de pie
Opinión | Redes Sociales | aborto | Maradona

Tiempos difíciles para el pensamiento

Tiempos difíciles para el pensamiento o directamente para pensar independientemente, con demasiados encasillamientos y estigmatizaciones intolerantes.

No hay dudas que la pandemia ha golpeado fuerte en muchos, obnubilándolos, en otros la incertidumbre económica los ha puesto al borde de la desesperación, combinado con una suerte de neo existencialismo individualista, potenciado a través de las redes sociales, que más que conectar, aíslan, nos hacen deambular carentes de certezas o ilusiones comunes.

Muros más fuertes e infranqueables que el de Berlín se erigen y las grietas y fracturas se ensanchan por doquier.

Veamos algunos ejemplos: En un tema controversial como el del aborto, si alguien está en contra, es antiderechos, si está a favor es un asesino, pero vayamos al terreno político: si alguno disiente con alguna disposición del gobierno es Macrista y si la apoya es kirchnerista, no hay términos medios. Ni hablar si alguien critica a Maradona, es antipopular y M y si lo apoya, se convierte en K y populista.

Desde ese punto de vista, entiendo que ninguna sociedad se puede construir sanamente a partir de tamañas y tajantes divisiones.

Lejos está la vieja y entendible divisoria de aguas entre pueblo y antipueblo, hoy las grietas también se profundizan en el campo popular, ya no son horizontales como en la lucha de clases, sino que hoy son verticales y entre iguales o pertenecientes al mismo sector.

En su momento los partidos políticos se consolidaron como mecanismo catalizador de las demandas sociales pero adscribiendo a principios y valores comunes dentro de una idea totalizadora. Hoy sufren de las mismas patologías que a diario presenciamos en la sociedad y sólo son un resabio de organización, orientados hacia una finalidad electoral en el mejor de los casos, sin debate de los grandes problemas y soluciones nacionales.

De su seno nacían militantes, próceres, héroes y mártires, hoy sólo proyectan candidatos y funcionarios, pergeñados en la mayoría de los casos por la mercadotecnia mediática.

Pero supongamos que muchos, frente a la confusión generalizada, apelaran a los medios de comunicación normales y a mano para informarse, tendrían que conocer lo que recientemente ha dicho General francés Dominique Delawarde, ex jefe de Situación, Inteligencia y Guerra Electrónica sobre aquellos: “Los principales medios de comunicación estadounidenses, como los europeos, (y agrego los latinoamericanos y de otras regiones) no brillan con su honestidad, su pluralidad y su imparcialidad. Controlados por un puñado de multimillonarios, estos medios defienden las causas e intereses que son los de sus "jefes". Todos los medios son buenos, incluidas las mentiras más descaradas. Destacan todo lo que perjudica al adversario, esconden todo lo que pueda perjudicar al bando que defienden. Los periodistas solo pueden construir una carrera si se someten y / o se autocensuran. Hoy nos encontramos en una situación de “guerra de información”. La gente común tiene muchas dificultades para informarse correctamente.”

“Desde hace años, estos medios estadounidenses, perfectamente transmitidos por los medios "hermanos" europeos (agrego los latinoamericanos y de otras regiones), nunca han cesado, las 24 horas del día, los 7 días de la semana, de manchar la imagen” de aquellos candidatos que no les gustan, en la opinión pública occidental y global.”

Todo este cuadro de situación se agrava por una anomia social de magnitud, por un lado y por el otro quienes todavía leen, sólo se enfocan en aquellos medios que responden a sus preconceptos, sin salirse un milímetro de sus bajadas de líneas, para seguir siendo políticamente correctos.

Nadie se permite disentir, ni dudar, no vaya a ser que dispare “fuego amigo” y sea expulsado de la “orga”.

Decía Bertolt Brecht en ELOGIO DE LA DUDA;

Saludad con respeto y alegría

al que pone en duda vuestra palabra

como si fuera una moneda falsa. Tú que eres un dirigente,

no olvides que lo eres porque dudaste de los dirigentes.

Por lo tanto, permite dudar a los que te siguen.

En estos contextos la creatividad se resiente, cuando no desaparece directamente y el aislamiento e individualismo florecen a niveles nunca vistos, que inhiben la construcción de una sociedad de iguales y con dignidad, que sea consecuencia de un trabajo común.

Ricardo Luis Mascheroni -docente-

Salud y  Movimiento

Dejá tu comentario