Nacionales | Villa Gesell | Ataque

Testigos afirmaron que los patovicas no hicieron nada cuando mataban a Fernando

Los amigos de Fernando les habían pedido ayuda a los custodios del boliche.

El crimen de Fernando Báez Sosa en Villa Gesell tiene más responsables, además de los rugbiers asesinos, que son los patóvicas del boliche Le Brique.

De acuerdo a los testimonios de los amigos de la víctima, los custodios del local bailable ni se inmutaron ante la golpiza que le daban a Fernando y pese al pedido de auxilio, no hicieron nada.

Un testigo aseguró "le pedía a los custodios del boliche que nos ayuden. Todos miraban pero nadie se acercaba. Mientras tanto, la pelea seguía. Cuando me di vuelta, puede ver a Fernando, tirado en el piso. Todavía le pegaban patadas" y añadió "estaba con otro amigo y no podíamos entender cómo los patovicas no hacían nada".

Teniendo en cuenta distintos relatos, los rugbiers habrían premeditado el asesinato del estudiante de Derecho.

Uno de los testigos indicó "de repente vemos que viene un grupo de chicos corriendo a pegarnos. Pero más que nada venían a pegarle a Fernando. El ataque fue dirigido a Fernando. Le pegaron y cayó al piso. Tres de los agresores le pegaban patadas en la cabeza y en el pecho. Intenté evitar que le siguieran pegando pero también me golpearon, aunque no con tanta violencia como la que aplicaron con Fernando".

Luego prosiguió "el problema no es con vos, es con tu amigo, me voy a quedar a esperarlo, dijo uno de los chicos que nos buscaba pelea. Intenté calmarlo, pero en ese momento me separé de Fernando".

Por último, concluyó "aparecieron por atrás. Primero, le pegaron a Fernando. Después, lo empujaron y lo tiraron al piso. También me pegaron a mí. Me hicieron lo mismo. Cuando estaba en piso me pegaban patadas, principalmente, en la cabeza. Creo que fueron ocho los que nos pegaron. Cuando me levanté vi a Fernando ensangrentado con la cara muy golpeada, inconsciente".

Dejá tu comentario