sobre la zona quemada. No utilizar pastas de dientes, aceites o cremas en las quemaduras, que solo causan más dolor e infectan. Consultar de inmediato al centro de salud más próximo. El virus que circula es altamente contagioso Los informes de los laboratorios de referencia del Viejo Hospital "Señor del Milagro" al "Niño Jesús de Praga", dicen que el germen que más está causando infecciones en la infancia es el virus "sincicial respiratorio". Su nombre se relaciona a la infección de las células que forman un "sincicio" o especie de "alfombras" de células pegadas unas a otras. Ataca más a los niños pequeños, en especial bebés, siendo la causa del 80% del total de los cuadros respiratorios y el mayor responsable de la mortalidad por bronquiolitis. En adultos, los más vulnerables son los diabéticos y los cardiópatas, entre otros pacientes crónicos. Es altamente contagioso y sobrevive suspendido en el aire hasta al menos una hora, por eso la insistencia de ventilar los ambientes. La nariz, la boca o incluso los ojos pueden ser su puerta de entrada al organismo. Sus formas de contagio más frecuentes son las secreciones que se expelen al hablar, llorar, estornudar o toser, y a través de las manos u objetos que han estado en contacto con un infectado. Favorecen su propagación el hacinamiento, las aglomeraciones, la falta de ventilación, la calefacción (que irrita las mucosas respiratorias) y las condiciones higiénicas inadecuadas. La prevención pasa por la lactancia materna, lavarse las manos antes y después de atender a un niño y no exponerlos a personas enfermas. Vacunas en las salitas El Ministerio de Salud Pública recordó que en todos los servicios de salud de la provincia hay vacunas antigripales, destinadas exclusivamente para pacientes de los grupos de riesgo sin obra social. Las dosis están disponibles desde abril, para ser aplicadas antes de la llegada del invierno. Los grupos de mayor riesgo son los mayores de 65 años, los pacientes con asma, insuficiencia cardíaca, diabetes y los niños de 6 a 23 meses.
Salud y  Movimiento

Dejá tu comentario