Nacionales | Villa Gesell | policiales

Una mujer vio a los rugbiers después de matar a Fernando

"Se reían de que `lo había llenado de sangre´ a uno", dijo. La policía consideró que fue una testigo clave

La madrugada del 18 de enero, Andrea Ramos terminaba su turno en la recepción del hotel Inti Huasi de Villa Gesell. La mujer estaba en el deck del hospedaje cuando vio pasar a "una persona corriendo por la calle, para el lado del bosque", que resultó ser uno de los 10 rugbiers acusados de asesinar a golpes a Fernando Báez Sosa.

Ramos precisó que eran "entre las 4.45 y las 5 de la mañana" cuando vio a al menos ocho de los 10 acusados desde el deck del hotel ubicado a media cuadra del boliche Le Brique.

La recepcionista contó "ocho, más o menos" en el grupo que volvía a su casa de alquiler a los gritos por la calle. Según ella, los rugbiers narraban "una pelea que habían tenido, y de manera burlona, se reían, que le habían 'roto la jeta a uno', y que lo habían 'llenado de sangre'".

"Yo creí que era una pelea más de las que suceden en el verano. No le llevé demasiado el apunte. Los chicos siguen hasta la esquina, hacia la entrada al bosque, y doblan", relató la mujer.

Para las 8 de la mañana del sábado, el crimen de Fernando ya era público y los investigadores policiales se presentaron en el hotel para preguntarle a Ramos datos como la vestimenta y el aspecto de los rugbiers, y la dirección hacia donde habían corrido.

0037317692.jpg

"A partir ese dato, la fiscal habilitó el allanamiento", reveló la recepcionista, que fue considerada una testigo "clave" en la causa.

Dejá tu comentario