Distanciamiento 18 de junio 2020
Santa Fe | Ministerio de Trabajo | Unión Obrera Metalúrgica | Justicia

Vasalli comenzó la reactivación productiva

La fábrica de cosechadoras Vassalli Fabril vuelve a operar.

El 2020 comenzó de muy buena manera en la ciudad santafesina de Firmat con la vuelta de la fábrica de cosechadoras Vassalli Fabril.

La única firma nacional productora de cosechadoras logró un acuerdo con un grupo inversor, llamado Financiamiento Estratégico, por un plazo de dos años.

El convenio ya fue ratificado por la Justicia, homologado por el Ministerio de Trabajo y aceptado por el sindicato metalúrgico y representantes de la fábrica.

Las principales aristas que se destacan del acuerdo es el pago de seis horas diarias de trabajo, aunque sean cuatro, como también el compromiso de no despedir.

Esta reactivación productiva ya está en marcha en Firmat y permite la vuelta al trabajo de más de 300 operarios, que hasta el año pasado no veían futuro promisorio.

Ahora el próximo paso es comenzar con el esquema de abastecimiento de materia prima para construir las primeras 24 unidades en 2020 y luego unas 36 para el 2021.

En diálogo con La Capital, el secretario general de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) de Firmat, Diego Romero, contó como fue el proceso para la vuelta de la fábrica Vassalli Fabril.

El dirigente sindical aseguró como se dio el acuerdo con el grupo inversor y aseguró que "las negociaciones fueron arduas, en principio los inversores querían pagar solo tres horas por día y no hacerse cargo de la deuda postconcursal ni ningún pasivo que acarreara la firma. Recordemos que la fábrica se concursó y que cada obrero hizo una acreditación de lo suyo, y se suponía que luego de eso la empresa empezaría a cumplir con sus obligaciones. Esto no pasó porque no pudo, no había ventas ni financiación para salir a competir".

Asimismo, Romero indicó que "esto hizo que se genere otra deuda más, que es la postconcursal. Ellos insistían en pagar tres horas, por lo que nos levantamos de la primera reunión y nos fuimos, ya que pedíamos un mínimo de seis horas. Luego hubo algunos encuentros más en los que no llegamos a un acuerdo. Hubo otra oferta de pagar cuatro horas diarias, pero sin hacerse cargo de la deuda y con la mitad de los empleados actuales, la que también rechazamos, hasta que días antes de Navidad llegó una propuesta que se acercaba a lo que los empleados pretendían".

"Esto es el pago de seis horas diarias de trabajo, hacerse cargo de la deuda postconcursal y, lo más importante, mantener los 300 puestos de trabajo, que no son sólo metalúrgicos, sino que hay empleados que pertenecen a Asimra y fuera de convenio, de los cuales la UOM también se hizo cargo porque los otros gremios no aparecieron", sostuvo.

Por último, el abogado de la UOM, Pablo Cerra, concluyó que "es un acuerdo tranquilizador ya que asegura la continuidad de las fuentes de trabajo y abre expectativas futuras".

Salud y  Movimiento

Dejá tu comentario