Opinión | Amado Boudou | FMI | IPC

Traición a la clase

De­te­ni­do ar­bi­tra­ria­men­te o pre­so po­lí­ti­co des­de hace un año, Ama­do Bou­dou es otro de los ex­fun­cio­na­rios kir­ch­ne­ris­tas que aguar­da en pri­sión la re­so­lu­ción de una cau­sa por la que fue con­de­na­do a 5 años y 10 me­ses tras ser en­con­tra­do cul­pa­ble de "cohe­cho pa­si­vo" y "ne­go­cia­cio­nes in­com­pa­ti­bles con la fun­ción pú­bli­ca". En el tras­fon­do de este pro­ce­so sub­ya­ce la sos­pe­cha de que su ar­bi­tra­ria de­ten­ción fue una re­pre­sa­lia por ha­ber­se atre­vi­do a re­cu­pe­rar para el Es­ta­do los fon­dos de ju­bi­la­cio­nes y pen­sio­nes que du­ran­te los no­ven­ta es­tu­vie­ron en po­der de ad­mi­nis­tra­do­ras pri­va­das. Los ne­go­cios pre­vi­sio­na­les son muy ren­ta­bles. Y el po­der fi­nan­cie­ro lo sabe. Por eso la re­es­truc­tu­ra­ción del sis­te­ma ju­bi­la­to­rio ar­gen­tino bas­cu­la en­tre ga­ran­ti­zar una po­lí­ti­ca so­li­da­ria y re­dis­tri­bu­ti­va con so­li­da­ri­dad y evi­tar un im­pac­to fis­cal ne­ga­ti­vo que al­te­re el hu­mor de los acree­do­res en me­dio de una de­li­ca­da re­ne­go­cia­ción de la deu­da. Pa­sen y lean.

Por Mau­ro Fe­de­ri­co para puenteaereodigital

La es­ce­na for­ma par­te de la pe­lí­cu­la Ase­si­na­to en el Se­na­do de la Na­ción, di­ri­gi­da en los al­bo­res de­mo­crá­ti­cos por Juan José Ju­sid. Los pro­ta­go­nis­tas son dos ac­to­res de fus­te: Pepe So­riano y Vi­lla­nue­va Cos­se. La ac­ción mues­tra a dos es­gri­mis­tas que tras cru­zar flo­re­tes en el aris­to­crá­ti­co club de Gim­na­sia y Es­gri­ma, en­ta­blan un diá­lo­go po­lí­ti­co. Uno de ellos –So­riano– en­car­na al se­na­dor san­ta­fe­sino Li­san­dro de la To­rre. El otro –Cos­se– a su par bo­nae­ren­se, Al­ber­to Bar­ce­ló. Todo su­ce­de du­ran­te 1935, cuan­do el fun­da­dor del Par­ti­do De­mó­cra­ta Pro­gre­sis­ta lle­va­ba ade­lan­te una in­ves­ti­ga­ción par­la­men­ta­ria so­bre el acuer­do bi­la­te­ral en­tre los go­bier­nos ar­gen­tino y bri­tá­ni­co por el cual nues­tro país se com­pro­me­tió a ven­der­le car­ne al Reino Uni­do a un pre­cio me­nor al de los pro­pios pro­vee­do­res de la Com­mon­wealth e im­por­tar toda cla­se de pro­duc­tos con exen­ción aran­ce­la­ria, ac­ción que ter­mi­nó por arrui­nar a la pe­que­ña in­dus­tria na­cio­nal.

Aquel pac­to lle­vó el nom­bre de los fun­cio­na­rios que lo sus­cri­bie­ron en re­pre­sen­ta­ción de sus res­pec­ti­vos paí­ses: el vi­ce­pre­si­den­te ar­gen­tino Ju­lio Ar­gen­tino Roca y el re­pre­sen­tan­te in­glés Wal­ter Run­ci­man. Ade­más de la de­nun­cia po­lí­ti­ca en el Con­gre­so, De la To­rre ha­bía efec­tua­do una de­nun­cia pe­nal con­tra las com­pa­ñías ex­tran­je­ras por eva­dir im­pues­tos, ya que de­cla­ra­ban car­ne de vaca vie­ja, pero im­por­ta­ban no­vi­llos de pri­me­ra ca­li­dad. Du­ran­te un des­can­so en­tre las es­to­ca­das, el di­ri­gen­te con­ser­va­dor le es­pe­ta a don Li­san­dro: “Us­ted es un trai­dor a su cla­se”. De len­gua fi­lo­sa, De la To­rre le con­tes­ta: “Pue­de ser, yo seré un trai­dor a mi cla­se, pero us­ted, us­ted… es un trai­dor a su pa­tria”.

Ma­ña­na se cum­ple un año de la ar­bi­tra­ria de­ten­ción de Ama­do Bou­dou, con­de­na­do a cin­co años y diez me­ses de pri­sión tras ser en­con­tra­do cul­pa­ble por “cohe­cho pa­si­vo” y “ne­go­cia­cio­nes in­com­pa­ti­bles con la fun­ción pú­bli­ca”, en el mar­co de la de­no­mi­na­da cau­sa Cic­co­ne. Aquel pro­ce­so ju­di­cial, aci­ca­tea­do por un sec­tor de la cor­po­ra­ción me­diá­ti­ca e ins­trui­do por una Jus­ti­cia tiem­pis­ta, se basó en el tes­ti­mo­nio de un ig­no­to per­so­na­je pre­sen­ta­do como “el tes­ta­fe­rro” del ex­vi­ce­pre­si­den­te, a quien nun­ca se pudo si­quie­ra vin­cu­lar per­so­nal­men­te con Bou­dou y al que el go­bierno de Mau­ri­cio Ma­cri le pagó por los ser­vi­cios pres­ta­dos como fal­so tes­ti­go con un ho­tel bou­ti­que en la pro­vin­cia de Men­do­za.

El cú­mu­lo de irre­gu­la­ri­da­des que tuvo la cau­sa –in­clu­so has­ta en su paso por Ca­sa­ción, don­de el fa­llo fue con­fir­ma­do– hace di­fí­cil que pue­da ser leí­do solo en cla­ve ju­di­cial. La de­fen­sa del ex­fun­cio­na­rio siem­pre atri­bu­yó la saña que evi­den­cia el fa­llo en una re­pre­sa­lia de las cor­po­ra­cio­nes por ha­ber na­cio­na­li­za­do las ju­bi­la­cio­nes, po­nien­do fin al sis­te­ma de ad­mi­nis­tra­do­ras de fon­dos pre­vi­sio­na­les crea­do du­ran­te la dé­ca­da me­ne­mis­ta. En su ale­ga­to de­fen­si­vo pre­vio a la lec­tu­ra de la con­de­na, el pro­pio Bou­dou lo ex­pre­só con cla­ri­dad: “Acá tam­bién hay una cues­tión de re­van­cha de cla­se, de alec­cio­nar, de que na­die se tie­ne que ani­mar a cam­biar las co­sas. Los po­lí­ti­cos que de­ci­den cam­biar la reali­dad son per­se­gui­dos. Pri­me­ro des­de el pun­to de vis­ta me­diá­ti­co, lue­go des­de el sis­te­ma de jus­ti­cia”.

En 2008 Bou­dou le pro­pu­so al ma­tri­mo­nio Kir­ch­ner la re­es­ta­ti­za­ción del sis­te­ma de ju­bi­la­cio­nes y pen­sio­nes. La pro­pues­ta se con­vir­tió en un pro­yec­to que el par­la­men­to trans­for­mó en la Ley 26.425, de­ro­gan­do el sis­te­ma de ca­pi­ta­li­za­ción in­di­vi­dual ad­mi­nis­tra­do por las AFJP vi­gen­te des­de 1995. La me­di­da sig­ni­fi­có una gran trans­fe­ren­cia de in­gre­sos que afec­tó sus­tan­cial­men­te al sec­tor fi­nan­cie­ro pri­va­do y la or­ga­ni­za­ción de un nue­vo sis­te­ma pre­vi­sio­nal ba­sa­do en el re­par­to so­li­da­rio.

Es evi­den­te que las de­ci­sio­nes po­lí­ti­co-eco­nó­mi­cas in­flu­yen en el avan­ce o re­tro­ce­so de los de­re­chos del sec­tor pa­si­vo. Por eso el ré­gi­men a apli­car es fun­da­men­tal, por­que no es lo mis­mo un sis­te­ma de Re­par­to Pú­bli­co –so­li­da­rio por na­tu­ra­le­za– que el ré­gi­men de Ca­pi­ta­li­za­ción, cuya fi­lo­so­fía es la ma­xi­mi­za­ción del be­ne­fi­cio para quie­nes lo ope­ran, sin im­por­tar las con­se­cuen­cias para sus be­ne­fi­cia­rios. Sin duda, las po­lí­ti­cas adop­ta­das siem­pre es­tán en sin­to­nía con la ideo­lo­gía del go­bierno de turno: para be­ne­fi­cio de to­dos los ha­bi­tan­tes o sólo a fa­vor de al­gu­nos sec­to­res mi­no­ri­ta­rios.

For­ma­do ideo­ló­gi­ca­men­te por uno de los think tank del uni­ver­so neo­li­be­ral (la Uni­ver­si­dad del CEMA) Bou­dou se en­ro­ló a muy tem­pra­na edad en las fi­las de la agru­pa­ción uni­ver­si­ta­ria de la Unión del Cen­tro De­mo­crá­ti­co (UCe­De), lo que pudo ha­ber­lo trans­for­ma­do en un Gol­den Boy del es­ta­blish­ment eco­nó­mi­co. Sin em­bar­go, al igual que De la To­rre, eli­gió trai­cio­nar a su cla­se, an­tes que a su pa­tria. Y hoy paga las con­se­cuen­cias de su osa­día en la cel­da de un pe­nal fe­de­ral, mien­tras aguar­da que el mis­mo sis­te­ma que lo con­de­nó sin cum­pli­men­tar las nor­mas del de­bi­do pro­ce­so, haga jus­ti­cia real­men­te y no una pa­ro­dia para sa­tis­fa­cer el hu­mor de los go­ber­nan­tes de turno.

Desa­fío 2020

Al­ber­to Fer­nán­dez sabe que debe blin­dar el sis­te­ma pre­vi­sio­nal ar­gen­tino del ape­ti­to vo­raz del ca­pi­tal fi­nan­cie­ro que sólo ve los re­cur­sos de los apor­tan­tes como un bo­tín para ma­xi­mi­zar sus ga­nan­cias. A la vez, en­fren­ta el di­fí­cil desa­fío de or­de­nar las cuen­tas pú­bli­cas y re­du­cir el dé­fi­cit fis­cal en me­dio de un en­deu­da­mien­to as­fi­xian­te con­traí­do por su an­te­ce­sor. A los acree­do­res no les al­can­zan los ges­tos de bue­na vo­lun­tad, ni los com­pro­mi­sos ver­ba­les de los fun­cio­na­rios. Re­quie­ren prue­bas con­cre­tas que evi­den­cien la de­cla­ma­da in­ten­ción de de­vol­ver lo pres­ta­do. Y para eso de­man­dan una de­mos­tra­ción de bue­na ad­mi­nis­tra­ción de los re­cur­sos pú­bli­cos. Cla­ra­men­te, la mira está pues­ta en la Se­gu­ri­dad So­cial, que re­pre­sen­ta el 61,9% del gas­to pri­ma­rio del Pre­su­pues­to.

El es­que­ma de ac­tua­li­za­ción de ha­be­res ju­bi­la­to­rios di­se­ña­do por el ma­cris­mo fue tan mal pen­sa­do que co­lo­có al país al bor­de del de­fault in­terno. El co­ra­zón del pa­que­te era el cam­bio de la fór­mu­la con la que se ve­nían ac­tua­li­zan­do los be­ne­fi­cios de la se­gu­ri­dad so­cial, adop­tan­do la re­co­men­da­ción del FMI de ac­tua­li­zar los be­ne­fi­cios por el Índi­ce de Pre­cios al Con­su­mi­dor (IPC), con el fin de ge­ne­rar un re­cor­te es­ti­ma­do en­tre 80.000 y 100.000 mi­llo­nes de pe­sos (equi­va­len­tes a 4600 y 5500 mi­llo­nes de dó­la­res). Cla­ro que eso hu­bie­ra fun­cio­na­do si las pre­vi­sio­nes in­fla­cio­na­rias del go­bierno an­te­rior hu­bie­sen guar­da­do una mí­ni­ma re­la­ción con la desas­tro­sa reali­dad que sus pro­pias po­lí­ti­cas ge­ne­ra­ron. Pero no fue así. Y el cum­pli­mien­to de la fór­mu­la se trans­for­mó en una es­pa­da de Da­mo­cles para las cuen­tas pú­bli­cas.

Por eso Fer­nán­dez dis­pu­so la de­ro­ga­ción de la ley y su re­em­pla­zo por un nue­vo ple­xo nor­ma­ti­vo de­no­mi­na­do “De so­li­da­ri­dad so­cial y reac­ti­va­ción pro­duc­ti­va”, que em­par­chó la pin­cha­du­ra como para lle­gar has­ta bo­xes y evi­tar el des­pis­te, com­pro­me­tien­do para mar­zo el anun­cio de una nue­va fór­mu­la de ac­tua­li­za­ción de ha­be­res para la se­gu­ri­dad so­cial. Este vier­nes, el Go­bierno anun­ció el au­men­to del 13% en los ha­be­res de las ju­bi­la­cio­nes mí­ni­mas y en los mon­tos de la Asig­na­ción Uni­ver­sal por Hijo (AUH), mien­tras que el res­to de las ju­bi­la­cio­nes re­ci­bi­rán una suma fija de 1500 pe­sos y un 2,3% adi­cio­nal. El ti­tu­lar de la AN­SES, Ale­jan­dro Va­no­li, ase­gu­ró que “el 86,8% de los be­ne­fi­cios ten­drán un in­cre­men­to ma­yor a la for­mu­la de­ro­ga­da”. Y agre­gó: “Es­ta­mos ha­blan­do de 11,8 mi­llo­nes de per­so­nas que re­ci­ben un be­ne­fi­cio adi­cio­nal, y si con­tá­ra­mos el bono de 5000 pe­sos de enero, las ju­bi­la­cio­nes in­fe­rio­res a 20.000 pe­sos ten­drán un in­cre­men­to en el tri­mes­tre del 18%”.

La con­tra­ca­ra de esta ini­cia­ti­va es la reali­dad que les toca acep­tar al 13,2 % de los ju­bi­la­dos a los que la nue­va ta­bla por­cen­tual le otor­ga in­cre­men­tos por de­ba­jo del cálcu­lo an­te­rior. Aque­llos que, por ejem­plo, tie­nen ha­be­res por en­ci­ma de los 25.000 pe­sos, ob­ten­drán reade­cua­cio­nes in­fe­rio­res al cálcu­lo co­rres­pon­dien­te a los de ha­be­res mí­ni­mos. La pro­me­sa de fa­vo­re­cer a los que me­nos tie­nen está cum­pli­da. Sin em­bar­go, el Es­ta­do no que­da exen­to de una ca­ta­ra­ta de jui­cios por par­te de aque­llos que sien­ten vul­ne­ra­dos sus de­re­chos al ser dis­cri­mi­na­dos en el in­cre­men­to seg­men­ta­do por una fór­mu­la de­sigual. La teo­ría de la man­ta cor­ta, una vez más, con­de­na al frío a un sec­tor. Esta vez la elec­ción fa­vo­re­ció a los pies, que es­tán más aba­jo. Ha­brá que ver cómo se arri­ma un poco de ca­lor a los hom­bros, para que no se con­ge­len.

FUENTE: Por Mau­ro Fe­de­ri­co para puenteaereodigital
Salud y  Movimiento

Dejá tu comentario