Deportes | Abuso Sexual | Corrupción | Delitos contra la integridad sexual

Una nueva apelación demora el juicio a Baldomir

La defensa del ex boxeador apeló la resolución de la audiencia preliminar. Cuestionó el rechazo a una serie de medidas de prueba que había solicitado.

Esta vez, los defensores particulares de Baldomir, los dres. Durando y Fuentes, cuestionaron ante la Cámara de Apelaciones la resolución de la audiencia preliminar dictada por el juez de la I.P.P. Eduardo Pocoví.

Los letrados le solicitaron al juez de la Cámara de Apelaciones Oscar Burtnik que revoque la resolución y mande a producir la prueba solicitada.

Por su parte, tanto la fiscal de Ge.Fa.S. Alejandra Del Río Ayala como el representante de la querella, Alejandro Otte, insistieron que el fallo de Pocoví debía ser confirmado en su totalidad.

Los puntos cuestionados

Dentro de las pruebas que le fueron rechazadas a los defensores, se encuentra la solicitud de citar a declarar a la licenciada en psicología Laura Manzi en la audiencia preliminar. El magistrado entendió que debía declarar en etapa de juicio como testigo, y no en esa etapa del proceso, y así lo dispuso.

Los defensores insistieron en la apelación con que el momento para que Manzi brinde testimonio era en la audiencia preliminar.

Durando cuestionó también que en la acusación presentada no se determinaba la descripción de los hechos con la calificación legal, y que Pocoví había “salvado ese error” de la fiscalía entendiendo que “se comprende por simple deducción”.

La fiscal respondió a este punto: “me sorprende que se cuestione esto, se ha discutido en todas las audiencias desde hace más de un año”. Baldomir fue imputado por una serie de delitos contra la integridad sexual de su hija, realizados durante un periodo de tiempo. “La descripción del hecho se condice con los síntomas de violencia sexual. En este caso los sometimientos son prolongados y la violencia se dio durante una continuidad temporal”, agregó Del Río Ayala.

Además, como es habitual en los casos de abuso sexual, la defensa cuestionó la realización de la Cámara Gesell, porque había comenzado a realizarse sin la presencia del juez.

Al momento de realizarse la Cámara Gesell la causa estaba a cargo de otro fiscal, y Baldomir contaba con otro defensor, por lo que Otte recordó e insistió que la prueba se comenzó a realizar sin la presencia del juez por un acuerdo entre las partes. “Todas las partes nos pusimos de acuerdo para que comience el acto. La defensa no lo cuestionó en ese momento ni lo hizo constar en el acta”, concluyó.

Por último, Durando le solicitó al Camarista la incorporación de una serie de testigos que el juez de la I.P.P. rechazó en la resolución de la preliminar. Según el defensor, son personas que tenían trato asiduo con el imputado y deben declarar en el juicio.

La causa

Carlos Baldomir fue detenido en noviembre del 2016, luego de que su hija adolescente le contara a su madre una serie de hechos de abuso a los que había sido sometida por parte de su padre.

El ex boxeador fue imputado en un primer momento por el fiscal Omar De Pedro, quien le atribuyó los delitos de abuso sexual con acceso carnal calificado y abuso sexual gravemente ultrajante calificado. En ambos casos, las agravantes son por ser el imputado ascendiente de la víctima; por la convivencia preexistente con la niña; y por tratarse de una menor de 18 años. También se le atribuyó la autoría del delito de promoción a la corrupción de menores.

Baldomir se encuentra en prisión preventiva desde diciembre del 2016, medida que fue confirmada por la Cámara de Apelaciones en dos oportunidades.

FUENTE: Aire de Santa Fe

Dejá tu comentario