de pie
Actualidad | sexualidad

Respiración consciente: Su poder en la sexualidad

Durante el día respiramos una infinidad de veces, ignorando los beneficios que puede traernos este acto, capaz de mejorar el desempeño de nuestras actividades, e incluso de vida sexual.

La respiración es un proceso vital en todos los organismos y un ejercicio que lo tenemos tan automatizado, que a veces lo olvidamos. Sin embargo, cuando se hace de forma consciente mejora nuestros estados de ánimo, la sensación de bienestar e incluso la vida sexual.

Llevamos a la cama el peso del día y tanto el estrés como la ansiedad empiezan a tener repercusiones en la sexualidad de hombres y mujeres. En el caso de ellos, la disfunción eréctil y la eyaculación precoz son las más frecuentes, mientras que en las mujeres puede ser la falta de lubricación, la imposibilidad de alcanzar un orgasmo o falta de libido.

Una solución a estos problemas son las estrategias de respiración que permiten traer la mente al momento presente, mejorando el desempeño y el disfrute. Según explica Estefania Enero, coach en sexualidad sagrada y saberes femeninos, la respiración habla mucho de cómo nos conectamos con nosotros mismos y de cómo estamos emocionalmente. Bajo estrés nuestra respiración es rápida, sin ninguna profundidad y envuelve solamente la zona torácica, sin llegar al abdomen. En cambio, cuando estamos más relajadas, logramos una respiración profunda que ocupa el abdomen y ayuda a alcanzar estados de calma.

“Muchas veces actuamos frente al desenfreno que sentimos, lo que puede provocar que quedemos insatisfechas porque no hubo una conexión honesta con nuestras necesidades y tampoco lo transmitimos. A través de la respiración podemos conectarnos con el momento presente y con aquello que realmente nos pasa y lo que nos gustaría compartir con la otra persona”, explica.

Para Estefanía, los diferentes tipos de respiración tienen mucha relación con lo que buscamos: focalizar la respiración para liberar la energía, soltar contracciones, liberar aquello que nos pone tensas, entre otras cosas. Por ejemplo, para generar una mayor intensidad en el placer o respirar para nutrir nuestro centro, la coach explica que debemos tomar la respiración de un modo en que se inhala y se absorbe gozando esa inhalación y exhalación, usando también las pausas porque son momentos en las cuales nuestra mente queda en un estado meditativo.

Te puede interesar: ¿Cuál es la mejor hora para el sexo?

“Respirar considerando la inhalación profunda llevándola hacia el abdomen. Luego, en una segunda fase, contraer, observar y mantener la respiración en apnea. Exhalar y liberar todo eso que estaba ahí. Acá es importante observar, sin inhalar enseguida, para examinar como me siento. Limpiar de nuevo nuestra energía y empezamos el ciclo nuevamente”, detalla.

Ocurre muchas veces que pueden haber bloqueos, inseguridades o miedos a abrirse con la otra persona, lo que provoca finalmente que el corazón se bloquee y el útero también. Esto puede trabajarse a través de una respiración circular, que sirve para incrementar la energía que tenemos en nuestro cuerpo “Por ejemplo, para calentar nuestro útero y activar el fuego. Esto se logra inhalando y exhalando sin considerar las pausas. Esta forma de inhalar y exhalar calienta esta zona, entonces nos permite que podamos fluir con ese fuego y también desbloquear lo que puede estar generado una coraza”, dice Estefania.

FUENTE: Para Yolanda Errázuriz para latercera.com
Salud y  Movimiento

Temas

Dejá tu comentario