Opinión | política | Presos políticos | democracia

Una democracia de baja intensidad

El es­té­ril de­ba­te acer­ca de si en Ar­gen­ti­na exis­ten o no pre­sos po­lí­ti­cos, es­con­de el ver­da­de­ro pe­li­gro al que está ex­pues­ta la ciu­da­da­nía: el ac­cio­nar ar­bi­tra­rio y dis­cre­cio­nal de una jus­ti­cia que pro­ce­sa e, in­clu­so, con­de­na ba­sán­do­se en prue­bas in­ven­ta­das, tes­ti­gos fal­sos o pe­ri­ta­jes tru­chos, en vez de ate­ner­se a las nor­mas del de­bi­do pro­ce­so.

Por Mauro Federico para puenteaereodigital

Cada vez que ate­rri­za o des­pe­ga en te­rri­to­rio bo­nae­ren­se un avión pro­ve­nien­te o rum­bo a un des­tino in­ter­na­cio­nal, lo hace en el po­pu­lar­men­te co­no­ci­do ae­ro­puer­to in­ter­na­cio­nal de Ezei­za. Sin em­bar­go, esa de­no­mi­na­ción no es la que ori­gi­na­ria­men­te tuvo –y aún man­tie­ne, aun­que no mu­chos lo se­pan– el que al­gu­na vez fue­ra con­si­de­ra­do “el ae­ró­dro­mo más gran­de del mun­do”. El 30 de abril de 1949, el por en­ton­ces pre­si­den­te Juan Do­min­go Pe­rón reali­zó un asa­do con más de 400 tra­ba­ja­do­res que ha­bían par­ti­ci­pa­do de las obras de cons­truc­ción de uno de los han­ga­res prin­ci­pa­les. Allí, el pri­mer man­da­ta­rio, acom­pa­ña­do de su es­po­sa, en­ca­be­zó una es­pe­cie de asam­blea don­de los pro­pios obre­ros ex­pre­sa­ron por acla­ma­ción su opi­nión res­pec­to al nom­bre que de­bía lle­var aque­lla obra mo­nu­men­tal. Y Pe­rón no desoyó ese man­da­to uná­ni­me: “El ae­ro­puer­to de Ezei­za, que de hoy en ade­lan­te se lla­ma­rá Mi­nis­tro Pis­ta­ri­ni, y lle­va­rá esa de­no­mi­na­ción no por de­ci­sión del Go­bierno, lo que re­pre­sen­ta­ría un acto ad­mi­nis­tra­ti­vo más, sino por de­ci­sión de los pro­pios tra­ba­ja­do­res que lo han cons­trui­do, de­ci­sión po­pu­lar que en nues­tros tiem­pos, en esta nue­va Ar­gen­ti­na, tie­ne más va­lor que si el pro­pio Go­bierno lo hu­bie­ra dis­pues­to”.

De­cir que el Te­nien­te Ge­ne­ral Juan Pis­ta­ri­ni fue mi­nis­tro de Obras Pú­bli­cas del pri­mer go­bierno pe­ro­nis­ta es un dato que no re­fle­ja ca­bal­men­te la mag­ni­tud de su obra. Este mi­li­tar pam­peano es res­pon­sa­ble de la obra de in­fra­es­truc­tu­ra más im­por­tan­te y tras­cen­den­te de la his­to­ria ar­gen­ti­na. Du­ran­te su ges­tión –ini­cia­da en 1944, dos años an­tes de la lle­ga­da del pe­ro­nis­mo al po­der– se cons­tru­ye­ron cen­te­na­res de ru­tas y ca­mi­nos, mi­les de es­cue­las, cen­tros de re­crea­ción y tu­ris­mo, cuar­te­les, ba­rrios, vi­vien­das, par­ques y edi­fi­cios em­ble­má­ti­cos. Ami­go per­so­nal de Pe­rón, a quien acom­pa­ñó du­ran­te su for­ma­ción mi­li­tar tan­to en las es­cue­las de Gue­rra de la Ar­gen­ti­na, como en las eu­ro­peas, Pis­ta­ri­ni supo ga­nar­se el res­pe­to de los sec­to­res po­pu­la­res. “Llue­va o no llue­va, la fa­mi­lia siem­pre come”, fue la fra­se que uti­li­zó para jus­ti­fi­car la de­ro­ga­ción de la ley que dis­po­nía que el obre­ro co­bra­ba el jor­nal siem­pre y cuan­do el cli­ma le per­mi­tie­ra tra­ba­jar.

Tres se­ma­nas an­tes del fa­lle­ci­mien­to de Evi­ta, quien lo ha­bía apo­da­do “el co­ra­zón del go­bierno pe­ro­nis­ta”, Pis­ta­ri­ni aban­do­nó la fun­ción pú­bli­ca y vol­vió al llano, has­ta el gol­pe del 16 de sep­tiem­bre de 1955 que ins­tau­ró la dic­ta­du­ra au­to­pro­cla­ma­da Re­vo­lu­ción Li­ber­ta­do­ra. Ho­ras des­pués fue de­te­ni­do y en­via­do al pe­nal de Us­huaia, co­no­ci­da como “la cár­cel del Fin del Mun­do”. Con su fa­mi­lia per­se­gui­da, su­je­to a tor­tu­ras mo­ra­les e in­dig­ni­da­des es­pi­ri­tua­les, ne­ga­da su pen­sión de mi­li­tar re­ti­ra­do, in­hi­bi­dos sus po­cos bie­nes y pri­va­do de asis­ten­cia mé­di­ca, mu­rió a los 74 años, el 29 de mayo de 1956.

Cada vez que Ju­lio De Vido se mira en el es­pe­jo de la re­si­den­cia de Zá­ra­te en la que cum­ple con pri­sión do­mi­ci­lia­ria por de­ci­sión del Tri­bu­nal Oral Fe­de­ral N° 7, el re­fle­jo le de­vuel­ve la ima­gen de Pis­ta­ri­ni, con quien siem­pre se sin­tió iden­ti­fi­ca­do, des­de que ocu­pa­ba el es­tra­té­gi­co mi­nis­te­rio de Pla­ni­fi­ca­ción du­ran­te las ges­tio­nes de Nés­tor y Cris­ti­na Kir­ch­ner. Al igual que Pis­ta­ri­ni, De Vido ocu­pó una car­te­ra que hizo de la obra pú­bli­ca su se­llo dis­tin­ti­vo. Como fun­cio­na­rios, am­bos fue­ron lea­les a su lí­der y desem­pe­ña­ron una ta­rea ti­tá­ni­ca en la cons­truc­ción de vi­vien­das, ca­mi­nos, puen­tes, re­pre­sas y una in­fi­ni­dad de in­ver­sio­nes con el ob­je­ti­vo de di­na­mi­zar la eco­no­mía a par­tir de una fuer­te par­ti­ci­pa­ción del Es­ta­do. La pa­rá­bo­la del des­tino en co­mún co­lo­có a los dos ex mi­nis­tros en pri­sión gra­cias a go­bier­nos que –por la fuer­za de las ar­mas o por la pre­po­ten­cia de sus cam­pa­ñas– per­si­guie­ron a quie­nes pen­sa­ban dis­tin­to y po­dían cons­ti­tuir­se en re­fe­ren­tes in­te­lec­tua­les y po­lí­ti­cos de la opo­si­ción.

De­bi­do pro­ce­so y pre­sun­ción de inocen­cia

Si bien De Vido no es la úni­ca cara de la ges­tión kir­ch­ne­ris­ta que aún per­ma­ne­ce pri­va­do de su li­ber­tad –tam­bién lo es­tán Ama­do Bou­dou y Mi­la­gro Sala, en­tre otros ex fun­cio­na­rios y di­ri­gen­tes– su fi­gu­ra re­pre­sen­ta el mo­de­lo de ges­tión gu­ber­na­men­tal per­fec­ta­men­te an­ta­gó­ni­co al que en­car­na­ba el ma­cris­mo. Y como tal, fue epi­cen­tro de la ma­yor can­ti­dad de dar­dos en­ve­ne­na­dos lan­za­dos por los “ada­li­des de la lu­cha con­tra la co­rrup­ción” que in­te­gra­ron el go­bierno de Cam­bie­mos. A fal­ta del pre­mio ma­yor que hu­bie­ra re­pre­sen­ta­do la de­ten­ción de Cris­ti­na –a quien no so­la­men­te no pu­die­ron en­car­ce­lar, sino que ade­más re­sul­tó nue­va­men­te elec­ta por la ma­yo­ría del pue­blo ar­gen­tino–, la ca­be­za de De Vido fue el tro­feo más pre­cia­do que pudo con­se­guir la ban­da del law­fa­re ins­ta­la­da en Ar­gen­ti­na des­de fi­nes de 2015.

Con la lle­ga­da del Fren­te de To­dos a la Casa Ro­sa­da, mu­chos se ilu­sio­na­ron con la po­si­bi­li­dad de que los de­te­ni­dos por cau­sas su­pues­ta­men­te ar­ma­das, fue­ran li­be­ra­dos. Sin em­bar­go, nada de esto ocu­rrió. Ape­nas se mo­ri­ge­ra­ron las con­di­cio­nes de de­ten­ción de al­gu­nos en­cau­sa­dos que ni si­quie­ra tie­nen con­de­nas en pri­me­ra ins­tan­cia, pero no mu­cho más. La si­tua­ción es de com­ple­ja re­so­lu­ción. La ma­yor par­te de los de­te­ni­dos es­tán acu­sa­dos en cau­sas por co­rrup­ción, ar­ma­das con la co­la­bo­ra­ción de los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia, cor­po­ra­cio­nes me­diá­ti­cas y fun­cio­na­rios ju­di­cia­les, por lo cual la apli­ca­ción de un in­dul­to pre­si­den­cial se hace in­via­ble, ya que los mis­mos pre­sos se opon­drían a una am­nis­tía, for­ma di­rec­ta de so­lu­cio­nar el con­flic­to en caso de de­fi­nir­los como pre­sos po­lí­ti­cos. Lo que ca­bría en es­tos ca­sos es una re­vi­sión de los ex­pe­dien­tes, ta­rea que in­su­mi­ría un lar­go de­rro­te­ro ju­di­cial.

Esta re­vi­sión de cau­sas en­tra­ría den­tro de la con­si­de­ra­ción hu­ma­ni­ta­ria de quie­nes plan­tean la li­be­ra­ción de los de­te­ni­dos, solo si se les per­mi­tie­ra en­fren­tar ese pro­ce­so fue­ra de pri­sión. De este modo se le res­ta­ría ar­gu­men­tos a quie­nes sos­tie­nen que en la Ar­gen­ti­na exis­ten pre­sos po­lí­ti­cos. Si, como dijo el Jefe de Ga­bi­ne­te, San­tia­go Ca­fie­ro, los pri­va­dos de su li­ber­tad que par­ti­ci­pa­ron del go­bierno kir­ch­ne­ris­ta es­tán “de­te­ni­dos de modo ar­bi­tra­rio”, en­ton­ces lo pri­me­ro que de­be­ría ha­cer el sis­te­ma ju­di­cial es li­be­rar­los has­ta de­ter­mi­nar si exis­ten mo­ti­vos para dis­po­ner su apri­sio­na­mien­to.

Una am­nis­tía es el úl­ti­mo ca­mino que Al­ber­to Fer­nán­dez de­bie­ra re­co­rrer si pre­ten­de ser re­cor­da­do como un pre­si­den­te que res­pe­ta la in­de­pen­den­cia de po­de­res. Ata­car a la Jus­ti­cia de ma­ne­ra in­te­gral solo for­ta­le­ce el ar­gu­men­to de los que sos­tie­nen que el pe­ro­nis­mo no res­pe­ta las de­ci­sio­nes ju­di­cia­les. Lo desea­ble se­ría que las irre­gu­la­ri­da­des pa­la­cie­gas sean en­men­da­das den­tro del pro­pio Pa­la­cio, sin la in­tro­mi­sión del Eje­cu­ti­vo, algo que tam­po­co es sen­ci­llo por­que mu­chos in­te­gran­tes de “la Fa­mi­lia” son par­te del pro­ble­ma.

Cu­rio­sa­men­te el sec­tor que re­cla­ma jus­ti­cia pi­dien­do que se en­car­ce­le a los que pien­san dis­tin­to ca­li­fi­cán­do­los de “co­rrup­tos” sin sos­te­ner esas acu­sa­cio­nes con el co­rres­pon­dien­te cua­dro pro­ba­to­rio, es el mis­mo que cues­tio­na al “ré­gi­men” de Ni­co­lás Ma­du­ro por man­te­ner de­te­ni­dos a los opo­si­to­res que con­si­de­ran al go­bierno del cha­vis­ta como una “dic­ta­du­ra” opre­so­ra del pue­blo ve­ne­zo­lano.

Una so­cie­dad más jus­ta no es aque­lla que tie­ne más sos­pe­cho­sos pre­sos, sino la que pue­de de­ter­mi­nar con las re­glas del de­bi­do pro­ce­so quié­nes son me­re­ce­do­res del cas­ti­go y quié­nes no. La pre­sun­ción de inocen­cia es un prin­ci­pio in­que­bran­ta­ble de cual­quier sis­te­ma de­mo­crá­ti­co. Has­ta que esa pre­mi­sa no sea res­pe­ta­da, Ar­gen­ti­na con­ti­nua­rá te­nien­do una de­mo­cra­cia de baja in­ten­si­dad en la que no se res­pe­tan los de­re­chos hu­ma­nos esen­cia­les, ni las ga­ran­tías de los ciu­da­da­nos

FUENTE: Por Mauro Federico para puenteaereodigital
Salud y  Movimiento

Dejá tu comentario