de pie
Actualidad |

Un pueblo español celebra la Navidad a mitad de año

Cada primer fin de semana de agosto, los habitantes de Valoria la Buena participan una particular fiesta · Cómo nació esta iniciativa extraña que se ha convertido en gran atracción de visitantes. El pueblo vallisoletano de Valoria la Buena (centro) celebra hoy su particular Nochevieja en pleno verano, una iniciativa que se ha convertido en un importante instrumento de promoción y atracción de visitantes. Se trata ya de la decimotercera edición de la Nochevieja de Verano de Valoria la Buena, que tiene su origen en el recuerdo de un apagón en el fin de año de 1995 que impidió que los vecinos pudieran festejarlo. La particular fiesta se celebra desde primera hora de la mañana con un concurso infantil de christmas (tarjetas de Navidad), seguido de un karaoke de villancicos vespertino y un pasacalles brasileño. Todos esos actos preceden la celebración de las tradicionales doce uvas de la suerte, en la que cada asistente recibe, además del fruto, un vaso de cava y una bolsa de cotillón. Para después de las uvas, el Ayuntamiento ha organizado la denominada "Macrodiscoteca Onda Futura" y finalmente una fiesta de espuma. Los organizadores, que invirtieron 12.000 euros (unos 18.600 dólares) en el festejo, pretenden superar el número de visitantes de esta atípica Nochevieja, que el pasado año alcanzó las 12.000 personas. Es una cifra considerable teniendo en cuenta que Valoria la Buena tiene en verano una población de tan solo 700 habitantes. La idea surgió en la Nochevieja de 1995, año en el que una gran tormenta produjo en ese municipio un corte de luz desde la nueve de la noche hasta la una y media de la madrugada, lo que impidió festejar la última noche del año. Ante esa circunstancia, el alcalde, Francisco Javier Calvo Rueda, el mismo que en el 1995, decidió estacionar su turismo en la plaza y reemplazar las campanadas por toques de claxon sincronizados a través de una emisora de radio, porque el reloj de la torre de la iglesia tampoco funcionaba. Para reparar la frustración de fin de año, al verano siguiente se festejó la Nochevieja, lo que se convirtió en una cita anual para el primer fin de semana de agosto.
Salud y  Movimiento

Dejá tu comentario