Internacionales | Brasil | Lula da Silva | Corte Suprema | Corrupción | Justicia | Lava Jato

Un Supremo Tribunal claramente dividido, decidió que Lula siga preso

El Supremo Tribunal Federal de Brasil rechazó dos pedidos de habeas corpus de la defensa de Luiz Inácio Lula da Silva, pero el más importante, el segundo de ellos, quedó pendiente de tratamiento, por el momento sin fecha.

El Supremo Tribunal Federal de Brasil (STF, corte suprema) rechazó dos pedidos de habeas corpus de la defensa de Luiz Inácio Lula da Silva, pero el más importante, el segundo de ellos, quedó pendiente de tratamiento, por el momento sin fecha.

Lo que se rechazó en ese caso fue la concesión de la libertad provisional al expresidente hasta que se aboque al tratamiento del fondo de lo planteado por sus abogados: la presunta parcialidad del exjuez federal anticorrupción y actual ministro de Justicia Sergio Moro.

Leer mas: La prensa brasileña publicó nuevos chats que acorralan a Sergio Moro

Dos jueces de la Segunda Sala del STF (Gilmar Mendes y Ricardo Lewandowski) votaron a favor de liberar al líder de la izquierda brasileñart, preso desde abril del año pasado, mientras el cuerpo define si procede la denuncia de la defensa sobre una supuesta denegación del derecho de defensa.

En tanto, una mayoría de tres magistrados (Edson Fachin, Celso de Mello y Cármen Lúcia) votaron por mantener la actual condición de prisión.

El primer recurso de la defensa, referido a la apelación del fallo por el que el Superior Tribunal de Justicia (STJ) había confirmado la condena de Lula por corrupción pasiva y lavado de dinero en el caso del tríplex de Guarujá, había sido rechazado minutos antes por 4 votos a 1 debido a que el STF tiene competencias constitucionales y no penales, como aquel.

El segundo habeas corpus, que queda pendiente de tratamiento, hace al centro de la discusión político-judicial de hoy en Brasil: la supuesta parcialidad de Moro contra el exmandatario y, en un extremo, la legitimidad del capítulo más sensible de la operación Lava Jato.

El caso dejó expuesta la profunda grieta que atraviesa a la más alta instancia judicial de Brasil.

Dejá tu comentario