Nacionales |

Sobisch desafía a Cristina a un debate.23 DE SETIEMBRE DE 2007 (DYN, cr)

El candidato del MPU afirmó que si hay reglas claras confrontaría sus ideas con las de la Primera Dama, reiteró que, según sus datos: "hoy, hay ballottage y toda la oposición se unirá contra ella". Sobisch quiere debatir con la candidata del oficialismo. | Fuente: DYN Fotogalería Ampliar El candidato presidencial del Movimiento Provincias Unidas, Jorge Sobisch, afirmó que "hoy hay ballottage" y que toda la oposición se unirá contra la candidata oficialista, Cristina Fernández de Kirchner, en la segunda vuelta electoral. Sostuvo que no está "preocupado" por la posibilidad de que haya fraude en las elecciones de octubre y manifestó tener "muchas ganas debatir donde sea y con quién sea" antes de los comicios de octubre. El gobernador de Neuquén responsabilizó al gobierno de Néstor Kirchner por la existencia de un clima de confrontación y sospechas generalizadas y lo culpó de que la Argentina sea vista como un país corrupto. En una entrevista concedida a DyN , el mandatario provincial criticó el proyecto de presupuesto nacional 2008, y acusó al gobierno de "profundizar la brecha" con las provincias. — En su opinión, ¿va a haber ballottage? — Hoy hay ballottage. La candidata del Estado está midiendo un 30 por ciento en la Capital y tendría que hacer una muy buena elección en provincia de Buenos Aires para que no haya ballottage. En la oposición hubo una discusión entre los que pensaban que cuantos más candidatos hubiera, habría más posibilidades, y otros que opinaban que si la oposición de unía, mejoraban las chances. Yo adscribo a la primera alternativa, que llamo la "doctrina Puerta" (por el dirigente justicialista Ramón Puerta). Creo que esto que parece una atomización, va a terminar con que uno de los candidatos llegue al ballottage y en la segunda vuelta cuente con el apoyo de los otros partidos. La unidad se va a dar casi automáticamente después del 28 de octubre. — ¿Respalda el pedido de veedores internacionales para las elecciones de octubre? — Si el Estado invita a una reunión voy a ir, pero no estoy muy preocupado que pueda haber un fraude en las elecciones. Creo que las herramientas del Estado y la gran atomización de los partidos hace que en una mesa electoral, haya muchos fiscales. En la provincia de Buenos Aires, donde se presentan 15 partidos, es muy difícil fraguar los resultados de una mesa. Si vienen veedores internacionales, bienvenidos, porque le da al país jerarquía. — ¿Participaría de un debate de los principales candidatos a presidente? — Tengo ganas debatir donde sea, con quien sea, mientras haya reglas de juego claras y me gustaría que fuera un debate que enriquezca. Puede que no se dé, porque la campaña de la candidata del oficialismo, que casi no habla o lo hace en el exterior sobre temas que no le importa mucho a la gente. No lo veo sencillo, pero me gustaría que se diera. Sería una muestra de que estamos construyendo escenarios nuevos. — ¿Cree que existe un clima de sospecha y desconfianza por la acción de organismos del gobierno? — La desconfianza es producto de la descalificación permanente que se genera desde el gobierno. El argentino no es tramposo por naturaleza, pero se fueron destruyendo los instrumentos. La reforma política desapareció. Las fuerzas armadas y de seguridad están descalificadas. También la iglesia católica, y las demás iglesias y el periodismo. El presidente descalifica al Congreso cuando saca decretos de necesidad y urgencia. También lo hace candidata del Estado, Cristina Kirchner cuando dice que los decretos están bien ahora que lo hace su esposo, pero estaban mal cuando los sancionaba (Carlos) Menem. — ¿Advierte que exista en el exterior una impresión de que existe mucha corrupción en la Argentina? — Eso lo instaló el gobierno y es muy grave, porque ahora la Argentina es considerado un país corrupto. Lo inició el Presidente cuando le echó la culpa de la corrupción a los gobiernos anteriores. Pero ahora con todas las cosas que le pasaron ahora, la gente del exterior dice: son todos iguales, todo lo mismo. El gobierno debe tomar políticas más activas a favor de la transparencia. — ¿Cómo ve el Presupuesto Nacional enviado por el Gobierno al Congreso nacional? — Este presupuesto vuelve a mostrar la postergación de las provincias y las políticas sociales que se instrumentan desde las gobernaciones, como la educación, la salud y la seguridad. Acentúa la brecha entre el gobierno central y el resto de los mortales, porque se garantiza la plata para tener al resto sojuzgado y los demás que se arreglen como puedan. Si después no hay remedios en un hospital, le echarán la culpa a los gobernadores, a los intendentes, al director de un hospital. Fuente: DyN

Dejá tu comentario