Opinión |

Un hombre utilizaba la oficina de una entidad pública para actos de pedofilia

Una de las oficinas de la Subsecretaría de Trabajo de la ciudad de Aimogasta (departamento Arauco) habría sido utilizada para cometer actos de pedofilia. (Omar Barberis Corresponsal DERF La Rioja) En ese lugar, un sujeto, que sería empleado de la entidad, fue sorprendido anteanoche con dos niñas de 11 y 13 años. Supuestamente, el sospechoso engañaba a las víctimas para que sean partícipes de juegos sexuales. El hecho, dejó asombrado a varios de los trabajadores de la Subsecretaría de Trabajo, cuando ayer por la mañana se enteraron de la detención de una persona que tenía llaves para entrar a la entidad en un horario atípico. Y más aún, para hacer actos de pedofilia con dos niñas. El sospechoso fue identificado con el apellido Robledo y está detenido en la Regional de Aimogasta. Se le atribuyó, la supuesta autoría del delito contra la integridad sexual. En diálogo con diario EL INDEPENDIENTE, el jefe de la Unidad Regional, comisario Roberto Leguiza, explicó que la detención de Robledo es consecuencia de una investigación que comenzó hace varias semanas. La Policía obtuvo como datos que algo extraño sucedía en la Subsecretaría de Trabajo. Los comentarios indicaban que alrededor de las 22, una persona mayor entraba a la entidad pública acompañado por "menores". La investigación se hizo en absoluta reserva e inclusive se registró la versión de algunos testigos que habrían observado a Robledo en una "actitud sospechosa". El lunes por la noche, los investigadores recibieron la información que el sospechoso había entrado a la subsecretaría y que el mismo estaba acompañado por dos niñas. Según Leguiza, la Policía organizó un procedimiento para verificar la situación, pero cuando los policías llegaron al lugar, nadie los atendió. Ante ello, fue convocado un empleado de apellido Díaz, que tenía las llaves para ingresar a la repartición pública. Una vez adentro, los policías encontraron a Robledo y a las niñas. Las explicaciones que ofreció el adulto, no convencieron a los policías por lo que se determinó su trasladado a la Unidad Regional. Evidencias y confesión Según fuentes judiciales, las niñas habrían confesado ante la jueza de Instrucción, de Aimogasta, María Dolores Lazarte, que el sospechoso las engañaba con regalos y también con dinero (les entregaba 5 ó 10 pesos). Habrían explicado que les insinuaba situaciones de tipo sexual o que les proponía juegos sexuales. Leguiza afirmó que todavía no está confirmado si el detenido mantuvo relaciones sexuales con las niñas. Todo dependerá de las pruebas que se ordenaron para analizar dicha presunción. Asimismo, fuentes policiales indicaron que en el teléfono celular de Robledo se encontró una imagen en la que una de las niñas aparece en ropa interior. También se incautó, dentro de la oficina, una cortina que tendría manchas de sangre y semen. Ambas evidencias, serán analizadas para afirmar o rechazar la presunción de los investigadores. Supuestamente, la presencia de las niñas en la Subsecretaría de Trabajo era una situación frecuente. No obstante, los investigadores no han determinado si se trata de las dos niñas que estaban anteanoche con el detenido o bien si son otras personas menores de edad las que concurrían a ese lugar.

Dejá tu comentario