Opinión | Pedro Rico | Inseguridad | Maximiliano Pullaro | Unidad Regional I

Santa Fe: La triste cara del descontento

Santa Fe salió multitudinariamente a reclamar "Justicia por Julio Cabal", pero el pedido se transformó pronto en un grito desesperado y desgarrador por la ola de violencia y desprotección que sufre la capital dela provincia

La conmoción social que originó una ola de seis crímenes en cinco días, el último el de un psicólogo y músico, Julio Cabal, asesinado de un balazo a quemarropa en un intento de robo en el macro centro, en horario pico, impactó directo en la Casa Gris.

De tal manera, el ministro de Seguridad, Maximiliano Pullaro, intervino ayer la Unidad Regional I de La Capital; desplazó a su jefe, Ricardo Motta -el tercero en ocupar el cargo en 18 meses- y designó en su reemplazo a un interventor por 30 días: Carlos Pross, quien es el número dos de la Policía de la provincia.

Pullaro intentó explicar lo inexplicable dijo: "Vengo a poner la cara", "no voy a dar excusas" ni "a tirar la toalla", cuando la crisis en seguridad parece imparable y todavía falta mucho para el 10 de diciembre cuando asuma la gestión de Perotti.

La ola de cruentos crímenes, de violenta inseguridad le pone la frutilla a la triste y pobre gestión en seguridad de la gestión Lifschitzt, jalonada hasta por vergonzosas escuchas de este ministro que dice que asumirá la “máxima responsabilidad”.

Los santafesinos en su reclamo refutaron todas y cada una de las palabras de Pullaro, pero también dijeron que no tolerarán más la violencia y desprotección en la que vivimos que, visto está, no se arregla con recompensas.

Dejá tu comentario