Entrevista | Misiones | Violencia de Género | La Mecha Encendida | Talleres

"Un padre golpeador es un hijo golpeador y una hija sumisa"

La Mecha Encendida conversó con Mirta Martínez, Presidenta de la Cooperativa Misioneritas, cooperativa que contiene a mujeres en situación de violencia de género en Misiones para poder darse sustento económico.

Mirta Martínez relató el comienzo de la organización: "La Cooperativa surge como una necesidad a través de un programa social que contenía a mujeres que padecían violencia en sus hogares, en un principio eran talleres de contención psicológica pero no le brindaban una ayuda real, charlamos mucho con todas y eran las mismas situaciones, un día iban al psicólogo y al otro día eran golpeadas otra vez".

Mirta Martínez

Comenzamos a buscar dónde trabajar, cómo hacer para que ellas pudieran autosustentarse, golpeamos puertas por todos lados sin suerte. Hasta que un día nos animamos, nos organizamos y le fuimos dando forma a la cooperativa. Fue muy difícil y nos costó mucho hacernos el tiempo para la cuestión legal, a enfrentar a los maridos que reclamaban por las salidas de las compañeras. Nos teníamos que cuidar entre nosotras porque los maridos venían a buscar a las compañeras porque no querían que nos organizáramos

"Hicimos cursos para la formación de la cooperativa, golpeamos puertas, nos capacitamos, llegamos a conseguir 80 trabajos para las compañeras, en este momento hemos comprado algunas máquinas de jardinería, nos capacitamos en poda, en parquización y estamos brindando estos servicios", continuó.

La cooperativista habló de la actualidad del proyecto: "Estamos demostrando que atrás de estas mujeres que están trabajando tenemos más de cien que están esperando por un lugar. Hicimos crecer la cooperativa a partir del dolor y lo transformamos en lucha".

"Cuando recién empezamos con esto, las mujeres estaban con la autoestima por el piso, no hablaban, no querían participar y después vinieron los cambios, nos reunimos ahora y todas hablan, discuten, tomaron el poder de sus vidas, se hicieron cargo económicamente de sus hogares, muchísimas se separaron" siguió Martínez.

Para finalizar, señaló: "Tuvimos que aprender que valemos, que tenemos que dejar de ser cobardes, nosotras también decidimos sobre nosotras, no tenemos que dejar que nos golpeen. A través de un padre golpeador estamos haciendo un hijo golpeador y una hija sumisa. Todas juntas podemos".

Dejá tu comentario