Sabta Fe conectada
Actualidad | sacabollo

Varillero, el eterno oficio manual que acaba con los bollos por granizo y choque

El método sacabollo, cada vez más solicitado en taller de tratado artesanal, no pasa de moda y evita muchos dolores de cabeza.

Ni perderá valor en el mercado ni necesitará repintura, con todo lo que eso significa para el bolsillo del conductor. El método sacabollo, cada vez más solicitado en taller de tratado artesanal, no pasa de moda y evita muchos dolores de cabeza.

¿Lo necesita tu auto? En esta nota develamos su aplicación ante golpes y hundimientos leves a moderados por granizos y choques, para que lo tengas en cuenta si estás necesitando la asistencia.

En el momento que un coche sufre alteraciones notorias por inclemencias o la mano humana, pero no se ve impactado el tono original, hay un tratamiento casi artístico de reparación que le devuelve vida e imagen de base a la estructura, sin requerir técnicas mayores, y más costosas. Algo que debe realizarse en un sitio especializado en ello para evitar problemas mayores.

Por presión: un método que emplea la famosa y clásica palanca de trabajo, varillas de acero, para reparar el golpe de la chapa mediante la utilidad de fuerzas opuestas a la dirección del golpe. O sea, desde adentro y sobre los agujeros bordeantes de la pieza, dando pie a revertir por dominio de la tensión sin que la pintura se vea tocada.

Así, la composición se hace de forma lenta pero continua, desde sus adyacencias y en forma circular, para evitar problemas peores. Consiguiendo que la presión se achique, hasta ocultarse.

Advertencia: en este sentido, la asistencia profesional es clave. Jamás se debe intentar con métodos caseros que, al no tener la misma forma, dimensión y conocimiento, lesionen aún más el automóvil, ya que los especialistas cuentan con herramientas perfectamente afiladas que hacen la tarea sin sobresaltos.

Por tracción: ideal para tratar las imperfecciones no tan visibles que se inician en la chapa, evitando también la pintura. No precisa quitar piezas internas, sino que va desde afuera.

Trata de erradicar el golpe por medio de elementos que se fijan a la chapa. A saber, son piezas de plástico con calor que hacen las veces de ventosas o elásticos que se alían en la punta a una herramienta que ejerce tiro. Para tratar dimensiones dañadas corresponde posarla sobre la chapa de forma milimétrica y experta. El enganche por estiramiento de la goma, mecánica u automática, propicia el reacomodamiento de la zona a su estado inicial.

Beneficios de la técnica de sacabollo en manos profesionales

- No quita la pintura del auto y así se conserva su calidad y porte

- Esquiva la separación de piezas y accesorios, al menos, en una proporción importante, minimizando así tiempos de espera en reparación

- Baja considerablemente el periodo que está en taller. Alcanzan unos 2 o 3 días para volverlo a nuevo y sacarlo.

- El costo es mínimo considerando el resultado y todo lo que se evita en el medio. Es decir, la inversión retorna en cuestión de días de operatividad. Más cuando se trata de empresas que precisan la flota cuanto antes.

- Se evitan gastos asociados, como necesitar llevarlo a taller de repintado y ajustes de carrocería.

Salud y  Movimiento

Dejá tu comentario