Sabta Fe conectada
Santa Fe | Santa Fe | Coronavirus | Servicio Penitenciario | Jaquelina Balangione | Rosario

Violencia interna en las cárceles por falta de drogas

La Dirección de Sanidad de las prisiones reconoce el problema, que se acentuó con el corte de las visitas

La decisión de cortar las visitas para evitar la circulación del coronavirus tuvo como delicado coletazo el descenso de la circulación clandestina de drogas. Algo que alienta la violencia interna en una semana en la que hubo incidentes con cinco muertos y alzamientos reiterados.

Leer mas: Por los destrozos, la cárcel de Las Flores quedó inhabitable

Fuentes de la Dirección de Sanidad del Servicio Penitenciario (SP) indicaron que este marcado clima de inquietud tiene un fuerte incentivo en la brusca disminución del ingreso a las cárceles de sustancias prohibidas.

Normalmente tenemos situaciones de abstinencia producto de la falta de ingesta en quienes tienen consumos problemáticos. Esto ahora también está pasando y en esta coyuntura especial nos preocupa especialmente.

El tránsito de sustancias prohibidas hacia la cárcel se genera fundamentalmente en el acceso de visitas, en el retorno de los internos que tienen beneficios de salidas y en la introducción que hacen empleados penitenciarios infieles. Hoy las dos primeras vías están interrumpidas.

"La abstinencia por la falta de sustancias nos preocupa tanto como el tema de los muy reducidos recursos que tiene el SP para afrontar esta situación, en la que también hay hacinamiento, falta de agua, comida escasa y presos enfermos que reciben su medicación por parte de sus familias en las visitas", dijo uno de los defensores públicos de Rosario.

Lo que se busca en estos días en todas las cárceles nacionales son estrategias para descomprimir a la población interna con planteos que no alcanzan consenso. Se acepta que las prisiones son lugares muy propicios para el contagio. Pero hay diferencias sobre los modos de actuar ante la emergencia.

Al mismo tiempo la jueza penal de Santa Fe, Susana Luna, hizo lugar al hábeas corpus presentado por la defensora provincial Jaquelina Balangione luego de constatarse que las medidas de seguridad para prevenir la pandemia Covid-19 no se estaban cumpliendo de modo efectivo en cárceles provinciales y lugares de detención. La jueza ordenó medidas más estrictas de higiene y alimentación.

En general los defensores públicos recogen demandas de presos que están afectados por patologías clínicas previas, muchas veces enfermedades respiratorias que en las cárceles son habituales, que los coloca en especial riesgo frente a la difusión del Covid-19. En todo el país se pide, para descomprimir las cárceles, acelerar las prisiones domiciliarias de los que están cerca de acceder a esos beneficios.

También podes leer: Nuevos disturbios en la Cárcel de Coronda

Salud y  Movimiento

Dejá tu comentario