Distanciamiento 18 de junio 2020
Actualidad | vegetarianos | veganos

Tres opciones de pastas vegetales sin harina

Para salir de las clásicas ensaladas, te traemos unas alternativas innovadoras, ricas y frescas.

A la hora de comer liviano siempre recurrimos a las clásicas ensaladas, pero acá te traemos tres recetas para innovar y disfrutar de unas ricas pastas vegetales frescas y sin harina. Ideal para los calurosos días de verano.

Spaghetti de vegetales

spiralizer-maquina-de-cortar-verduras-en-espiral-y-espagueti-D_NQ_NP_798800-MLM29607678004_032019-F.jpg

Es una alternativa fácil y muy práctica ya que se pueden comer crudos o cocinarlos unos pocos minutos en sartén.

Las versiones más conocidas están hechas de zucchinis, zanahoria, nabo, remolacha, batata, pero la imaginación no tiene límites y se pueden probar otras opciones.

Para hacer estos spaghetti se necesita de una maquinita que se llama Spiralizer.

Otra alternativa para los que aún no pueden o no quieren adquirir la maquinita es usar el pelapapa para cortar una zanahoria grande. Una vez que la tengas bien cortada, agregale un buen pesto. De esta manera disfrutarás de una comida muy fresca y altamente original.

Canelones verdes

10-1.jpg

La masa de estos canelones verdes es muy simple: son las hojas de la acelga, también podés las hojas de la remolacha.

El secreto para que te salgan perfectos y no se rompan son estos trucos:

  • Cuando tengas el atado de acelga, lo primero que vas a hacer es seleccionar las hojas más grandes y las más sanas. Por cada canelón vas a necesitar 2 hojas de acelga. Tenelo en cuenta al momento de separar cuántas hojas necesitarás.
  • Para utilizarlas, tenés que quitarle la nervadura central a todas hojas que uses para envolver. Te va a quedar cada hoja con un “agujero central”, pero no importa, para eso usamos 2.
  • Ensamblaje: debemos unir las hojas y la forma correcta es “espalda con espalda”. Es decir, debés colocar la parte brillante de la hoja hacia abajo y además en espejo. Digamos que la parte del tallo de cada hoja para lados opuestos, cada hoja debe cubrir los huecos de la otra. Así logramos una especie de rectángulo verde donde pondremos el relleno.

Relleno

Para el relleno podés usar lo que más te guste. Una opción es combinar alguna legumbre con un puré de calabazas y nueces. Otra alternativa es papa con cebollas caramelizadas. También puede ser una buena ricota con hongos y hierbas.

Dependerá de lo que comas en tu dieta y los gustos que tengas.

Una vez decidido el relleno, cocinalo y dejalo listo para armar los canelones.

Consejo: buscá una fuente que tenga un ancho similar al ancho de las hojas que estás usando, así vas a poder fácilmente acomodar todos tus canelones sin que se te rompan.

Armado y cocción

Acomodá las hojas como explicamos más arriba, apoyá el relleno en una de la puntas y envolvé lentamente para que no se escape nada. No hace falta cerrar los bordes, hacerlo despacio, sin presionar.

Una vez que estén bien envueltos, colocalos en la fuente. Arriba colocale la salsa que más te guste y llevalos al horno fuerte durante 15 minutos y ¡listo!

Lasaña vegetal

Webp.net-resizeimage-86-768x761.jpg

Esta receta solo requiere unos pocos ingredientes.

Ingredientes

  • 3 berenjenas.
  • Puré de calabaza o zapallo.

Preparación

Al tener pocos elementos, para que te quede rica condimentá bien el puré. Para esto, cortá algunos puerros y saltealos con pimienta negra, nuez moscada, cayena, y sal.

Luego, mezclá esa preparación con el zapallo que debe estar previamente cocinado. Lo mejor es que lo hagas al horno para que más dulce y menos aguado. Mezclá todo muy bien hasta que te quede un puré uniforme.

Cortá las berenjenas bien finitas y cocinalas previas al armado. Para cocinarlas, podés usar una sartén bien caliente, sin aceite. Vuelta y vuelta cada rodaja y sin miedo porque no se pegan.

Armado y cocción

Primero colocá una capa de berenjenas, luego abundante relleno y así varias veces hasta que te quede de una altura importante.

Una vez que la termines, llevalo al horno durante 10 o 15 minutos para que los sabores terminen de fusionarse, y si había alguna berenjena medio cruda, se termine de cocinar y quede bien blandita.

Salud y  Movimiento

Dejá tu comentario